Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ópera de Tenerife | Arranca la temporada

Lorca revive en el malpaís

Ópera de Tenerife estrena temporada con ‘La casa de Bernarda Alba’, que repetirá función mañana y el sábado en el Auditorio

Imagen del escenario de la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife, ayer, durante la representación de ‘La casa de Bernarda Alba’.

La ópera, basada en la obra de teatro La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca, desembarcó ayer sobre las tablas de la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife. La pieza de Miquel Ortega, redondeada por la propuesta escénica de Silvia Paoli, ya ha agotado las entradas para la función del sábado.


El Auditorio de Tenerife estrenó ayer la temporada 2021-2022 de Ópera de Tenerife con una producción propia, La casa de Bernarda Alba. Había mucha expectación por ver esta pieza creada por el maestro barcelonés Miquel Ortega, enamorado confeso de la obra de teatro en tres actos escrita por Federico García Lorca en 1936.

El escenario de la Sala Sinfónica subió el telón para descubrir la propuesta escénica de Silvia Paoli, colaboradora habitual del recinto escénico del Cabildo de Tenerife. Hace una semana, durante la rueda de presentación de la producción, aseguró que había tejido «un desierto de sentimientos» sobre el escenario, el mismo desierto que levantó el personaje central de la pieza de Lorca para asfixiar y encerrar a sus hijas. Lo logró. Su casa sin casa entre la negritud del malpaís sorprendió a los asistentes, que se dejaron llevar por la metáfora de Paoli.

Lorca revive en el malpaís

De la misma manera que Lorca no llegó nunca a ver su obra de teatro sobre las tablas, el autor del libreto de esta pieza musicada por el maestro Miquel Ortega, Julio Ramos –conocido también como Bruno Bruch–, tampoco la llegó a ver nunca esta ópera en un escenario. Falleció con solo 35 años víctima del sida.

A buen seguro que hubiera estado satisfecho con el plantel escogido para la versión tinerfeña. La mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera se metió de forma brillante en la piel de Bernarda, la matriarca. Carmen Acosta interpretó a Adela, Beatriz Lanza se presentó como Martirio, la mezzosoprano Marina Rodríguez-Cusí como Amelia, la también mezzo Belén Elvira como Magdalena y la soprano Melody Louledjian como Angustias. Por su parte, Luis Cansino sorprendió en el papel de Poncia, el ama de llaves. El barítono de origen gallego roza la perfección en su interpretación de esta figura femenina. Finalmente, la soprano Carmen Mateo encarnó a una de las criadas y la actriz Marga Arnau hizo de María Josefa, madre de Bernarda, que ha perdido un poco la cabeza.

En el foso, la Orquesta Sinfónica de Tenerife interpretó la partitura de Miquel Ortega, que tomó la batuta para dirigir su propio espectáculo. Ofrecieron la versión primigenia de esta ópera, realizada para orquesta sinfónica. Juntos, intérpretes y orquesta, consiguieron construir con eficacia la historia de un grupo de mujeres encarceladas por una madre autoritaria y dura que le sirvió a Lorca para criticar el papel de la mujer en la sociedad de la época.

Entradas agotadas

Los que ayer no pudieron acudir a ver este espectáculo podrán hacerlo mañana porque las entradas para la función del sábado están ya agotadas. El siguiente espectáculo programado por Ópera de Tenerife es Attila, previsto para los días 23, 25 y 27 de noviembre.

Las entradas se pueden adquirir hasta una hora antes de cada función en la página www.auditoriodetenerife.com y de forma telefónica en el 902 317 327 y en la taquilla de lunes a viernes de 10:00 a 17:00 horas y sábados de 10:00 a 14:00 horas.

Compartir el artículo

stats