Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Los colores yorubas de Loyola

La Galería Leyendecker inaugura una muestra con fotografías de esta joven artista cubana

Una de las imágenes de Leslie Loyola El Día

La Galería Leyendecker, con sede en la Rambla capitalina, abrió ayer una nueva muestra con la luz y el color de Cuba como protagonistas. La sala da la bienvenida a las fotos de Leslie Loyola.

La Galería Leyendecker inaugura esta semana su nueva propuesta expositiva con la fotografía como protagonista. Bautizada con el nombre de su creadora, la muestra Leslie Loyola permanecerá abierta en la sala capitalina para mostrar el talento de esta joven creadora cubana que ya viajó con esta entidad hasta Arco Madrid justo antes de que se desatara la pandemia del covid-19.

«Llevamos dos años trabajando con ella y está dándose a conocer muy rápidamente», explicó ayer uno de los gestores de esta galería situada en las ramblas de la capital, Ángel Luis de la Cruz. Los cautivadores colores captados a través del objetivo de Loyola y su especial visión sobre la ciudad de Matanzas y sus habitantes hacen de esta muestra una cita ineludible. «Es creyente de la religión yoruba y en sus imágenes se plasman sus motivos y vestimentas», aclaró.

Matanzas es una ciudad costera situada a apenas dos horas al este de La Habana y que cuenta con una gran población afrocubana surgida tras varias generaciones de esclavitud. Toda esa cultura impregna las creaciones de Loyola, que plasma en sus fotografías esa cultura afrocubana tan profundamente influenciada por la combinación entre las prácticas culturales y religiosas tradicionales yoruba traídas de África occidental y el catolicismo. «Es un recorrido visual por esas costumbres y prácticas religiosas pero también nos ofrecen un colorido fantástico que sin duda es digno de ser visto y disfrutado», apostilla el director de Leyendecker.

«Es un recorrido visual por esas prácticas religiosas que ofrecen un colorido fantástico»

Ángel L. de la Cruz - Director de Leyendecker

decoration

El objetivo inicial de la sala de arte capitalina era que la artista estuviera presente este jueves en la inauguración de la exposición. Las dificultades relacionadas con la visa impidieron que esto fuera una realidad. «Queremos organizar un encuentro con ella y jóvenes que estén interesados en acercarse al mundo de la fotografía», adelantó De la Cruz. Para que eso sea posible, intentarán que la fotógrafa esté presente en la clausura de la exposición.

Asimismo, Loyola formará parte del proyecto que la Galería Leyendecker está preparando para la próxima edición de Arco Madrid, prevista el próximo año 2022. La idea es acudir al conocido encuentro de arte contemporáneo con un plantel de artistas integrado únicamente por mujeres. «Nuestro objetivo es montar un proyecto con cinco artistas entre las que estará Loyola», adelantó De la Cruz.

Tal y como explican desde Leyendecker, el sincretismo religioso que aparece plasmado en las instantáneas de la joven cubana forma parte de la vida «no solo de quienes practican la religión yoruba sino que se nota también en las tiendas que venden abalorios rituales y hasta en el zumbido de la rumba en los barrios de Matanzas». «La santería se ha convertido en parte del ritual diario de muchos en Cuba. Loyola se acerca al simbolismo y legado específicos asociados con esta práctica. Aborda su trabajo con un enfoque comunitario, comenzando sus composiciones en los hogares de la familia de cada sujeto rodeado de objetos de la religión yoruba».

«Montaremos un proyecto para ARCO 2022 con cinco mujeres que incluye a Loyola»

decoration

La muestra incluye piezas de mediano y pequeño formato que plantean lo que los propios galeristas definen como una suerte de performance de la realidad que invita a realizar un análisis más profundo de la actualidad cubana. Loyola, que compagina su faceta creativa con sus labores en el campo publicitario, tira del empleo de colores vibrantes que adquieren su propio simbolismo en la obra. «El énfasis en el color parece comprimir la profundidad de la imagen, enfocando toda la atención en el primer plano y, como resultado, la imagen está completamente dictada por los accesorios dentro de ellos», aclaran.

Sobre el talento de Loyola, la crítico e historiadora del arte Noemi Feo ha escrito que es capaz de mostrar «la infancia iniciada e inocente a través de fotografías de niños inmersos en el mundo mágico-religioso. No queda tiempo para el juego, es hora de conocer la profundidad ancestral».

Compartir el artículo

stats