Cuando asistimos en el PSOE de Canarias a unos momentos difíciles, como siempre ocurre en todos los partidos al elaborar listas electorales, con la complicada problemática que ello conlleva, a satisfacción de unos y desarraigo de otros, cuando unos o unas entran y otras u otros salen, bueno es que reflexionemos y miremos hacia otra época del socialismo canario, lamentablemente poco conocida por todos los militantes y simpatizantes, sobre todo, obviamente, por los más jóvenes, si no se la contamos. Al PSOE no se viene para solucionar "tu" situación personal, se debe llegar por propia iniciativa para ayudar a resolver los problemas de los demás, de tu calle, de tu barrio, de tu escuela, de los colectivos desfavorecidos o marginados, de los enfermos, de los mayores en soledad, de los que sufren injusticia o desigualdad.

Cuando Manuel Bethencourt del Río (Teror, 1882 - Santa Cruz de Tenerife, 1944), rico de cuna, profesional y socialmente muy bien situado, funda en 1917 el PSOE y la UGT en Santa Cruz de Tenerife, no lo hizo para beneficiarse de nada personal o familiar: quería ayudar a una sociedad canaria y tinerfeña decadente y en crisis, con enormes desigualdades, observando, como médico ejerciente, cómo fallecían los enfermos por falta de atención sanitaria, con dos tipos de pacientes, los que podían pagarse una consulta médica o la hospitalización en clínica privada y los que tenían que recurrir a "favores" o a la beneficencia. Hombre excepcional en su época, había hecho el Bachillerato en el Instituto de La Laguna, la carrera de Medicina en Cádiz, y tras estudios de especialización médica en París, Berlín, Viena y Londres, fija su residencia en La Orotava, y luego, definitivamente, en Santa Cruz de Tenerife, debajo del hotel Quisisana, donde construyó su casa y un club de tenis, deporte que practicó con éxito. Pero se le recuerda sobre todo como médico muy volcado con los enfermos menos pudientes, como el "médico de los pobres", a los que dedicaba gratuitamente una hora diaria de consulta, poniendo el teléfono particular a su disposición.

Fue concejal del Ayuntamiento de La Orotava por el Partido Republicano Radical en 1913, presidente del Colegio y Sindicato de Médicos, consejero por el PSOE de Sanidad del Cabildo, donde como único vicepresidente ocupaba la presidencia el 18 de julio de 1936. Contrario al golpe de Estado militar, se mantuvo en su puesto, fiel al Gobierno legítimo y constitucional de la II República, por lo que, entre otros motivos, fue detenido y preso tres años en el barco prisión "Adeje" y la cárcel de Fyffes de Santa Cruz de Tenerife, de donde salió muy enfermo por la persecución y pésimas condiciones de vida a que fue sometido por la dictadura franquista. Conseguida la libertad, vuelve a ser juzgado y encarcelado por haber pertenecido a la logia masónica Añaza, sufriendo nueva condena en la Prisión Provincial de Madrid, de donde sale el 4 de diciembre de 1942 con una salud muy deteriorada, falleciendo el 3 de junio de 1944 en Santa Cruz, siendo llevado a hombros sus restos hasta el cementerio de Santa Lastenia en una impresionante manifestación de duelo sin precedentes.

En los libros "El médico de los pobres" y "Diario y cartas de la cárcel" (Ediciones Idea, 2008), creo reflejar el amor que sintió por Santa Cruz de Tenerife, ciudad con él en deuda, por lo que es muy de agradecer la aprobación por unanimidad del Pleno del Ayuntamiento del pasado 27 de marzo de una distinción honorífica a propuesta del Grupo Socialista. En nombre de su familia, Amalia Delgado y sus hijos Mary, Allan y Katia Kelly, presentes en el Pleno, en el que lamentablemente no pude estar, gracias al alcalde, José Manuel Bermúdez; al teniente de alcalde instructor, José Ángel Martín Bethencourt; a todos los concejales sin distinción, a los vecinos y entidades que se adhirieron al expediente, Colegio y Sindicato de Médicos, Real Academia de Medicina, Colegio de Notarios, Círculo de Amistad XII de Enero, Real Casino de Tenerife, Real Sociedad Económica de Amigos del País y la Asociación Tu Santa Cruz, entre otras. Han tenido que transcurrir para ello 70 años de su muerte injusta y prematura. Ya era hora.

*Senador del PSOE por Tenerife

@JVGBethencourt

jvicente.gonzalez@senado.es