10 de mayo de 2019
10.05.2019

K-narias: "Nos juzgaron por ser de Añaza, pero es un orgullo"

Llevan últimamente un ritmo frenético con la promoción de su último single, Tu novio y el mío

10.05.2019 | 06:07
K-narias: "Nos juzgaron por ser de Añaza, pero es un orgullo"
Las tinerfeñas en su visita ayer a las instalaciones del periódico 'El Día' en Santa Cruz de Tenerife.
K-narias: "Nos juzgaron por ser de Añaza, pero es un orgullo"

Llevan últimamente un ritmo frenético con la promoción de su último single, Tu novio y el mío, a la vez que componen, ensayan, preparan su nueva gira veraniega, compran las últimas prendas para viajar a Colombia mañana y asisten, cuando pueden, a clases de interpretación en una academia de Madrid, donde viven hace algo más de un año tras cambiar de discográfica y dejar atrás Miami.

¿Gara y Loida, o Loida y Gara?

Gara: Todo el mundo nos presenta como Gara y Loida, salvo nuestro padre, que lo dice al revés por llevar la contraria.

¿Qué pasó con el vídeo de su último 'single' en Youtube?

G: Estuvo una semana "desaparecido", nos denunciaron por plagio ¡de una de nuestras propias canciones! Pero gracias a los abogados se resolvió, y de tener 15.000 visitas diarias en nuestro Facebook, pasó a 50.000, y nos aumentaron los amigos en las redes y las reproducciones en Spotify.

Loida: Habíamos comenzado la "promo" y tuvimos que pararla. Primero nos fastidió, pero al final nos ayudó la polémica porque la noticia dio la vuelta al mundo.

¿Cuáles son sus planes inmediatos?

G: Mañana nos vamos 8 días a Colombia, después volvemos a la Península con nuevos compromisos, y de cara a junio estamos preparando la gira. Alternamos ensayos, promoción, grabación en estudio, composición y rodajes.

L: Ya tenemos preparado un tema y el vídeo correspondiente, que seguramente lanzaremos en octubre o noviembre.

G: En noviembre K-narias cumple 15 años y queremos lanzar un disco de grandes éxitos para nuestros fans y para los nuevos, pero tenemos que sentarnos porque hemos cambiado de discográfica y de mánager.

L: Nos gustaría contar con grandes colaboraciones, pero no es fácil, requiere mucho trabajo, es una idea que ojalá salga.

Han organizado un concurso en las redes para cantar donde quiera y cuando quiera el ganador. ¿Cuándo se cierra el plazo?

G: El uno de junio. Elegiremos a los tres finalistas por si acaso nos piden que les cantemos en la bañera (ríe). Seleccionaremos a los más creativos en sus propuestas y después nuestros seguidores en Instagram decidirán.

L: Y si es una boda, habrá que cambiar la gira: nos adaptaremos a las exigencias. No les haremos cambiar la fecha a los novios.

¿Qué les gusta transmitir en sus canciones?

G: Alegría, que es nuestro rasgo principal. En un concierto, en la playa, en casa, queremos que la gente se olvide de sus problemas.

L: También consideramos que los artistas tenemos una gran labor, que es la de transmitir valores como la igualdad.

G: Por eso hemos hecho campañas contra el bullying y la violencia de género. Nuestra música es muy bailable, pero intentamos que el mensaje llegue a la gente.

¿La relación de los hombres con las mujeres sigue estando en pañales?

G: Desde el comienzo, con 19 años, tuvimos claro que nuestras canciones no iban a ser lo habitual en reguetón, sino que defendimos un mensaje de igualdad y de respeto. Hombres con pañales respondía a esa posición, sobre todo el tema Dicen lo que les conviene. El reguetón nació en los barrios más humildes para expresarnos libres y sin tapujos, por lo que no nos quejamos de las canciones sensuales, que nos encantan, pero sí de aquellas que no respetan a la mujer y que la colocan en la cocina y planchando. Pero el machismo también se da en el pop, el R&B, el rap, la televisión...

Han iniciado una nueva etapa en Madrid.

G: Sí, llevamos allí dos años. Y estamos aprovechando para estudiar Interpretación, que es algo que nos apetecía hacer.

L: Estamos en un grupo de unas 15 personas y la verdad es que faltamos mucho, pero nos lo pasamos muy bien porque no solo es interpretar, sino permite conocerse a uno mismo.

Y en ese proceso de conocerse, ¿ya saben cuál es más mandona?

(Ríen) L: Gara.

G: Según el día, antiguamente yo, pero ahora se están intercambiando los papeles.

¿Qué es más difícil, trabajar con una hermana o que esa hermana sea gemela?

G: Trabajar con una hermana, pero a la vez es gratificante.

L: Tiene más cosas positivas que negativas.

G: Nos peleamos por tonterías típicas de hermanos, pero siempre estamos de acuerdo con los asuntos que conciernen a K-narias.

L: Sí, ayer ella eligió la ropa y hoy me tocó a mí, para no pelear.

Hablando de ropa, usan un vestuario variado y llamativo. ¿Cómo lo seleccionan?

G: Contamos con grandes diseñadores canarios, como son Leo Martínez e Iván Cabrera, y tiendas de ropa que nos patrocinan, en especial Dhenissian.

¿Dónde está el amor del que tanto hablan, como dice Pablo Alborán?

L: Somos superdespechadas y todas nuestras canciones son de desamor.

Y si pregunto dónde está el amor en sus vidas.

G: Estamos las dos solteritas. Aparte de eso el mayor amor está dentro de uno mismo, por eso el anterior single, Tu indiferencia, primero yo, después yo. El amor ya vendrá sin buscarlo.

¿Y el amor a Añaza?

G: De pequeñas era un barrio conflictivo y nos catalogaban como quinquis solo por proceder de allí, pero es un barrio humilde del que han salido muchos artistas.

L: Es curioso que la gente actúe así, cuando en todos sitios hay buenos y malos.

G: En su momento no llegamos a renegar del barrio, pero tuvimos que dejar de decir de dónde éramos por los problemas que nos ocasionaba, incluso siendo disco de oro y número uno en ventas en Canarias durante diez años, hasta que dijimos no y que el que quiera querernos que lo haga sabiendo de dónde somos, de Añaza, con orgullo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas