El director general de la Fundación SGAE, Rubén Gutiérrez, sostuvo ayer en Las Palmas, en un acto junto a Cristina del Río Fresen, directora de la entidad en Canarias, que los estudios preliminares de la actividad cultural de 2020 arrojan "datos catastróficos", que se dan tras "el crecimiento sostenido y sostenible que se estaba dando hasta 2019".

Este crecimiento "se alejaba de los ascensos explosivos de otras épocas", por lo que parecía "una tendencia más estable y que se mantendría en el tiempo". En este sentido, Gutiérrez considera que esta situación de "frenazo en seco" que sufren en 2020 Canarias y el resto de España podrá tener "una recuperación en V, rápida en unos años, o efectos a largo plazo", y todo se decidirá "en base a las políticas eficaces, puntuales y claras" que se establezcan para hacer frente a la crisis.

Como señaló en la presentación de los datos referidos a Canarias en el Anuario SGAE_2020, "sin ser pesimistas hay que llamar la atención", porque el diagnóstico de los efectos de la crisis de la covid son unos concretos y están claros", con "cifras que duelen mucho pero que no tendrían que ser tan graves" y podrían "revertirse rápido si se hace lo adecuado". "Si no se es prudente y cuidadoso y se regresa a actitudes como las de la crisis de 2008", se prevé "la destrucción de empleo, tejido creativo e industrial" porque la cultura "no puede volver olvidarse dentro de las prioridades" por su "alto valor estratégico", defiende Gutiérrez.