Las compañías tinerfeñas conmemorarán este sábado día 27 de marzo el Día Internacional del Teatro en medio de una crisis sin precedentes. La pandemia sanitaria ha afectado a todos los ámbitos de la vida. La cultura, como siempre, se ha llevado la peor parte. Pese a todo, acostumbrados a batallar desde tiempos inmemoriales, los profesionales de las artes escénicas tinerfeñas no están dispuestos a desfallecer. Piden apoyo y confianza. Lo primero llegará si los circuitos de artes escénicas arrancan pronto. Este sistema es clave para agilizar las contrataciones de los distintos espectáculos inscritos por parte de los distintos municipios. Lo segundo, la confianza, llegará con la confirmación definitiva de que la cultura es segura y que se pueden seguir programando actuaciones sin que haya peligro alguno ni para los artistas ni para el público.

Los actores de ‘La fábula del topo’, de Delirium Teatro. El Día

La de este sábado es una fecha especial, máxime este año. Está impulsada por el Instituto Internacional del Teatro, una entidad adscrita a la Unesco. La fecha se escogió porque ese día, en 1957, se inauguró la primera temporada del festival Teatro de las Naciones en París. Este año, la actriz escogida para leer el manifiesto del sector ha sido la británica Helen Mirren. En las Islas sus palabras también tendrán eco gracias a los actos previstos en los dos principales teatros del Gobierno de Canarias: el Espacio La Granja y el Teatro Guiniguada. Allí se leerán las palabras de Mirren, en las que confía en el poder y el futuro del teatro. El manifiesto sonará antes de las dos representaciones previstas para este día. Se ha acordado que cada uno de esos escenarios acoja una producción galardonada con los Premios Réplica de otra isla. En el Guiniguada se podrá ver La fábula del topo, de Delirium Teatro, y La República traerá su San Juan hasta La Granja. Para confirmar los deseos del sector basta con aportar un dato: hace varias semanas que las entradas para estas funciones están agotadas. Canarias tiene hambre de teatro.

Un momento de uno de los espectáculos de Clownbaret.

Un momento de uno de los espectáculos de Clownbaret. El Día

Insularia Teatro

César Yanes es actor y director artístico de Insularia Teatro. En esta joven compañía tinerfeña fundada en 2015 se sienten “viéndolas venir” en muchos sentidos. “Es algo que está pasando con muchas profesiones ante la amenaza de la pandemia”, reconocen. Para Yanes es esencial la resolución de los circuitos de teatro. “Faltan más ayudas”, consideró. Sin embargo, el hecho de ser una profesión de supervivientes hace, valoró, que estén “más esperanzados. Tenemos una enorme capacidad de adaptación. Veo a los compañeros montando cosas y plantando batalla a esta situación”, festejó. Insularia tiene preparado un nuevo espectáculo: Trovadores. Es un homenaje a la canción de voz y guitarra incluido en el circuito insular.

Delirium Teatro

Actriz y productora de la señera compañía tinerfeña Delirium Teatro, Soraya González estaba ayer en el Teatro Guiniguada apurando todos los detalles para la representación de La fábula del topo. “La dinamización de los circuitos va muy lenta”, lamentó. No obstante, no pudo ocultar la alegría por celebrar este día subida a las tablas. “Cada vez que tocamos un escenario es un subidón”. González apuesta por resistir. “Hay que aguantar. Para nosotros el contacto con el público es fundamental, no concebimos el teatro de otra manera. Ahora mismo la esperanza es la vacuna y que se vuelvan a abrir los teatros con más aforo. Hay ganas de escenario”, dijo. Pese a todo, en Delirium se sienten unos “privilegiados” por poder haber vuelto rápidamente a programar y haber logrado mantener o recuperar muchas de sus fechas. ”Para este año esperamos que al menos sea lo mismo. Los municipios tienen ganas de actividad. No nos podemos dejar derrotar”. 

Clownbaret

El tinerfeño Brian Rodríguez, clown y director de la compañía Clownbaret, apuesta por acostumbrarse a “vivir en esta situación”. “Mientras se haga con seguridad, tenemos que intentar hacer la vida lo más normal posible. Si no, desaparecerán empresas. El teatro sostiene a toda una industria que genera puestos de trabajo”, recordó. La pandemia ha demostrado que la ciudadanía necesita cultura y el momento de contacto que proporciona el teatro. “Fuimos de los primeros que reaccionamos haciendo planes de prevención que luego asumió Sanidad. Lo que hace falta como siempre es voluntad política y respeto por nuestro trabajo”, concluyó.

El manifiesto escrito por Mirren

“Este ha sido un momento muy difícil para las representaciones en vivo y para los artistas, técnicos, hombres y mujeres del oficio que hemos luchado en una profesión ya plagada de inseguridad. Quizás esa inseguridad siempre presente nos ha hecho más capaces de sobrevivir a esta pandemia con ingenio y coraje. Nuestra imaginación se ha transformado para manifestarse en estas nuevas circunstancias mediante formas ingeniosas, entretenidas y conmovedoras de comunicación, gracias, por supuesto, en gran parte a la Internet. Los seres humanos nos hemos contado historias durante todo el tiempo que hemos habitado nuestro planeta. La maravillosa vida del teatro continuará mientras estemos aquí. El impulso creativo de dramaturgos, diseñadores, bailarines, cantantes, actores, músicos y directores, nunca será sofocado y en un futuro muy cercano florecerá en los escenarios con una renovada energía y una nueva comprensión del mundo que todos compartimos. ¡Ya quiero volver a la escena!”.