Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El arte que brota de las paredes

Amparo Sard expone en Artizar ‘Exhalar y engullir’, abierta hasta el 11 de diciembre

Amparo Sard posa junto a una pieza. El Día

Artizar afronta el mes de noviembre y parte del de diciembre con una exposición diseñada exclusivamente para sus paredes. ‘Exhalar y engullir’, de Amparo Sard, es su nuevo proyecto.


La artista mallorquina Amparo Sard acaba de inaugurar en la Galería Artizar de La Laguna la exposición Exhalar y engullir, un ejemplo de cómo el arte puede adueñarse de un espacio y lanzar interrogantes al espectador dispuesto a dejarse llevar. En total, son 14 piezas que estarán disponibles para su visita en la instalación de la calle San Agustín hasta el próximo 11 de diciembre. Es la tercera ocasión que Sard expone en La Laguna gracias a una estrecha colaboración con Artizar que arrancó, casualidades de la vida, gracias a la amistad que le une al dúo creativo tinerfeño Martín y Sicilia.

El arte que brota de las paredes

«Trabajábamos con la misma galería: Ferrán Cano. Organizaron en Tenerife una exposición en el Círculo de Bellas Artes en la que invitaron a varios amigos artistas. Allí estaba yo incluida y el padre de Pedro y Frasco, Carlos Pinto, vio mi obra y fue él el que se interesó y comentó con sus hijos que pasaran a verla. A partir de entonces hice una primera exposición y ha ido surgiendo todo. Gracias a ellos he expuesto en TEA y en El Tanque, por ejemplo», rememoró.

El arte que brota de las paredes

Los que quieran conocer la nueva propuesta de Sard pueden acercarse a la sala en su horario habitual: de lunes a viernes de 10:30 a 13:30 y de 17:00 a 20:30 horas y los sábados de 11:00 a 14:00 horas. «Cuando entras en esta exposición te encuentras como con dos polos opuestos que puede parecer que no tienen sentido si no conoces mi obra», explicó la creadora. «En Artizar te encuentras no solo con los papeles blancos que van contando historias, como si fuera ese velo traslúcido que esconde lo que hay detrás del cuadro, sino que –a través de esos poros– supura lo que hay detrás. Me encanta esa palabra, supurar es una término que lleva acción y materia. Por eso en las obras, en los papeles, en las resinas y en la propia galería, no sabes qué es la obra y qué es el soporte».

El arte que brota de las paredes

‘Site-specific’

Efectivamente, Sard se ha hecho dueña hasta de los mismísimos cimientos de la sala. Para entender cómo lo ha logrado, basta con remitirse a las palabras introductorias de la muestra, redactadas por el crítico de arte en ABC Cultural, comisario, investigador y docente Fernando Gómez de la Cuesta. «En Exhalar y engullir, Amparo Sard convierte el espacio orgánico y cavernoso de Artizar en una de esas zonas intersticiales que conectan diversas realidades».

Ella, por su parte, identifica en sus creaciones un discurso en el que el arte habla o reflexiona sobre sí mismo. «Hay resinas con aspecto de vísceras y se confunde el soporte con la obra de arte. La madera se deforma y el cuadro de papel gana volumen y acaba por formar parte del dibujo. La galería supura y las paredes se convierten en una obra de arte. En realidad, todo es para crear esa confusión tan necesaria para llegar a la intuición. La narrativa te cuenta una historia pero para que haga efecto tiene que haber una tensión, algo que nos sorprenda».

«Me encanta esa palabra, supurar es un término que lleva acción y materia»

El espectador, por lo tanto, ni puede ni debe presentarse como un sujeto pasivo dispuesto únicamente a la observación. «Esta muestra provoca la mirada del espectador y sus reacciones. No solo por la deformidad, sino por la memoria. Cuando utilizas todo el espacio descolocas al espectador, que tiene que emplear todas sus capacidades para comprender dónde se está metiendo», aseguró.

Aceptar el reto que ha diseñado Sard para Artizar es asomarse, como si de una ventana se tratara, a su impulso creativo. Es adentrarse en los senderos de una personalidad marcada por la sensibilidad. «Es un poco como el proceso por el que pasa el artista cuando crea. Somos seres ultrasensibles y entendemos o queremos entender el mundo para luchar contra nuestra inquietud. Lo que pasa es que nos damos cuenta de que comprender el mundo es imposible. Una obra de arte, un cuadro, es como un trocito de ese mundo», sentenció.

Compartir el artículo

stats