Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Festival de danza | Reencuentro de los bailarines

Espacios reconvertidos en danza

El Festival de Danza Canarios Dentro y Fuera inaugura su XX edición con una jornada en la que el movimiento conquista espacios como TEA o el Museo de Bellas Artes

48

XX Canarios dentro y fuera María Pisaca

La XX edición del Festival de Danza Canarios Dentro y Fuera ya ha tomado diferentes espacios de la capital santacrucera. Ayer tuvo lugar la jornada inaugural de esta cita que se prolongará hasta el jueves y que contará con un total de 41 compañías participantes que ofrecerán hasta 64 espectáculos de danza y que representarán a tres generaciones diferentes de artistas ligados al Archipiélago.

Para muchas personas, la llegada de la Navidad supone también la celebración de una cita ineludible en Santa Cruz de Tenerife. El Festival de Danza Canarios Dentro y Fuera se ha convertido a lo largo de los últimos 20 años en un reencuentro con el talento canario y con los espacios más emblemáticos de la capital chicharrera. Después de que el pasado año se celebrara una edición un tanto diferente debido a la crisis sanitaria, que obligó a retrasar la cita y celebrarla en varios movimientos más pequeños, el festival recuperó ayer toda su majestuosidad con la primera de las jornadas de esta XX edición. Así, el festival celebra en esta ocasión una cita muy especial, que se prolongará hasta el jueves con 64 propuestas de danza y 41 compañías participantes.

A la izquierda Noe Plasencia en el Almacén I del Museo de Bellas Artes. A la derecha, arriba, Teresa Lorenzo en TEA; debajo, Laura Marrero y la pianista Milena. | maría pisaca

La creadora, bailarina y profesora de danza contemporánea Teresa Lorenzo fue la encargada de inaugurar ayer esta XX edición del festival a partir de las 11:00 horas. Un fantástico y soleado día dio la bienvenida a esta propuesta en la entrada del TEA Tenerife Espacio de las Artes, en donde la artista interpretó su pieza Espejismo. Lorenzo se alió con las emblemáticas cristaleras de este edificio cultural santacrucero para mostrar esta propuesta en la que la bailarina quiere sacar a relucir aquello que subyace a lo evidente.

Espacios reconvertidos en danza

Teresa Lorenzo llevó a cabo «una danza ancestral» en la que no contó con más acompañamiento que su propio cuerpo y los sonidos que producía su calzado sobre el pavimento para enviar un mensaje claro y profundo. No se puede decir que la bailarina no mantuviera la distancia de seguridad durante su propuesta puesto que en todo momento bailó tras un biombo y los espectadores únicamente pudieron seguir sus movimientos a través de los reflejos de los cristales.

Espacios reconvertidos en danza

Un hora más tarde la acción se trasladó al Museo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife, donde se pudo disfrutar de las dos propuestas realizadas en concreto para este festival, y que corrieron a cargo de Noe Plasencia y Laura Marrero. Ellos realizaron hasta cuatro pases cada uno para mostrar sus creaciones a pequeños grupos de unas diez personas que disfrutaron del museo desde esta perspectiva, la del movimiento.

Espacios reconvertidos en danza

El joven bailarín Noe Plasencia, formado en la escuela de danza de Víctor Ullate, estrenó ayer su primera pieza creada totalmente por él. En el Almacén I del Museo de Bellas Artes, realizó una increíble interpretación de su propuesta rodeado de una luz azul con la que invitó al público a «redescubrir el museo a través de un itinerario efímero e irrepetible» en el que además realizó un «diálogo entre la danza contemporánea y las obras de arte del museo».

A continuación fue el turno de Laura Marrero y la pianista Milena, que ofreció un espectáculo con música en directo en la que el público pudo rodear a las artistas que, además de dialogar con las obras de arte de gran formato de la sala, también lo hicieron entre ellas, con una conversación que fue cambiando en cada pase pero que mantuvo su esencia, la de una pieza única realizada para un lugar inigualable.

Con el objetivo de que los espectadores pudieran conocer a fondo las obras de arte del museo, todos los pases se completaron con una breve visita a algunas de las salas para ofrecer una experiencia completa. Por la tarde fue el turno del Teatro Guimerá, donde Paloma Hurtado y Daniel Morales interpretaron Ina, un espectáculo de 50 minutos de duración en el que los bailarines ofrecieron un viaje por el espacio a bordo de las estrellas y de la danza.

PROGRAMACIÓN

  • TEA

Mañana

– 17:00 horas: V Muestra CineDanza.

– 18:00 horas: VU, de Javier Arozena y Élida Dorta. INDICO, de Cía. Daniel Abreu.

  • ESPACIO LA GRANJA

Hoy

– A horas 12:00 horas: Entropie, de Ballets de Tenerife; Profiter du Temps, de Natalia Medina Cía. de Danza; Instantes, de Dácil González.

Mañana

– A las 12:00 horas: Aletheia, de Cía. EnbeDanza; Goody, de Emiliana Battista Marino y Leandro González; Carretería, de Tangen | Benzal.

Miércoles

– A las 12:00 horas: El cuarto del Ritual, de Cía. DeloFlamenco; Lighthouse, de Cía. Sonia Rodríguez.

Jueves

– A las 12:00 horas: Voluntad, de Al Vuelo; OCD, de Valerio Zaffalon; Caer Caer Caer, de Richard Mascherin.

  • ESPACIO ESCÉNICO LA RECOVA

Hoy

– A las 18:00 horas: Keep an eye on your belongings, de Sofía do Mar y Abián Hdez; Handshake Routine, de Edoardo Ramírez & Ángel Garcés; UUNO, de AYYA Choreography.

