15 de octubre de 2020
15.10.2020

"La codicia de los occidentales está arrasando al continente africano"

El autor Gonzalo Giner ha apostado por su creación más contemporánea para contar varios de los problemas que estrangulan al continente más próximo a Canarias

14.10.2020 | 23:54
Gonzalo Giner.

"Una gran aventura en el corazón de África". Así define Gonzalo Giner (1962, Madrid) la novela con la que conquistó el Premio Fernando Lara. Veterinario de profesión y amante del continente negro, el autor de títulos como El sanador de caballos, Pacto de lealtad y Las ventanas de cielo ha apostado por su creación más contemporánea para contar varios de los problemas que estrangulan al continente más próximo a Canarias. "Las cosas allí siguen igual... Pasan los años, pero los abusos occidentales dominan una realidad que he querido plasmar en las páginas de 'La bruma verde".

¿Cambia mucho la puesta en escena en relación a sus anteriores novelas?

Sí que cambia, sobre todo, porque soy consciente de que esto me ha venido un poquito tarde? Por esa razón trato de sacarle el máximo jugo posible a cada cosa que me ocurre. Momentos como estos hay que saber exprimirlos.

¿Cree que ha llegado tarde al mundo de la literatura?

El problema es que cada vez que le preguntas a otros autores responden que llevan escribiendo desde pequeños, que no es mi caso. Yo empecé un poquito tarde, supongo, que este oficio estaba dentro de mí y aún no había salido? Lo que sí he sido es un gran lector. Todo se aceleró a partir de la primera novela.

¿Pero un escritor no suele nacer por generación espontánea?

Yo, contrariamente a lo que se suele decir cuando aparece una dificultad científica, soy de ciencia, no de letras? Muchos de mis compañeros leen cuestiones técnicas, pero poca literatura. En mi caso, yo le cogí un poquito de cariño a la creación literaria y eso acabó derivando en lo otro.

¿Cómo es 'La bruma verde'?

El título ya dice algunas cosas porque habla de un escenario situado en la cuenca del Río Congo, un espacio que lo congrega todo. La bruma verde es un efecto que se puede ver. No es fácil de apreciar, pero es existe. El personaje principal es una joven congoleña (Bineka) de ojos verdes y ella es la que nos presta su mirada para saber qué está pasando a su alrededor. Lo que nos va a explicar son los grandes destrozos medioambientales que se dan en su entorno más próximo y las circunstancias que envuelven a los desconocidos que acceden a su aldea para destruirla... La codicia de los occidentales está arrasando al continente africano. Estas y otras acciones van a alterar toda su existencia pero, a su vez, crean una conciencia social y ecologista que se aprecia con nitidez en las páginas de La bruma verde.

¿Por qué ha buscado "resolver" esta novela desde África?

Mi amor por el Serengueti, que es el segundo pulmón más importante de este planeta después de la selva amazónica brasileña, nació durante un viaje... Mi objetivo era plantear esa pelea desde allí, a través de los movimientos de una joven comprometida. En la novela hay personajes occidentales, pero el mundo hay que entenderlo desde distintos planos. En este caso, contamos con la experiencia vital de Bineka y la occidental de Lola, que ofrece a los lectores la parte de los cooperantes que trabajan en una reserva de chimpancés.

Una guerra encubierta, tráfico de humanos y de materiales valiosos, conflictos ecológicos... ¿Qué hizo que planteara esta aventura desde el Congo?

No fue un flash, esto es algo que ha ido evolucionando en mi interior desde hace una década... Primero, a través de las lecturas de los trabajos de Jane Goodall y de la zoóloga Dian Fossey, y más tarde, a partir de la labor que desempeña la veterinaria y primatóloga gallega Rebeca Atencia en el Centro de Rehabilitación de Chimpancés de Tchimponga (Congo). De alguna manera me pregunté cómo podía incluir mis conocimientos profesionales en la posible resolución de los graves problemas que se dan en esa franja de África. A partir de esa inquietud nació La bruma verde. Jane Goodall (Antropóloga, etóloga y primatóloga) insistía mucho en la idea de que la única forma de llegar a los corazones ajenos era contando una buena historia. Quiero ganarme el corazón de muchos lectores con este thriller ecológico.

Los animales, aunque sea por deformación profesional, siguen apareciendo en sus historias pese al cambio de registro.

Ja, ja. ja... Eso es algo que viene de serie y no sé cómo evitarlo. Es verdad que esta es mi novela más contemporánea. Sobre todo, si la ponemos al lado de las primeras. Desde el inicio quise escribir una trama transparente y debo confesar que sentí algo de pánico en cuanto me alejé de las reglas históricas. Esta vez tampoco me he olvidado de los animales: soy veterinario y de alguna manera la cabra tira 'pa' el monte... La bruma verde tiene todo lo que quería contar mucho antes de empezar a montar sus capítulos. Es una trama construida sobre una de mis grandes pasiones: África.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Agenda


Una veintena de autores se 'suben' al Festival Periplo en Puerto de la Cruz

Una veintena de autores se 'suben' al Festival Periplo en Puerto de la Cruz

Comienzan las charlas y presentaciones de libros en la octava edición del encuentro dedicado a...

El Otoño Cultural proyecta 'Nomad in the footsteps of Bruce Chatwin'

El Otoño Cultural proyecta 'Nomad in the footsteps of Bruce Chatwin'

La sesión está prevista este lunes a partir de las 20:00 horas y las entradas, a dos euros, están...

Reymala rescata el Siglo de Oro

Reymala rescata el Siglo de Oro

La compañía teatral estrena en la noche de este sábado 'El secreto del Cigarral', con la que...


La generación del futuro en África

La generación del futuro en África

Casa África inaugura 'Indestructibles' del periodista Xavier Aldekoa y el fotógrafo Alfons...

RTVC estrena el programa 'Gente maravillosa'

RTVC estrena el programa 'Gente maravillosa'

El programa, presentado por Eloísa González, ha ubicado cámaras ocultas en todo el Archipiélago...