Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pepe Viyuela Actor, padrino del Festival de Cortos de La Orotava

«Tengo la necesidad de devolverle a la sociedad todo lo que me da»

«Lo que se está viviendo en La Palma merece toda nuestra atención y nuestra ayuda», opina el actor, padrino del Festival de Cortos de La Orotava

El actor Pepe Viyuela, ayer, en la presentación del festival. E. D.

Pepe Viyuela (Logroño, 1963) es el padrino de la XVI edición del Festival de Cortos de La Orotava, cuya Sección Oficial se falla hoy en el Auditorio Teobaldo Power. El artista será el encargado de entregar el premio principal y asegura sentirse muy «halagado» con la invitación del certamen.

Hace unos días, cuando anunciaron que iba a apadrinar al Festival de Cortos de La Orotava, dijo que se sentía muy honrado...

Sí. Orgulloso, halagado y abrumado un poco también porque me hayan propuesto estar aquí en calidad de padrino. Creo que todos los que formamos parte del mundo de la cultura tenemos la necesidad de devolverle a la sociedad aquello que constantemente nos da a través de la asistencia a los teatros y de su presencia en los cines, por ejemplo. Le debemos eso al público. Estar aquí hoy en un festival que cumple 16 años y que recibe del orden de 500 cortos cada vez que abre su convocatoria me confirma que es un certamen al que muchos le tienen puestos los ojos. Por lo tanto es un papel importante y que me lo hayan propuesto es un orgullo, claro.

Catorce cortos se proyectarán en el Teobaldo Power dentro de la Sección Oficial. ¿Pero lo podremos ver a usted en breve en la gran o pequeña pantalla?

En el cine no tengo ahora ninguna propuesta. Lo que sí que estoy haciendo es bastante teatro con Tartufo y hay una serie de televisión que empezaremos a grabar en enero del año próximo. Es de Televisión Española pero todavía no puedo decir el título. También tengo previsto un estreno. La semana que viene proyectaremos un documental que he producido junto con otros socios sobre el tema de los refugiados y la memoria histórica. Lo estrenaremos oficialmente en diciembre en el Festival Fisahara. Esta edición se va a celebrar en Madrid porque la pandemia impide que se pueda viajar al Sáhara. Es la primera vez que produzco algo en cine; también participo como guionista y conductor del documental. Lo que sucede es que este tipo de películas tienen una proyección social mínima porque no se pueden ver fácilmente en los cines comerciales. Confío en que habrá un momento en el que se pueda ver en festivales y en televisión.

Usted es vicepresidente de Payasos Sin Fronteras y pertenece a varias organizaciones. Su compromiso social es una constante en su trayectoria.

Tiene que ver también con ese compromiso de la cultura con lo que ocurre a nuestro alrededor. Sobre todo con lo que necesita de apoyo, de ayuda y de intento de buscar soluciones. El caso de los refugiados –y ahora mismo lo estamos viviendo con todos aquellos que están en la frontera de Polonia empujados por Bielorrusia– está lamentablemente a la orden del día y muy presente. Estoy satisfecho de haber abordado un asunto candente y que debería preocuparnos a todos.

También ha tenido usted unas palabras de apoyo para los afectados por el volcán...

Sí, es inevitable. Todos los días hablo en casa de ello y con los amigos. Teniendo la posibilidad de hacerlo en un foro más grande y encima en Canarias, es imposible olvidarse de mandar mi apoyo. Tenemos que estar conectados con la realidad y lo que se está viviendo desde hace ya casi dos meses en La Palma –esa catástrofe, esa tragedia– merece toda nuestra atención y que la pongamos constantemente sobre la mesa y que nos ofrezcamos a colaborar en la solución o en el alivio de la situación de la gente que lo ha perdido todo.

A veces el alivio no es solo material. Usted está acostumbrado a regalar sonrisas e imagino que por ahí va su oferta para los afectados.

Exactamente. Eso es lo que yo sé hacer. Si supiera construir edificios o cualquier otra cosa, sería lo que pondría sobre la mesa. Me ofrezco a actuar, a intentar llevar un poco de esperanza y a convertir eso en bien material, ya sea con una gala, festival o campaña de ayuda a los habitantes de La Palma.

Compartir el artículo

stats