27 de febrero de 2020
27.02.2020

"Mi obra es como una conversación a largo plazo"

El artista cubano Juan Carlos Sánchez, ganador del último Manolo Millares, expone en la sala de CajaCanarias en La Laguna

26.02.2020 | 18:13
Un aspecto de la exposición del artista cubano, presidida por una peculiar bandera de su país realizada con cientos de barquitos de papel.

El artista cubano Juan Carlos Sánchez (La Habana, 1963) pinta como habla, con total sinceridad y sin limitaciones académicas, aunque puede hacerlo con ellas si lo desea. Este flamante pintor practica un arte que brilla con luz propia en los principales premios que se convocan en Tenerife, como el Manolo Millares de CajaCanarias (2019), el Enrique Lite de la Universidad de La Laguna o el de Las Artes y Las Letras de Arona (2017). Los ha ganado todos.

Una amplia selección de su trabajo, cuarenta piezas realizadas con técnica mixta sobre hule, se muestran actualmente en la sala de la Fundación CajaCanarias en La Laguna hasta el próximo 4 de marzo. Esta colección, titulada Por gusto y sin rencor, refleja la originalidad y la calidad de su propuesta plástica. "Es una exposición que llega en un momento de mi vida en la que tengo un producción muy grande".

Frescura es un palabra que está íntimamente ligada a esta muestra que surge de un impulso creativo lleno de sinceridad con el ánimo de expresar esa realidad que condiciona y conforma su bagaje existencial y le gusta compartir con sus semejantes.

"Mi obra es como yo hablo, como expongo, como pinto. Es como una conversación a largo plazo. Traigo a los cuadros elementos que voy arrastrando año tras año y vuelvo a contarlo de nuevo de otra manera apoyándolo siempre con textos muy explícitos que reafirman la idea del cuadro que estás viendo. Es un recurso plástico más para enriquecer el resultado. Más que estados de ánimo, lo que propongo es una contemplación de lo que me rodea, de lo que traje de Cuba, de lo que encuentro y de lo que pasará".

Su estilo pertenece al universo de la figuración y la técnica es acrílico y carboncillo sobre un soporte bastante peculiar, el hule de toda la vida usado como mantel en muchas cocinas, sobre el que funciona bien la aplicación de este tipo de pintura plástica. También suele echar mano, a veces, de una pátina de café.

"Utilizo cualquier hule que tenga textura y si tiene brillo, cuadritos o efecto metálico mejor porque aprovecho esa textura preservando esa parte en la pieza, en otra dejando en evidencia el material para que se vea tal cual. La textura va bien para conformarlo como si fuera ropa, o de fondo", señaló este autor que se formó en la Academia de San Alejandro y el taller de libre creación Heriberto Manero de su ciudad natal.

A pesar de que en otras ocasiones dio rienda suelta a sus inquietudes sobre otros materiales como el óleo, estos últimos años se ha decantado por el económico hule, tal como viene de fábrica, pero que tenga cierta densidad como un recurso más.

"Soy de esos artistas que pintan con lo que tienen; si tengo dos colores, pinto con eso. No ando en un mercado de productos sofisticados. Pinto con lo que tengo a mano. Mi paleta es sin mucho pensamiento porque a veces la economía no da para estar siendo exquisito. Pinto con el color que tenga y le saco partido. Eso no es un problema. Juego con el color como una herramienta que en esta exposición está conformado por verdes, azules y un rojo predominante".

La obra de Sánchez, que desarrolla su cuarta individual en la isla a la que llegó en 2006, es muy técnica, tiene mucho taller detrás y textura. "Me siento con mucho conocimiento para trabajar con mucha textura. La mancha no es una mancha simplemente sino que tiene mucho taller, mucha elaboración, porque aunque no lo parezca hay mucho detalle".

Mujeres, hombres, niños, niñas, sillas, mesas, maletas, tazas de water, triciclos, una pecera con pececillos, la cabeza de un toro, paquetes de regalo con sus lazos o muñecas, entre otros elementos, son los habitantes de los cuadros que reúne en La Laguna dentro del proyecto expositivo unido a la obra Lactosa la triste historia con la que ganó el premio Manolo Millares. La figura humana es uno de los elementos persistentes en casi todas sus hules, porque le ayuda a conformar su estructura, a darle carácter a la composición.