Miércoles

– A las 18:00 horas: Rebonico, de Neus Ledesma Vidal; Screensaver Power Ballads, de Aleksandar Georgiev; Charlote Grapes, de Wettribute / Daniel Fernández Martín.

  • MUNA

Mañana

– A las 19:00 horas: Formas, de Natalia Medina Cía. de Danza; Con las manos en la danza, de Dan-Sign.

  • TEATRO VICTORIA

Hoy

– A las 21:00 horas: Castañuela, de

I+D Danza; A solas con Lorca, de Rocío Pozo; Jera, de Cía. Flamencuría Obdulia Bustos; Miércoles Blanco, de Cía. Caminantes Danza.

Mañana

– A las 21:00 horas: Adulescents, de Cía. Danza María Mora; Juan 1:9, de Alicia Hernández Butragueño; En mi Cabeza, de Alejandra Illmer.

Miércoles

– A las 21:00 horas: Blaue Pause, de Javier Arozena Cía.; Tránsito, de Cris Marín; re:member, de SOHU; Plama, de Raquel Jara.

Jueves

– A las 21:00 horas: Lo que percibes, de Cía. Residente Centro Coreográfico La Gomera; Relatos de un cambio, de Sara Martín; Las once y mil vírgenes, de Josué Espino Sánchez; Bankora, de Colectivo Bankor.

Reconocimiento

A falta de poder llenar las calles chicharreras de danza, debido la crisis sanitaria, el festival llegará en esta XX edición a diversos espacios como el Museo de la Naturaleza y Arqueología (MUNA), el Teatro Guimerá, TEA Tenerife Espacio de las Artes, el Espacio La Granja, Espacio La Recova y el Museo Municipal de Bellas Artes, que se vienen a sumar a los otros tantos rincones que han ofrecido la oportunidad de bailar a los cientos de participantes del festival a lo largo de todos estos años.

El director del festival, Roberto Torres, recuerda que, año tras año, la llegada de esta cita «es un momento para festejar», y más en esta ocasión, cuando se cumplen 20 años de este encuentro ininterrumpido, «en el que hemos crecido y afrontado el reto que supone un proyecto de esta envergadura». Torres, al igual que muchos representantes de las administraciones que también colaboran en este festival, indica que este festival ha servido además para «darse cuenta del valor, la trascendencia, la identidad y los cambios que han sucedido en la danza en Canarias a lo largo de estos 20 años».

Por acciones como esta, «la danza en Canarias ha dado pasos de gigante. Por eso en la actualidad existen numerosas iniciativas que han ayudado a este arte a crecer y a tener un mayor reconocimiento, así como «grandes bailarines que han nacido en estas Islas y otros de fuera que han venido a enriquecer nuestra danza», recuerda Roberto Torres, en plena sintonía con la esencia de Canarios dentro y fuera. «Reivindicamos nuestra forma de movernos y expresarnos», sentencia el director y bailarín , quien recuerda que en este festival participan cada año isleños que han necesitado viajar a otros lugares «y nos traen sus vivencias, sus cambios, sus aprendizajes, sus conquistas» por lo que esta cita se ha convertido en una forma de hablar de «mestizaje, riqueza y lenguajes».

Roberto Torres expresa que «este festival valora la experiencia y la trayectoria, pero también quiere acoger el futuro de nuevos talentos y lo hará con la presencia de bailarines que no habían nacido cuando este festival vio la luz» hace ya dos décadas. A lo largo de todo este tiempo, «cientos de seres ilusionados y apasionados por este bello arte del movimiento han bailado y han hecho crecer» esta cita que en esta ocasión vuelve a tener como uno de sus espacios principales el Teatro Victoria de Santa Cruz de Tenerife. No obstante, también agradece la participación de los otros espacios escénicos «que dejaron que la danza los habitara y los transformara, permitiéndonos invadir con movimiento Santa Cruz con algo que necesitamos como el agua los seres que nacimos para bailar».

«No nos olvidemos de bailar, porque es un arte que necesitamos para celebrar, para la salud, para comunicarnos, para liberarnos, para sentir lo que nos hace sentir que seguimos vivos: nuestro mayor tesoro, nuestro cuerpo», expresó el director Roberto Torres en la primera jornada del festival que hoy continúa inundando de danza la capital.

Un adelanto de la pieza.

Broche de oro con ‘Bankora’

El Festival de Danza Canarios Dentro y Fuera clausura el jueves su XX edición con el estreno de la obra Bankora, una pieza que surge por la iniciativa de dos veteranos bailarines, Esther Martínez y Jesús Caramés, que deciden volver a unirse para la creación de un proyecto de danza desde la realidad en la que se encuentran actualmente sus cuerpos. Bankora reúne a estos dos bailarines de diferentes trayectorias con el objetivo común de facilitar y apoyar la creación y producción de trabajos a nuevos intérpretes. Junto a Esther y Jesús, Luz Martín, como invitada, forma parte de esta primera creación, de la que el colectivo toma el nombre, y que cuenta con la colaboración de otros artistas multidisciplinares, que se enriquecen mutuamente con la vista puesta en nuevas propuestas que apuesten por el desarrollo de la cultura. Bankora, coproducido por el Festival Danzattack, es una propuesta que genera sus propias composiciones escénicas y las va conformando a medida que avanza la pieza y tanto el vestuario, la iluminación como el espacio sonoro van modelando el entorno escénico por donde transita el discurso. Este discurso se origina en lo más profundo de los recuerdos de la intérprete y muestra algunos de sus miedos cervales con sus expectativas de futuro hasta desembocar en la aceptación de su destino. | ED

Compartir el artículo

stats