Nueve propuestas musicales entre repertorio clásico, jazz, fusión y sonidos del mundo, teatro y danza vertebran la oferta que brinda el festival En Paralelo, que en su segunda edición que arraca hoy en La Granja y hasta el próximo 4 de febrero, implementa su condición de programación transversal del Festival de Música de Canarias. “Tiene otro carácter abriendo el abanico de propuestas”, en palabras del director del Festival, Jorge Perdigón.

El aplazamiento a junio próximo de la 37 edición del Festival de Música de Canarias ante la evolución de la pandemia del Covid-19, En Paralelo viene a cubrir el espacio natural del evento sinfónico, con una nómina de artistas, formaciones y propuestas de cuño canario en un 90 por ciento, además de directores y solistas nacionales e internacionales.

Una treintena de conciertos en 22 escenarios de las ocho islas se sucederán hasta el 4 de febrero, con una hoja de ruta sujeta a las directrices sanitarias. “Ha sido muy complicado la gestión de los espacios desde hace muchos meses; hablamos de 22 espacios en las ocho islas y más de treinta conciertos, y la energía que se invierte en este festival es el doble de la habitual en el Festival de Música, porque tenemos nuevas directrices cada día o cada semana”, explica Jorge Perdigón.

En su opinión, “no podíamos dejar un mes de enero después de 36 años sin tener actividad”, y en este caso “se trata de no perder el espacio, porque hay mucha gente acostumbrada que espera que en enero y febrero pase algo en el ambiente musical de Canarias, y hemos decidido dar un salto y crear un festival como San Borondón, que aparece y se va, y que el próximo año volverá a complementar el Festival de Música”.

El año pasado se completaron 89 conciertos con las dos programaciones, la 36º del Festival, y la primera de En Paralelo, que nació en 2020 como “complemento a una programación clásica que ya era tradición y la habitual del Festival en el que podíamos presentar conciertos de jazz, músicas del mundo, danza, y era además la manera de llegar a aquellas personas que no se acercan a la clásica, y ocurrió, porque tuvimos un incremento de público en general bastante importante”.

Las dos orquestas canarias, la Filarmónica de Gran Canaria con su titular Karel Mark Chichon y el pianista Iván Martín con un monográfico Mozart; la Sinfónica de Tenerife dirigida por Ton Koopman, organista y clavecinista neerlandés , “uno de los maestros del barroco y del clasicismo, una eminencia”, según Jorge Perdigón, que presenta un programa con Mozart y Haydn; el Trío Hensel, Dúo Curbelo y Camerata Lacunensis, se integran en la programación de En Paralelo.

Junto a estas figuran propuestas menos académicas como las que defienden ST Fusión, el proyecto de danza y percusión, Tránsitos, con Paco Navarro, percusionista y timbal solista de la OFGC, junto a los bailarines Daniel Morales y Carmen Macías; el espectáculo A World of Music II Edition, que auna jazz, flamenco y música gnawa, hindú y canaria, además de piezas de estreno del saxofonista tinerfeño Kike Perdomo, y que cuenta con el concurso del pianista Chano Domínguez, o el bajista Pierre Bonnet; y El Carnaval de los Animales, de Camile Saint-Saëns, con motivo del centenario de su fallecimiento, con una agrupación de diez músicos de distintas generaciones con la dirección de Ignacio García Vidal, y narración del grupo humorístico Abubukaka.

“El mensaje es que vamos a escuchar a estos artistas que valen la pena”, destaca el director del Festival de Música de Canarias. Recuerda Jorge Perdigón lo complicado que ha sido sacar adelante este festival En Paralelo, cuyo desarrollo se puede alterar en función de la situación epidemiológica en el Archipiélago. “Lo peor de todo es la incertidumbre para trabajar, pero eso lo tenemos todos. Y en el sector cultural llevamos tantos meses a medio gas, por decirlo de una manera optimista, que en mi opinión era fundamental esta inversión que está haciendo el Gobierno canario para paliar esta situación”. El presupuesto de En Paralelo ronda los 400.000 euros, “que van destinado al sector cultural canario en su mayoría, y al público que también lo desea”, precisa Perdigón.

Cancelaciones

Los protocolos sanitarios por el Covid-19 han obligado a trabajar con un 30 por ciento del aforo en los distintos espacios según su capacidad. En estas circunstancias, de los 35 conciertos programados inicialmente, se han quedado en 30, al menos hasta este jueves, dada la imposibilidad de contar con las iglesias y templos convenidos como espacios de En Paralelo. El director Jorge Perdigón confirmaba esta semana que “hemos tenido que cancelar varios de los conciertos de la Camerata Lacunensis programados en iglesias, ya que no es lo mismo una misa que un concierto, y más que dificultades había mucha incertidumbre; y hablo por parte del Obispado, por los músicos y evidentemente por parte del Festival”.

