Criterios
SOCORRO BEATO

Nueva Ley de Cámaras

23/mar/19 6:37 AM
Edición impresa

La pasada semana el Parlamento aprobaba la nueva Ley de Cámaras de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Canarias, adaptando la normativa canaria a los cambios introducidos hace unos años por la legislación estatal básica.

Los objetivos que se marcó el Grupo Nacionalista Canario se han conseguido. En el trámite parlamentario hemos logrado resolver cuestiones que a priori parecían sin solución y llegar, con una amplísima mayoría parlamentaria, a una buena Ley de Cámaras para los próximos años.

Nuestro primer objetivo fue que la ley incorporara un nuevo catálogo de funciones asignadas a las cámaras como la creación y gestión de viveros de empresas y parques tecnológicos, la gestión de programas europeos, la formación profesional, la contribución a la internacionalización de la economía, la innovación de las pymes y otras tantas que de facto ya vienen desarrollando desde hace años. En este nuevo texto estas funciones adquieren ahora un reconocimiento legal.

La segunda cuestión que defendimos fue la creación, por primera vez, de la figura de los Planes Camerales Canarios. Se crean los planes de internacionalización, de competitividad y de formación profesional.

Este último plan, incorporado a propuesta de nuestro grupo parlamentario, habrá de incluir las acciones diseñadas para la mejora de la Formación Profesional, especialmente la Formación Profesional Dual, teniendo en cuenta que las cámaras pueden hacer una labor imprescindible conectando la formación profesional con las empresas.

Cada uno de los Planes Camerales Canarios deberá definir objetivos, establecer criterios de medición de su cumplimento y el grado de eficiencia en la gestión, toda vez que los mecanismos para su financiación estarán vinculados al cumplimiento de esos indicadores y objetivos.

La tercera tarea que nos impusimos fue que la ley contemplara una financiación por los servicios públicos administrativos que prestan las cámaras como corporaciones de derecho público, con funciones de carácter consultivo y de colaboración con las administraciones públicas. Asimismo había que establecer un criterio justo y equitativo para el reparto de los fondos.

Tras mucho debate, conseguimos dar con una fórmula de reparto que satisface y da respuesta a las cuatro cámaras. Se establece un sistema de reparto equitativo con criterios objetivos: el 85% de los fondos se repartirán en función del número de empresas en cada una de las demarcaciones y el 15% restante en función de los servicios camerales que se presten en las islas no capitalinas, como compensación a los sobrecostes de la doble insularidad.

Nuestro grupo siempre ha tenido muy presente la realidad territorial de Canarias y la realidad de las cuatro cámaras, con dos cámaras grandes y dos medianas, todas distintas y por tanto con diferentes necesidades. En ese contexto nuestro propósito ha sido que ninguna cámara se quedará atrás.

Finalmente se abordó el sistema de adopción de acuerdos en el Consejo General de Cámaras, logrando transar un sistema de votación que tendrá en cuenta el criterio de número de empresas, sin perjuicio de otros criterios posibles, de la misma forma que hay un criterio corrector de la insularidad en el sistema de financiación.

Lo deseable es que siempre haya acuerdo entre las cámaras, no obstante, en los casos de discrepancias, no podrá adoptarse ningún acuerdo sin la conformidad del órgano tutelante como garante del interés general.

Se trata de una buena ley que va a reforzar el papel de las cámaras en el apoyo a las pymes, garantizando la superviviencia y la estabilidad de las cámaras desde un equilibrio que respeta la convivencia de las cuatro cámaras, el papel y la representatividad de las confederaciones de empresarios, además de la labor de la administración tutelante que ha de velar por el interés general.

A partir de ahora queda por delante el desarrollo reglamentario de la ley que habrá de llevar a cabo el Gobierno de Canarias. Corresponde también a cada una de las cámaras la aprobación de sus reglamentos. Aprobada la nueva ley, el trabajo ahora les corresponde a ellas. En esa tarea ya tienen una buena base para echar a andar.

*Diputada del Grupo Nacionalista Canario en el Parlamento de Canarias

SOCORRO BEATO