Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bosques de lápiz para perderse

Julio Blancas cuelga la exposición ‘Nada que ría’ en la lagunera Galería Artizar hasta el próximo 16 de octubre

Detalles del montaje

Detalles del montaje El Día

Julio Blancas es el encargado de inaugurar el curso 2021-2022 en la lagunera Galería Artizar con la muestra Nada que ría. El dibujo es su forma de expresión y su búsqueda está a la vez fuera y dentro: es paisaje y es intención. Estará disponible para su visita hasta el próximo 16 de octubre.


Julio Blancas (Las Palmas de Gran Canaria, 1967) fue en encargado, el pasado sábado, de inaugurar la nueva temporada expositiva en la histórica Galería Artizar. La entidad cultural lagunera ha abierto las puertas de Nada que ría. Permanecerá abierta para su visita hasta el próximo 16 de octubre en el horario habitual del espacio de la céntrica calle San Agustín: de lunes a viernes de 10:30 a 13:30 horas y de 17:00 a 20:30 horas y los sábados de 11:00 a 14:00 horas.

Nada que ría está integrada por una treintena de piezas que van desde los enormes bosques de grafito hasta otros objetos de carácter más escultórico. La selección incluye obras de reciente factura y recupera otras más antiguas, uniéndolas en un discurso que se ha convertido en la mejor manera de acercarse a la forma, siempre intensa, en la que trabaja este artista indiscutible.

Es necesario recordar que el inicio de este curso en Artizar iba a estar protagonizado por el cubano Raúl Cordero. No fue posible por problemas de salud del artista, que finalmente viajará hasta Tenerife para mostrar sus piezas a finales de este año. Blancas, cuya producción avanza siempre a un ritmo vertiginoso, ya tenía listo su proyecto y en apenas diez días puso una solución a este revés del destino. «Estamos muy contentos con el resultado porque ha quedado redonda. El resultado es como una suerte de exposición de tesis que servirá para que se entienda mucho mejor su obra y sus procesos creativos», explicó Frasco Pinto, uno de los gestores de esta sala.

Bosques de lápiz para perderse

«Al final, sin proponerlo, tenemos ante nosotros la oportunidad de entender mejor una parte importante del trabajo de Julio Blancas: cómo va y viene de la figuración a la abstracción pero siempre con una base de figuración», añadió Pinto.

Los formatos se combinan en este nuevo proyecto expositivo y van desde los tres grandes bosques en los que perderse junto al artista hasta un políptico de 2006 que evoca un barranco. «Luego tenemos una serie de piezas de formato más pequeño que fueron realizadas en 2020, durante los primeros meses de la pandemia. En aquel momento Julio sufrió una lesión que le impedía ir a su estudio y por esto estuvo trabajando en estos tafonis, una reinterpretación de estas formas volcánicas plasmadas en dibujos y enmarcadas dentro de unas cajas», detalló el responsable.

Entre las curiosidades de esta nueva exposición está el hallazgo de un nuevo soporte que resiste mejor el enérgico y exigente empleo del grafito que caracteriza a Blancas. En estos tafonis, el creador abandona su habitual pergamino y emplea un papel sintético que no sólo es fuerte sino que logra unos efectos metálicos impresionantes.

Asimismo, una de las obras más curiosas es la que el propio Pinto calificó como «la piedra angular de la muestra». De hecho, se titula precisamente Piedra y es buen ejemplo de la genialidad y pericia de Blancas. «Está hecha con chapa marina. Le dio forma y luego empezó a pintarla con gotas blancas y negras de apenas medio milímetro. Están hechas con un palillo de dientes. Realmente parece una gran piedra de granito, es sencillamente impresionante el juego óptico, le llevó varios meses».

«Tenemos ante nosotros la oportunidad de entender mejor su trabajo»

Frasco Pinto - Galería Artizar

decoration

Además, los amantes del arte que se acerquen estas semanas hasta la decana sala lagunera podrán disfrutar de una serie inédita hasta ahora. «Nunca ha sido expuesta y durante años ha sido una forma de trabajar para él que le sirve, asimismo, para desarrollar otras piezas como los barrancos o sus laberintos. Durante sus paseos e investigaciones, realiza una serie de fotografías de formaciones basálticas que se presentan aquí como collages de formaciones imposibles».

Blancas regresa a su casa, la Galería Artizar, dos años después de su última muestra en este espacio. En aquel momento su objetivo fue mostrar lo que había elaborado durante una residencia artística en Nueva Orleans. «Fue antes de la pandemia pero desde luego la producción de Julio Blancas es tan amplia e interesante que puede presentar piezas inéditas como estas, tan impresionantes, cada poco tiempo», indicó Pinto.

«Su producción es tan amplia que puede presentar piezas cada poco tiempo»

Frasco Pinto - Galería Artirzar

decoration

La exposición que abrió este sábado en La Laguna llega también con un guiño especial para la galería. Carlos E. Pinto, quien fuera el anterior gestor de la sala y padre de sus actuales responsables, colabora con el proyecto firmando un texto muy especial. También ha sido el responsable de ponerle nombre a este nuevo proyecto expositivo basándose en una obra del poeta francés Francis Ponge (1898-1988). «Julio Blancas es un artista serio y su trabajo uno de los empeños creadores más serios de nuestro ámbito cultural en lo que va de siglo», destaca en el texto. «Seriedad que confirman tres décadas de persistente e incansable labor para sacar a la luz, sin pensamiento alguno que le sea extraño, una naturaleza esencial y trascendente que nos identifica. Y, por último, seriedad aplomada por su entrega visceral al lápiz de grafito y al continuo aprendizaje y perfeccionamiento de todos los aspectos del oficio que ejerce, que al cabo configuran la esencia del dibujo».

Compartir el artículo

stats