Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reconversión del arte africano

Juan Carlos Batista expone 'Conversión y desmanes' en el lagunero Espacio Bronzo hasta el viernes

12

Exposición de Juan Carlos Batista ‘Conversión y Desmanes’. Andrés Gutiérrez

Juan Carlos Batista construye piezas artísticas a través de la distorsión y reconstrucción en ‘Conversión y desmanes’, la muestra del lagunero Espacio Bronzo que se podrá visitar hasta el próximo viernes. Una reflexión sobre el colonialismo y la memoria histórica es la propuesta del teguestero. 


En Conversión y Desmanes, el artista tinerfeño Juan Carlos Batista deconstruye la realidad para lanzar un mensaje desesperado sobre la decepción que le supone en la actualidad la deriva del ser humano. Espacio Bronzo (calle Núñez de la Peña, La Laguna) acoge esta exposición compuesta por una quincena de piezas hasta el próximo viernes 3 de diciembre. Ocho esculturas de madera, dos de bronce y cinco fotografías componen esta propuesta en la que el teguestero trabaja con conceptos como el colonialismo, el apropiacionismo cultural, la memoria histórica y la Guerra Civil española.

Después de que hace unos meses participara en una exposición colectiva en este mismo espacio, el artista llega ahora con esta muestra individual en la que ha estado trabajando a lo largo de los últimos años. Las piezas de madera surgen de artesanías africana que el artista transforma para llevar a cabo una parodia del colonialismo y la explotación que sufre África. Muchas de estas piezas han sido adquiridas en el rastro de Santa Cruz de Tenerife o a través de internet. Lo que pretende el autor de esta manera es invitar a la reflexión sobre cómo se usa la materia prima en el continente africano, que se compra a precios muy bajos para luego hacer piezas que se venden como si tratara de auténticos tesoros. Al igual que el visitante de esta exposición, el propio Batista va descubriendo con su trabajo en qué se convertirá cada una de las piezas que compra. “Es una idea que se va expendiendo en mi mente y a la que voy dando forma en el taller porque cada trozo que cambias o que colocas va transformando el resultado”, relata el artista.

Ocho esculturas de madera, dos de bronce y cinco fotografías dan forma a esta muestra

Además de otra dos figuras de bronce de animales híbridos, la muestra cuenta con varios fotomontajes digitales. Trabaja en este punto con dos materiales: carteles y dibujos de niños de la Guerra Civil española que el autor teguestero ha obtenido a través de internet. De hecho, la exposición cuenta con carteles que invitan a visitar uno de los portales de una biblioteca virtual de California, de donde Batista ha obtenido parte de las obras, para poder compararlas con el resultado final.

En este caso, la deconstrucción realizada también invita al público a reflexionar sobre la memoria histórica. Aparece así de nuevo la decepción en la obra de Juan Carlos Batista. De este modo, en todas las series de Conversión y desmanes el propio autor se convierte en una suerte de expoliador puesto que lleva a cabo un ejercicio de apropiación y manufactura que no en vano irradia dosis de cinismo.

Contento por la aceptación de su obra en Espacio Bronzo, hasta donde han llegado estudiantes de arte para descubrir su obra, Batista afirma en el próximo proyectos continuará combinando el trabajo digital con las esculturas: “Cuando me saturo de las impresiones, me voy al taller y a la inversa. Es una itinerancia que llevo haciendo mucho tiempo y quiero seguir siendo riguroso en las dos disciplinas”.

En la actualidad, Juan Carlos Batista continúa trabajando en piezas de madera, aunque cada vez de mayor formato en una labor que va dictando la propia pieza: “El taller me va dictando lo que debo hacer y la deconstrucción de las piezas llega sola. No es algo que se me ocurre durmiendo sino que surge a raíz de un pequeño descubrimiento en el taller”. De este modo, en la actualidad se encuentra trabajando en una serie de sellos ampliados de la Guerra Civil española, que espera mostrar por primera vez en varias de las exposiciones que tienen programadas para comienzos del próximo año.

Conversión y desmanes presenta vínculos con series anteriores de Juan Carlos Batista, que durante años ha trabajado en la deconstrucción de las piezas. La globalización, la carga cultural y los prejucios europeos son únicamente la excusa en esta propuesta para mostrar esa decepción que conquistan incluso la propia potencialidad del arte para combatir o revertir la deriva errática de la naturaleza humana.

Compartir el artículo

stats