13 de junio de 2019
13.06.2019

Aainjaa, la mejor batucada del mundo, desembarca en Tenerife

Este colectivo, radicado en Colombia, desarrollará en la Isla desde el próximo día 15 de junio y hasta el 24 de mismo mes, una serie de talleres en hermanamiento con el grupo Bloko del Valle

13.06.2019 | 06:14
Este conjunto colombiano apostó en su día por acompañar la percusión musical con la danza y el teatro, en un modelo de integración social.

Bloko del Valle

Bloko del Valle es una asociación músico y sociocultural sin ánimo de lucro, con sede en la isla de Tenerife, que bajo la dirección de Unai Cañada participa en múltiples actividades solidarias. Desde 2010, este grupo viene proponiendo la música como herramienta para difundir valores como el respeto, la igualdad, la tolerancia, el compañerismo y el conocimiento de otras realidades y formas de entender la vida. En la actualidad desarrolla su labor, que incluye de forma destacada distintos proyectos de cooperación, en Tenerife, Euskadi, Kenia, Cabo Verde y Costa Rica.

El eco de la percusión traspasa fronteras y estos sonidos también son capaces de viajar sobre los océanos. Es el caso del colectivo Aainjaa, considerado como la mejor batucada del mundo, y que en un acto de hermanamiento con el grupo tinerfeño Bloko del Valle desembarcará en Tenerife desde el próximo sábado, 15 de junio, y hasta el día 24 de este mes.

De la mano de su director, Homero Cortés, una embajada integrada por 15 personas desarrollará varios talleres, uno exclusivo para Bloko del Valle y otro abierto al público, para así transmitir el espíritu social de la música.

¿Qué significa Aainjaa? Es la primera palabra del diccionario en lengua wuayuunaiki, que significa hacer, elaborar, fabricar y construir, y que Homero escogió para nombrar su sueño. "Quería que el nombre de mi grupo saliera de la tierra colombiana y qué mejor que un lenguaje nativo; no tardé en elegir el nombre". La palabra Aainjaa, compuesta por cuatro "a", fue el complemento perfecto.

Aainjaaa es una compañía artística que, en su día, apostó por acompañar la percusión musical con la danza y el teatro, actualmente conformada por más mil personas en Bogotá y Medellín, que toman sus tambores y salen a diferentes lugares a mostrar el poder de la percusión y la belleza de la danza y el teatro.

Desde niños de 8 años y hasta personas de la tercera edad forman parte de un proyecto que busca formar artistas integrales, en función de la música, la danza y el teatro.

La manera innovadora con la que Aainjaa interpreta canciones de samba-reggae los ha llevado al éxito y a un amplio crecimiento de su compañía artística, con una trayectoria que ha tenido eco desde la plaza de Bolívar, en la capital colombiana, hasta el mismo reino de Baréin, en el Golfo Pérsico.

La música que surge a través de sus tambores se caracteriza por mantener un ritmo repetitivo y rápido, al que Aainjaa ha sumado un estilo danza contemporánea y afro, una expresión corporal llamativa que llama poderosamente la atención del público.

Este proyecto surge de la curiosidad artística de su fundador, Homero Cortés, un colombiano formado en Bellas Artes en la Universidad Autónoma de Barcelona, en interpretación teatral en el Instituto del Teatro y en música Moderna del Taller Músics de esta misma ciudad.

Desde un inicio tuvo claro que su proyecto estaría dirigido a América Latina y en la capital de Colombia empezó el proyecto.

El inicio del proyecto empieza a través de publicidad por redes sociales y de ahí llega a la convocatoria de las primeras audiciones de Aainjaa en abril del 2013: 25 personas detrás de 25 tambores. Así empieza a formarse como una agrupación musical que refleja ideales más allá de lo artístico: un estilo de vida que tiene como pilar la grandeza del ser humano y la capacidad de creación.

De cara al futuro, entre los propósitos que Homero desea cumplir con Aainjaa, se encuentra, en primer lugar, la posibilidad de brindar a sus alumnos una formación reglada, o una acreditación y título como artistas.

En segundo lugar, continuar con el proceso de convertir su proyecto en algo más que una compañía artística, en un movimiento socio-cultural que creciera en Colombia y en el mundo. Con esto se refiere a ampliar el objetivo de no solo brindar empleo a los artistas, sino también de ayudarlos a cambiar sus vidas con las vivencias que ofrece este grupo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook