Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

La Granja se prepara para programar circo

El espacio cultural del Gobierno de Canarias abre temporada con una agenda pensada para el público familiar y juvenil

La compañía tinerfeña Abubukaka estará también en La Granja.

El Espacio La Granja, ubicado en los bajos de la Casa de la Cultura, estrena programación para este 2022 con las artes circenses como una de sus principales apuestas. Después de año y medio de su apertura, la instalación más joven de cuantas gestiona el Gobierno de Canarias arrancará con su agenda este viernes y la compañía grancanaria La República, que subirá con Madre a la caja escénica del recinto capitalino.

El espacio cultural ha vivido unos dos primeros años complicados. “No es nada nuevo, el tema del covid nos ha perjudicado a todos y lo que teníamos pensado antes de empezar con esta sala no pudo desarrollarse por completo”, explicó Lorena Matute, responsable de Artes Escénicas en el Instituto Canario de Desarrollo Cultural (ICDC).

Dispuestos a continuar con las líneas que se habían planteado antes de que la pandemia y que el Estado de Alarma truncaran su inauguración oficial en marzo de 2020, el equipo de la sala reforzará el tipo de programación que más está encajando hasta ahora con el público de la zona. Una de las principales novedades para 2022 es la compra de material específico que facilita la puesta en escena de espectáculos circenses en el escenario de La Granja. “Hemos adquirido y colocado una estructura fija en el peine del teatro y gracias a ella podremos acoger espectáculos aéreos en la sala”, indicó Matute. La Granja se convierte de esta forma en la única instalación de este tipo en el Archipiélago. “El objetivo es ayudar a la disciplina del circo en las Islas, se están empezando a profesionalizar y han creado su propia asociación. Queremos aprovechar para ir de la mano con ellos y que prueben aquí sus espectáculos. Asimismo podremos traer más cosas de fuera y organizar cursos de formación específica”, añadió.

También van a desarrollar una nueva línea de trabajo, a la que han bautizado con el epígrafe Juventud y Cultura, que tiene como objetivo captar a todos los jóvenes de la zona y a los que habitualmente realizan actividades deportivas y culturales en el parque. “Estamos junto a un parque lleno de jóvenes por la tarde, unos vienen al skatepark, a los módulos de calistenia o simplemente vienen a rapear. De hecho, este es el segundo distrito con más población infanto-juvenil de la ciudad y rodeados de institutos. Sin embargo, no hay demasiadas actividades para ellos”, detalló Matute.

Por ejemplo, el próximo 22 de febrero está programada en esta sala una “conferencia bailada” a denominada Transmissions. “Habrá un taller para las danzas urbanas, donde se podrán subir al escenario con estos artistas e iniciarse en esta disciplina. El próximo mes tenemos planeado hacer un taller de dj de mujeres y también queremos hacer algo sobre rap. A los jóvenes hay que plantearles actividades que puedan vivenciar”.

En La Granja se potenciará la actividad de las compañías canarias, especialmente de aquellas que surgen en las islas no capitalinas. Lo harán a través de #EnelFoco. Son actividades coordinadas con el Teatro Guiniguada de Las Palmas de Gran Canaria. Un ejemplo es La historia del sastre, que viajará desde la Palma y podrá verse en la sala santacrucera el 19 de marzo. La pieza teatral narra la historia de Félix García Durán, el sastre. Fue encarcelado durante el estallido de la Guerra Civil por pertenecer a la directiva del partido socialista en La Palma.

Asimismo, es necesario recordar que este espacio continuará siendo la sede de las proyecciones que semanalmente organiza Filmoteca Canaria y mantiene una intensa relación con la Biblioteca Pública del Estado, ubicada en el mismo inmueble. De hecho, mucho de su público procede de su biblioteca infantil. Por ejemplo, el próximo 21 de febrero recibirán al escritor tinerfeño Mariano Gambín para una charla organizada dentro del curso De la creación a la librería que ofrece precisamente esta biblioteca.

“Tenemos que luchar un poco porque estamos alejados de la zona de consumo cultural. Antes la Casa de Cultura era el epicentro pero con el auge de la zona comercial nos quedamos un poco alejados. Tenemos que generar actividad porque aún contamos con poco tiempo de vida. Debemos posicionarnos. En esa línea hemos abierto también un acceso directo desde el Parque La Granja, para estar abiertos a este importante punto encuentro. Es cuestión de no parar de trabajar y que se corra la voz, nos visiten y nos cuenten lo que les parece para también poder irnos adaptando”, concluyó.

Compartir el artículo

stats