Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Víctor Pablo Pérez Director de la Joven Orquesta de Canarias

«Nos hace una ilusión especial poder actuar en La Palma»

«La verdad es que hay talento y una cantera musical en Canarias que es sensacional», asegura el director de la Joven Orquesta de Canarias

El maestro Víctor Pablo Pérez en sus ensayos estos días con la Jocan. E. D.

Mañana arranca, a las 19:00 horas en el Auditorio de Tenerife, la gira de Año Nuevo de la Joven Orquesta de Canarias (Jocan). Serán cuatro citas en otras tantas islas de la mano de la violinista surcoreana Bomsori y con el querido Víctor Pablo Pérez a la batuta. 

Estrenan mañana en el Auditorio de Tenerife el primero de los conciertos de Año Nuevo de la Joven Orquesta de Canarias (Jocan). ¿Han sido días muy intensos?

Sí, tenemos ensayos mañana y tarde. En principio fueron con los profesores y luego los hicimos seccionales y ahora ya estamos en los de conjunto. Esta mañana (por ayer) ya ha llegado la solista y será el primer ensayo que hagamos con ella. Se llama Bomsori Kim. Es una de las grandes de las nuevas generaciones, una violinista tremenda. Ha grabado el concierto de Tchaikovsky con la Deutsche Grammaphone, por ejemplo. Está en la cresta de la ola ahora mismo.

Corea es una auténtica cantera de genios musicales...

Tiene un sistema de educación musical sensacional. Por eso salen tan buenos músicos.

Al final, las circunstancias derivadas de la pandemia han provocado que los conciertos que arrancan hoy con la Jocan sean prácticamente los únicos eventos navideños con público que se podrán disfrutar este año en Canarias.

Tenemos el privilegio de poder hacer estos conciertos de Año Nuevo y de poder hacerlos durante los primeros cuatro días del año en cuatro islas distintas. Está incluida La Palma, que es precisamente donde nos hace una ilusión muy especial actuar. Será en la Iglesia del Salvador de Santa Cruz de La Palma aunque la intención inicial era haberlo hecho en Tazacorte, al aire libre. El volcán dio mucha guerra y no nos ha permitido preparar el escenario. Esperamos poder volver en el próximo mes de julio a Tazacorte a compartir nuestra música y dar un mensaje de esperanza y de ilusión para el futuro. En esta gira tenemos aforos un poco más reducidos pero podremos hacer los conciertos con todas las medidas de seguridad y garantías. Creo que los chicos están haciendo un ejercicio sensacional y soberbio de contención para que el encuentro pueda ser posible y no tengamos contagios a pesar de que esta variante es tan tremenda. Esperemos que pueda ser así.

Háblenos del programa.

Es un programa muy bello. Tenemos el número 1 de Tchaikovsky, que es considerado el concierto de violín más conocido y una sinfonía de juventud de Mendelssohn, escrita cuando apenas tenía 15 años. Es muy propia para que sea interpretada con la energía de jóvenes, esa energía desbordante que siempre exhiben. Además, vamos a hacer una experiencia nueva que es que antes de que entre el público a los diferentes auditorios vamos a tocar una fanfarria con temas canarios en los espacios de recepción de cada recinto. Una fanfarria es una pieza corta de dos o tres minutos con metales: trompas, trompetas, chácaras, tambor gomero, etc. Eso va a ser lo que dé la bienvenida al público. La fanfarria será con temas canarios y, entre ellos, estará el famosísimo tema de Palmero sube a La Palma.

Los nervios deben estar a flor de piel en un grupo de más de medio centenar de jóvenes en un momento en el que no paramos de ver noticias sobre positivos en equipos de fútbol y demás.

En esta ocasión esta variante es tan contagiosa que te la puedes encontrar por el camino. Los chicos están haciendo un esfuerzo enorme y tenemos una serie de normativas para que coman siempre los mismos en las mismas mesas, por ejemplo. Les hemos pedido que no se reúnan en las habitaciones del hotel, que es algo lógico ya que estos encuentros normalmente se aprovechan para socializar y más en fechas de Fin de Año.

Tiene que ser algo muy especial ver a músicos procedentes de todas las Islas tocar juntos...

Sí y también tenemos algunos invitados externos. Lo solemos hacer en algún caso cuando algún instrumento es necesario y también para tener contactos con otras jóvenes orquestas y otros profesorados. En este caso hemos tenido dos especialistas –uno en la cuerda y otro en el viento– que me han ayudado a preparar previamente los ensayos de conjunto. La ilusión es bárbara porque desgraciadamente el encuentro anterior, que estaba previsto con este mismo programa, se tuvo que cancelarse por algunos contagios. Algunos chicos tuvieron que quedarse confinados en un hotel de Gran Canaria, lo que es una situación realmente penosa porque es muy duro. Espero que esta vez se pueda hacer.

Además, se avecinan buenas noticias para la Jocan en este 2022 que apenas comienza...

Pues sí, hay una invitación sensacional y que es algo inusual para una joven orquesta. Hemos sido invitados a una gira por el País Vasco. Vamos a hacer cuatro conciertos en las cuatro ciudades más importantes del País Vasco. A continuación haremos un encuentro con la orquesta de jóvenes del País Vasco para interpretar la tercera sinfonía de Mahler nada más y nada menos que en el Festival de San Sebastián, el decano de los festivales españoles y uno de los más importantes del país. Además, la invitación incluye la posibilidad de hacer una sinfonía de esa importancia junto al Orfeón Donostiarra, un coro de niños y una gran solista. Esa noticia desde luego supone un punto culminante de la Joven Orquesta en estos cinco años de andadura.

Canarias empieza pronto, con esos cinco años de andadura de su Joven Orquesta, a presumir de la cantera musical que tiene.

Pues la verdad es que sí, salen chicos con un enorme talento. Hay gente que está trabajando muchísimo aquí y muchos de ellos están ya perfeccionándose en el extranjero, sobre todo en Centroeuropa. La verdad es que hay una cantera en Canarias que es sensacional.

Usted le tiene un cariño especial a la Jocan. ¿Podría decirse que es uno de sus proyectos más mimados?

Sin duda. Ahora mismo para mí es un placer enorme poder trabajar con los jóvenes y poder dirigirlos con esa energía desbordante que ofrecen cada día. Además, estamos buscando la posibilidad de que empresas canarias ofrezcan diferentes becas a los chicos y chicas para que les ayuden. Sobre todo a los que están fuera de Canarias y necesitan dinero para comprar sus instrumentos y para las matrículas de las grandes universidades o conservatorios internacionales. En eso estamos, ya hay varias compañías que se están interesando en esto y espero que en los próximos meses podamos anunciar al menos una docena de becas importantes para los chicos. Es así como ocurre en Corea, Estados Unidos y sobre todo en el ámbito anglosajón. Que la iniciativa privada se introduzca también en el tejido económico de la música clásica es bienvenido. En España poco a poco se está produciendo también este fenómeno y los empresarios empiezan a ver las bondades que implica para una empresa determinada becar a estos jóvenes con ese gran talento.

Compartir el artículo

stats