La Camerata mantiene fechas en otros espacios como el Convento de Santo Domingo, en Fuerteventura; y en Espacio La Granja, en Tenerife.

De igual manera, por estas mismas razones se caen de la programación dos conciertos asignados a la Sinfónica de Tenerife con Ton Koopman, previstos los próximos 15 y 16 de enero en templos de La Gomera y El Hierro. Un revés que ha posibilitado que la formación tinerfeña se traslade el día 15 al Teatro Pérez Galdós, en la capital grancanaria.

La programación arrancó ayer de forma simultánea en Gran Canaria y La Palma, con ST Fusión y el Dúo Curbelo. ST Fusión estuvo en el Teatro Guiniguada, en la capital grancanaria con el aforo completo por lo que se ofreció su emisión en streaming. La formación que integran Satomi Morimoto, Tomás López-Perea, Miguel Manescau y Aikor García, que repetirá hoy concierto en el Espacio La Granja, en Santa Cruz de Tenerife, simboliza perfectamente la apertura a otras músicas y público que persigue el festival En Paralelo.

A este respecto, Jorge Perdigón insiste en que “es uno de los grupos canarios de fusión más relevantes, incluso en el panorama internacional, cuentan con unos músicos extraordinarios, y este concierto que abre el festival en el Guiniguada, lo importante e interesante es escuchar a Falla, Prokofiev, Dvorak, Ravel o Bela Bartok, como lo escucha una formación del siglo XXI, y cómo lo hacen con esa fusión de música japonesa y brasileña, es muy interesante para todos los públicos”.

Por su parte, el Dúo Curbelo, los pianistas José María y Óliver Curbelo, iniciaron ayer en La Palma el ciclo de seis recitales –hoy continuarán en La Gomera– con un repertorio que incluye composiciones de Schubert, Brahms, Saint-Säens, Infante, Falla y Guinovart.

Centenario de Saint-Säens

En cuanto al resto de las propuestas que se asoman a En Paralelo, el director del Festival de Música de Canarias repara en el Trío Hensel, que forman Esther Ropón, piano; Irina Peña, violín; y Johanna Kegel, chelo, que presentan “un curioso programa con obras de mujeres compositoras interpretado por tres mujeres”.

En Paralelo también se acerca al repertorio de Camile Saint-Saens con El carnaval de los animales a propósito del centenario de su fallecimiento. Sostiene Jorge Perdigón que “ha sido uno de los compositores franceses más importantes en la historia de la música, que vivió aquí casi dos décadas, pasaba aquí los inviernos, es un homenaje que vamos a continuar en el Festival de Música en julio”.

La narración de este concierto recae en la compañía humorística Abubukaka. “Era más interesante, por la transversalidad de En Paralelo, romper con las figuras habituales, y esta es una propuesta interesante, que no es fácil porque es pasar a otro espacio”, apunta Perdigón. En su opinión, “creo que puede ser muy refrescante, de los más atractivos, con una formación de músicos canarios y dirección de Ignacio García Vidal, que conoce muy bien la obra”.

El 37º Festival, del 27 de junio al 1 de agosto

La Comisión Asesora del Festival Internacional de Música de Canarias anunciaba a mediados de septiembre pasado la conveniencia de trasladar su celebración a julio de 2021. Mantener las fechas habituales de enero y febrero suponía “grandes riesgos en cuanto a posibles cancelaciones y limitación de aforos, que darían al traste con el equilibrio económico de un Festival que se hace con dinero público y la imposibilidad de encontrar alternativas viables”, según manifestó entonces el viceconsejero de Cultura, Juan Márquez. El horizonte conduce al mes de julio, tal como confirmó Jorge Perdigón, director del Festival. “Empezaríamos el 27 de junio hasta el 1 de agosto, con una programación que ya está perfilada, pero por las circunstancias que estamos viviendo no me gustaría hablar de ella hasta que pasen dos o tres meses; probablemente lo presentemos en marzo”. En el contexto de pandemia y con la premisa de que “si algo se complica, habrá cancelaciones”, Perdigón avanzó que “es una época extraña para programar, y para cómo está la situación, va a ser un gran festival, con directores y solistas extraordinarios, hemos tenido suerte porque hemos podido aprovechar las cancelaciones de otros para contar con ellos”.