Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Fotonoviembre celebra 30 años con 21 exposiciones

Teresa Arozena dirige la nueva edición de la bienal de fotografía, titulada 'Reensamblaje'

19

Presentación de Fotonoviembre Carsten W. Lauritsen

Desde hoy y hasta el próximo 9 de enero, la imagen será la principal protagonista de la agenda cultural tinerfeña. Treinta años después de aquella primera edición de 1991, la Bienal Internacional de Fotografía Fotonoviembre ha previsto más de veinte exposiciones en 16 salas repartidas por toda la geografía insular. Su directora en esta edición, Teresa Arozena, ha bautizado esta entrega como ‘Reensamblaje’.

Arranca la edición número dieciséis de la Bienal Internacional de Fotografía Fotonoviembre, uno de los proyectos culturales con más tradición de las Islas. Este 2021 se cumplen 30 años desde que, en 1991, se invitara a la ciudadanía de la Isla a participar en una reflexión colectiva sobre el mundo de la fotografía. Desde entonces, todo ha cambiado pero no ha variado sin embargo el empuje por seguir organizando un encuentro en el que este año se reunirán 136 artistas procedentes de más de una veintena de países. Participarán en las 21 exposiciones previstas a lo largo de 16 salas en seis municipios. Todas estas cifras hacen de Fotonoviembre una cita ineludible para la cultura tinerfeña. Las muestras situadas en TEA Tenerife Espacio de las Artes, institución que alberga el Centro Insular de Fotografía, y en el Museo Municipal de Bellas Artes abrirán hoy. El resto lo irán haciendo de forma escalonada hasta el 9 de enero del año próximo, momento en el que se clausurará la agenda.

La artista, fotógrafa, investigadora y profesora de la Universidad de La Laguna Teresa Arozena (Tenerife, 1973) ha sido la escogida para dirigir esta edición de aniversario. El título escogido para su propuesta es Reensamblaje. Este es, además, el nombre de una de las muestras que se podrán ver desde hoy en la Sala B de TEA. Junto a ella, y también conectada tanto física como conceptualmente, la Sala C exhibirá Días maravillosos.

«Esta es la tercera edición de Fotonoviembre que creamos bajo la idea de una tesis», explicó el director artístico de TEA, Gilberto González. «La primera, Kenosis, fue una propuesta colectiva de distintas curadoras y curadores. En 2019, con Laura Vallés, hicimos Mitos del futuro próximo. Este 2021 Teresa Arozena nos trae Reensamblaje como una forma de pensar desde la fotografía en todo aquello que ni siquiera es fotografía. Era importante contar con ella porque es, probablemente, la mejor teórica que tenemos sobre fotografía en Canarias e incluso en el Estado», añadió.

«Nos parecía fundamental apostar por ella porque en momentos de fragilidad necesitábamos alguien que fuese capaz de entender este contexto y trabajar tanto desde la institución como con los artistas. Eso es lo que ha logrado. Ha impulsado además una serie de seminarios y se lo va a poner muy difícil a quien venga después», añadió González.

Un total de 136 artistas de veinte países participan con sus piezas en esta edición del certamen

decoration

Por su parte, el responsable insular de Cultura, Alejandro Krawietz, reconoció que Fotonoviembre es uno de los proyectos más ambiciosos del área que dirige. Valoró especialmente que su programación llegue a múltiples municipios. «Fotonoviembre ocupa un lugar importante en las preocupaciones actuales del ámbito de la fotografía e intenta responder a las preguntas que se hace el sector», precisó.

Mientras, Arozena dio las gracias al equipo que le ha acompañado desde que empezó a preparar esta edición del encuentro, en enero de este año. La directora de Fotonoviembre 2021-2022 aseguró que ha sido un honor para ella ponerse al frente de la edición del treinta aniversario. «Desde esa madurez y también desde este momento socio-histórico tan complejo y tan difícil en el que nos encontramos, hemos querido plantear una bienal que sea reflexiva y que desea abordar la imagen no como un mero objeto de consumo o entretenimiento sino como una herramienta que nos ayude a pensarnos y proyectarnos desde una dimensión de lo civil «, explicó.

Arozera dio cuenta de que para realizar esta propuesta se ha realizado un «trabajo de exploración y análisis» de los fondos de TEA, el Cetro de Fotografía y los archivos documentales. El paso siguiente fue articular una serie de líneas que «tratan de ofrecer a esa ciudadanía un marco interpretativo y que de cuenta de las tensiones unidas a la imagen y a la visualidad, que son tan importantes porque determinan nuestra experiencia del mundo».

La idea central de la sección oficial, titulada Reensamblaje, conecta la producción de la fotografía contemporánea con «las teorías y las prácticas del montaje, que a lo largo del siglo XX ha definido profundamente la forma de pensar y de construir la imagen. Han puesto en evidencia todas esas capacidades narrativas, esa voluntad de relato de la imagen y también performativas, la capacidad de construir el mundo que tiene lo visual», precisó Arozena. 

La directora invitó a la ciudadanía a entender esas fotografías como organismos vivos o como «un flujo infinito de información que debe ser siempre reinterpretada, que debe ser siempre reensamblada».

Compartir el artículo

stats