Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La antigua red defensiva de la Isla

Patrimonio Cultural recupera las históricas atalayas tinerfeñas

Detalle de los trabajos de investigación. El Día

El Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, se ha propuesto respaldar la recuperación de las históricas atalayas tinerfeñas. El proyecto llega con el aval de un equipo multidisciplinar compuesto por profesionales de la Universidad de La Laguna, el Instituto Catalán de Arqueología Clásica y con la colaboración de la Universidad de Sevilla y la Universidad de Barcelona. Será la primera ocasión en la que se lleve a cabo un estudio arqueológico de esta red de vigilancia de las costas de la Isla cuyo origen se remonta, prácticamente, a la conquista.

En esta primera fase del trabajo, que espera continuar en los próximos meses, las labores se han centrado en la recogida y catalogación de toda la documentación existente sobre las atalayas, la prospección del terreno para documentar posibles restos arqueológicos o etnográficos y la difusión de la investigación.

Los expertos que han formado parte de este proyecto, Jared Carballo y Francesc C. Conesa, aseguran que esta propuesta nace “como respuesta a diversas necesidades. En primer lugar, por la falta de visibilidad de la que fue la primera línea de defensa de la zona capitalina de la Isla y del puerto de Santa Cruz”, explican en la memoria. “Desde la colonización castellana y durante más de 400 años, las instituciones insulares destinaron recursos económicos y humanos para mantener una red de vigías a lo largo de la isla. Esta red nunca llegó a ser estable ni permanente pero contó con una serie de enclaves que se activaban o acondicionaban como atalaya según el contexto del momento”.

No obstante, estos expertos coinciden en señalar que existía cierta confusión y falta de estudios exhaustivos sobre las cronologías, el funcionamiento, la evolución y adaptabilidad de la red de vigías a lo largo del tiempo. “¿Qué restos materiales son visibles aún hoy en día? ¿Qué tipo de plataformas o construcciones utilizaron? ¿En qué condiciones vivían los atalayeros? ¿Cómo se relacionan estas construcciones con los paisajes culturales del entorno?”, son algunas de las preguntas de partida de este estudio.

La importancia de estas estructuras es tal que algunas, como la de Igueste de San Andrés, tuvo un papel protagonista en episodios históricamente determinantes como el intento de invasión de la Isla a cargo de la escuadra del Almirante Nelson en 1797. “Contamos con detallados estudios donde se menciona el papel del atalayero de Igueste, Domingo Izquierdo, en el episodio de La Gesta”, señalan.

Pese a que el proyecto está en una fase inicial, los resultados preliminares señalan la presencia de un total de once estaciones de aviso o atalayas en el noreste de Tenerife: Tafada, El Sabinal, Igueste de San Andrés, San Andrés, Castillo de San Cristóbal, las montañas de Ofra y Taco, la Gallardina y El Púlpito en La Laguna y las de las de las montañas de Mesa de Tejina y la Caldera La Atalaya. A las que podrían sumar otras cinco localizadas por el equipo en los altos de Tesegre, La Atalaya y San Roque (La Laguna) y los picachos de La Atalaya en Pico del Inglés y de la Atalaya de Jagua.

El objetivo ahora es continuar con las prospecciones arqueológicas y crear una red insular visitable para la promoción y difusión de estos enclaves históricos. “Teniendo en cuenta la potencialidad de los resultados obtenidos, consideramos esencial que se continúen los trabajos en fases consecutivas”. Además de transcribir los documentos localizados y ampliar la búsqueda de otros complementarios. Asimismo, proponen realizar una excavación arqueológica en la Mesa de La Gallardina, en La Laguna, y extender las prospecciones a las vertientes norte y sur de la Isla, por ejemplo.

Compartir el artículo

stats