Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Erik Air Artista gráfico

«El artista se presenta como un ser sobrenatural y eso me parece una estupidez»

«Intento que todos los trabajos que hago queden perfectos y por eso son mis predilectos»

Erik Air

Erik Air (1990) lleva casi dos décadas dedicado al arte callejero, que se ha convertido en su forma de expresión. Este fin de semana estará en Santa Cruz de Tenerife para mostrar sus creaciones. 

Erik Air es uno de los principales referentes del arte urbano en Canarias y cuenta con más de 15 años de experiencia en este sector. Este fin de semana es uno de los participantes en la primera edición del Festival Chicharrock, que se celebra durante estos dos días en la capital tinerfeña. A través de diferentes expresiones culturales, esta cita trata de dinamizar la ciudad y apoyar a los artistas canarios. En concreto con la oferta artística, el festival Chicharrock recupera un espacio dedicado a las artes contemporáneas en el urbanismo santacrucero para ayudar a la libertad de expresión artística, que puede servir como vía de escape para un gran número de personas.

¿Cómo sería su definición propia como artista?

Me alejo bastante del concepto popular de artista. Yo soy una persona normal, con inquietudes, que ha podido desarrollar ciertas habilidades y sensibilidades con el paso de los años porque le apasiona su trabajo. El artista normalmente se presenta como un ser con poderes sobrenaturales y eso a mí me parece una estupidez.

Debe ser frustrante que muchas veces se relacione este arte con el vandalismo sin ningún tipo de distinción.

Era algo que antes sucedía más pero a día de hoy, gracias a la profesionalización del mural, sucede menos. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer. También existen plataformas pioneras como Muros Libres Project, a través de las cuales se ofrecen vías alternativas para el desarrollo del artista urbano sin tener que pasar por el proceso ilegal del grafiti puro y duro.

¿La idea de sus obras surge cuando se coloca frente a la pared o trabaja con proyectos preestablecidos?

Siempre hay un proyecto preestablecido, pero dentro de ese proyecto se deja bastante espacio a la improvisación, ya que es la clave para que cada obra tenga su propia esencia.

¿Tiene algún trabajo suyo predilecto?

Intento que todos los trabajos queden perfectos, por lo que todos en su momento han sido predilectos. Con el paso del tiempo, la evolución propia me hace detectar fallos en los trabajos viejos que en ese momento no podía ver. A medida que aumenta tu capacidad aumenta también tu exigencia, y viceversa. Negar esto sería poner un pie en la mediocridad. Siendo consecuente con eso, volvería a remasterizar todos mis murales de 2020 hacia atrás. Pero especialmente volvería a pintar sobre un mural que realicé en 2018 con mucha prisa en la avenida de la Trinidad, en La Laguna. No tenía el desarrollo que tengo ahora y creo que actualmente se podría hacer mucho mejor.

¿Hay códigos entre grafiteros?

Sí. Por lo menos en mi época los había. Pero los tiempos cambian, y yo ya no soy grafitero.

¿Hay algún motivo común en sus obras?

Realmente no. Quizá y sobre todo en lo abstracto, las líneas, que son algo característico de mi etapa más vinculada al grafiti, la composición de la obra en sí y un uso de los colores algo caracterísco, aunque últimamente he desarrollado mucho el blanco y negro a consecuencia de los últimos encargos que he realizado. De todas formas, a mí me gusta variar y la versatilidad es un bien bastante escaso en estos tiempos, en los que los artistas se encasillan en un estilo y de ahí no salen. Ser versátil me hace aprender. Es preferible, aunque lleve más tiempo, intentar ser lo más completo que puedas en tu trabajo. El saber no ocupa lugar, y eso te hace resolutivo.

Compartir el artículo

stats