Todas las piezas tienen su título, tan sugerentes como Sorpresa de un niño o Ejecución, entre otros. "Mis obras hablan de cosas muy generales. No atiendo a temas muy profundos, ni muy filosóficos, sino a cuestiones relacionados con mi entorno", matizó.

El tiene muy claro que su intención es construir pinturas y si prevalece el mensaje o la forma esa interpretación dependerá del receptor. "Lo que hago es tomar formas, colores y llevarlos al cuadro, casi siempre son personas y el color es el que me viene bien para componer. Hay zonas del cuadro donde la figura humana está muy definida y en otras está muy abocetada. Es como un gesto, una mancha, una pincelada que para mi tiene el mismo valor que un retrato acabado".

Juan Carlos Sánchez reconoce que la extensa historia del arte y los estilos y tendencias que han navegado en los diferentes periodos han influido en su concepción de la pintura, aunque confesó la profunda admiración que siente por Francis Bacon y la deformación y ambigüedad de los personajes que pintó, o la del cubano Carlos Quintana, otro de sus referentes.

Libertad de expresión a la hora de pintar es lo que defiende este artista en su trabajo, cuyo género no es paisaje, ni marinas, ni bodegones, motivo por el que hace la pintura que desea, no la que marcan las tendencias o el mercado.

"El cuadro es un espacio donde cuento historias a la manera que creo debo contarlas, sin tener en cuenta parámetros académicos, aunque tengo una formación académica. Puedo hacer un retrato clásico o un abstracto y todo lo manejo a mi antojo, con libertad.

"Es una combinación entre el dibujo que logra un realismo muy bien construido y una libertad plástica que puede llegar hasta el abstraccionismo en un fragmento de la obra", especificó.

Este obrero de la pintura también incluye una instalación en la exposición que se desarrolla en La Laguna, proyecto que tenía en mente desde hacía años. Se trata de una bandera de Cuba que preside la muestra. Esta enseña, con tres franjas azules, dos blancas y un triángulo rojo con una estrella blanca en el centro ha sido realizada con alrededor de quinientos barcos de papel de colores blanco, azul y rojo fabricados por el autor junto a su hija.

"Los cubanos somos muy dados a las cositas de la patria. La estrella blanca de la bandera tiene en medio una embarcación de las que fabrica la gente en Cuba para ir a Miami, neumáticos con dos remos, y en miniatura está ese neumático con dos remos. Es un homenaje a quienes salieron de esa manera de Cuba".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Agenda


Sabina Urraca
Sabina Urraca imparte en TEA un taller de escritura

Sabina Urraca imparte en TEA un taller de escritura

Apoyado en las colecciones de TEA, 'Ahí detrás hay alguien' es una actividad vinculada a la...

El Museo Municipal expone obras premiadas de la Bienal de Artes Plásticas

El Museo Municipal expone obras premiadas de la Bienal de Artes Plásticas

La muestra incluye una variada relación de manifestaciones artísticas entre pinturas, escultura,...

TEA proyecta 'Habitación 212', una comedia dramática de Christophe Honoré

TEA proyecta 'Habitación 212', una comedia dramática de Christophe Honoré

La cinta, protagonizada por Chiara Mastroianni y Vincent Lacoste, se podrá ver entre el viernes...


La danza llega al El Teatro Leal con el coreógrafo Daniel Abreu

La danza llega al El Teatro Leal con el coreógrafo Daniel Abreu

El espectáculo forma parte del ciclo Danza en breve', iniciativa pionera del Organismo Autónomo de...

Katya Vázquez Schröder presenta su poemario, 'Entre los interludios'

Katya Vázquez Schröder presenta su poemario, 'Entre los interludios'

El nuevo encuentro del ciclo 'Diálogos de escritura' tendrá lugar el jueves 30, a las 19:00 horas,...