Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arquitectura

Una mirada hacia nuestro interior: siete tendencias para 2022

El covid y lo impredecible del cambio climático son dos de los factores que influirán en el diseño y la construcción

Un clásico que se pone de moda: la casa jardín, diseño del atemporal Frei Otto. E. D.

Cada año, a finales de diciembre aparecen listas de tendencias de lo que está de moda y lo que no, y a pesar del añito que hemos tenido, como diríamos en cualquier acto cultural: «el espectáculo debe continuar».

Las tendencias en arquitectura en general, especialmente en el diseño de casas, están impulsadas por factores fuera de nuestro control pero que nos han enseñado mucho, como ha ocurrido, y sigue ocurriendo con el covid, y como ocurre también con la impredecibilidad de las consecuencias del cambio climático. Esas dos cuestiones están afectando a la arquitectura en diferentes sentidos.

A continucación, siete tendencias que parece que se consolidarán en 2022:

1. Biodiversidad y sostenibilidad, en serio

Cuando un arquitecto o arquitecta diseña con la sostenibilidad en la mente, pensando en el cliente pero también en la biodiversidad y el medioambiente que nos rodea, se incurre en menores costos de mantenimiento, se reduce el gasto en servicios públicos y se proporciona a los habitantes de esas viviendas un mayor retorno de su inversión.

En 2022, especialmente en Europa, esto se acelerará gracias a los Fondos Europeos para la Recuperación, y se traducirá en la tendencia, o incluso la obligatoriedad, del uso de materiales de construcción naturales y ecológicos.

2. Hogar saludable: imprescindible

Nada como una pandemia para llamarnos la atención sobre la importancia de la salud. Y también para recordarnos la importancia de tener casas saludables, es decir, con buena ventilación natural, con buena acústica, con luz natural estudiada.

3. Multifuncionalidad

Con esto del virus llegó también el teletrabajo, y con los altibajos de las diferentes olas de la pandemia, parece que los espacios de un solo uso en casa son cosa del pasado. A la luz de los avances arquitectónicos y del diseño, las casas y las oficinas requieren ser multifuncionales y también cambiantes, elásticos y flexibles.

5. Traer el exterior hacia el interior

El distanciamiento social durante el confinamiento animó a muchos a descubrir el exterior de sus casas y sus posibilidades: balcones, azoteas, jardines, terrazas, han pasado a tener un uso mucho más intenso y profundo, más imprescindible, y, por tanto, son más demandados a los arquitectos, tendencia que continuará.

Esta tendencia tiene otra parte: la inclinación a llevar el exterior hacia adentro. Para el invierno se buscan cada vez más soluciones de integración de la naturaleza dentro de las propias casas, fusionando interiores con exteriores.

6. Teatro en la cocina

También la cocina se convirtió en un gran entretenimiento cuando estuvimos confinados y también ahora que salimos menos y gastamos más el tiempo en casa entre amigos. Nuestro mundo pandémico ha transformado la forma de diseñar las cocinas en islas, unas para reunirse y mirar al chef y otra para la preparación de los alimentos. Son cocinas hiperflexibles en las que también se puede estudiar y trabajar.

7. Vienen curvas

Las formas de la naturaleza no son rectas, sino siempre curvas. Y la pandemia nos ha enseñado algo más: necesitamos un poco más de suavidad en nuestras vidas, en nuestras casas, en nuestros lugares de trabajo. Esto puede explicar la tendencia del diseño de interiores últimamente llenos de suaves curvas, con bordes más suaves más femeninos y tolerantes, menos de cara a la galería.

Y por supuesto, seguimos también como tendencia general con el «menos es más». Todo lo minimalista es más limpio o más fácil de limpiar, es más saludable, más simple y natural, y mejora la habitabilidad y el uso de los lugares que habitamos.

Compartir el artículo

stats