02 de abril de 2020
02.04.2020
Literatura

Elvira Lindo: "Mi padre era un huracán y mi madre era una brisa"

La escritora publica el libro de memorias 'A corazón abierto'

01.04.2020 | 22:38
La escritora Elvira Lindo, en una imagen promocional reciente.

La última novela de Elvira Lindo nace de la obsesión de convertir a sus padres en personajes. Su libro, una memoria literaria, rescata su vida de niña con un padre tan encantador y expansivo como autoritario y su madre, una mujer tímida, a quien perdió cuando ella era adolescente en plena Transición. La suerte ha querido que la salida de A corazón abierto (Seix Barral) ocurriera poco antes de que el coronavirus acabara con la normalidad.

¿Cómo están de ánimos?

Nuestra realidad cotidiana y doméstica es buena, pero el pensamiento no se queda en tu burbuja. Vivo al lado del Gregorio Marañon, que ha sido un hospital importantísimo en mi vida porque, entre otras cosas, ahí estuvo ingresado mi padre sus últimos días. Conozco a sus médicos, a gente que ha estado ingresada y a gente que ha muerto allí y, claro, por la noche te cuesta conciliar el sueño. En fin, estoy como todos. No quiero destacarme.

¿Pero es bueno hablar de lo que se siente? Expresar el miedo.

El lunes tuve un encuentro virtual con los lectores y alguien me preguntó precisamente que cómo gestionaba el miedo. Y yo contesté que no pasa nada por confesar tu angustia. Al principio del encierro mirabas las redes y esto parecía una fiesta de hiperactividad, como si nuestra mente no se hubiera parado a pensar. Diez días después estamos en pleno bajón, porque ahora se percibe claramente que esto va a ser largo y porque ya muchos empiezan a estar mal sabiendo que no van tener trabajo cuando todo esto acabe. Así que, claro que me cuesta tener aquel optimismo banal.

Lo curioso es que este es un libro doméstico, un retrato familiar que obligatoriamente se va a leer en casa paralelamente a la crisis del coronavirus.

No sé cómo se leería el libro en una situación normal, pero el caso es que hay mucha gente que me dice haberse sentido arropada por él. Porque se vendió bastante antes de que las librerías cerraran y también está la edición digital. El libro empieza con mi padre aferrado al respirador en el hospital y termina con su despedida en el 2013, algo que desgraciadamente cobra un significado especial en estos días, cuando tanta gente se está yendo sin poder coger la mano de un ser querido.

¿Escribió este libro para comprender a sus padres?

Yo no tuve problemas de cariño o de distancia emocional con mis padres. No comprendía bien sus actitudes porque estaba la brecha generacional. Pero también hubo vaivenes vitales a los que se vieron sometidos y que me acabaron afectando. Lo que he intentado es observarlos como si no fueran mis padres. Tratando de entender sus actitudes, que a mí me dejaban fuera de juego.

¿Ayudó pensar en la infancia dickensiana de su padre yéndose a Madrid solo, con 9 años, a casa de una tía que lo maltrató y a quien él llamaba la Bestia?

Eso fue fundamental. Yo necesitaba escuchar bien esa historia que él me había contado tantas veces para comprender su comportamiento.

Su madre, por el contrario, queda un tanto desdibujada.

Lo que ocurre es que ella murió pronto y era muy reservada y melancólica. Eran muy distintos. Mi padre era un huracán y ella, una brisa. Murió en 1978 y mi gran frustración es que no pudiera vivir aquella época de descubrimiento crucial para las mujeres en la que podría haberse mostrado más a sí misma.

¿Cree que a Manuel Lindo le habría gustado el libro?

Quizá se habría quedado un tanto descolocado de haberlo leído porque hay momentos difíciles de su vida que están ahí. Y porque no me he ahorrado las contradicciones y las sombras. Pero si alguien tiene protagonismo en el libro ese es él y él, que era vanidoso, se habría sentido compensado.

Con los padres suele pasar que las cosas que no nos gustaban mucho en ellos acabamos por descubrirlas en nosotros mismos. ¿Le ha ocurrido?

Sí, muchísimo. Reconozco en mí rasgos del carácter de mi padre que yo, que soy más crítica conmigo misma y me analizo más, intento mantener a raya. Puedo ser tan iracunda y bocazas como él, pero con los años he conseguido reprimirme porque sé que me voy a arrepentir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Agenda


El cartel de la edición de 2020.
DanzaTTack celebra sus diez años de vida con una agenda plagada de estrenos

DanzaTTack celebra sus diez años de vida con una agenda plagada de estrenos

El programa arranca el próximo viernes y se extenderá hasta el 11 de octubre en El Sauzal,...

El 'San Juan' de La República atraca este miércoles para poner el broche final al MEI

El 'San Juan' de La República atraca este miércoles para poner el broche final al MEI

Tras cinco lustros subidos a los escenarios y trabajando con total libertad escénica, La República...

El Festival Boreal inicia hoy su edición más internacional

El Festival Boreal inicia hoy su edición más internacional

Combina actividades presenciales con un aforo máximo de 63 personas con otras grabadas y emitidas...

La Laguna acoge este domingo una nueva actividad de 'Morimundo'

La Laguna acoge este domingo una nueva actividad de 'Morimundo'

El Museo de Historia y Antropología de Tenerife ofrece una ruta guiada que recorre la Ciudad de...


Sabina Urraca imparte en TEA un taller de escritura

Sabina Urraca imparte en TEA un taller de escritura

Apoyado en las colecciones de TEA, 'Ahí detrás hay alguien' es una actividad vinculada a la...

El Museo Municipal expone obras premiadas de la Bienal de Artes Plásticas

El Museo Municipal expone obras premiadas de la Bienal de Artes Plásticas

La muestra incluye una variada relación de manifestaciones artísticas entre pinturas, escultura,...