Las expectativas de ocupación hotelera en la capital tinerfeña para el primer trimestre de este año son muy positivas. Así de contundente de muestra Gabriel Wolgeschaffen, vicepresidente de la patronal hotelera, que atribuye a tres acontecimientos la alta demanda que se registra: la Navidad, el Carnaval y los Premios Dial.

Wolgeschaffen pone en valor el componente internacional que se ha registrado en la ocupación durante la época de Navidad, para añadir que de cara a la fiesta de la máscara en la calle las reservas se han realizado con mayor previsión y con un alto volumen. En el análisis que realiza el vicepresidente de la patronal hotelera, la celebración del Carnaval de junio –que se trasladó de febrero para sortear la pandemia– ha provocado un efecto llamada. «Quien no conocía esta fiestas de Interés Turístico Internacional ha corrido para disfrutar de la experiencia y los clientes habituales no han perdido la oportunidad de hacer su reserva para no perdérsela».

A la hora de cuantificar la ocupación que se prevé para el Carnaval en la calle, que arranca el viernes 17 de febrero con la Cabalgata anunciadora, hasta el Domingo de Piñata, el día 26, Gabriel Wolgeschaffen habla de «gran ocupación»; de hecho, las reservas ya están cerradas entre el ochenta y cinco y el noventa por ciento y los establecimientos asumen que el resto se cerrará conforme se aproximen las fechas de los actos en las calles, lo que también supondrá un precio más elevado.

Respecto a la evolución de la ocupación de cara a los diez días de la celebración del Carnaval, Gabriel Wolgeschaffen asegura que los dos fines de semanas los hoteles de Santa Cruz estarán a tope. El primero, que coincide con el sábado 18 y domingo 18, lo define como más corporativo y con clientes de negocio, para advertir que la demanda baja el Martes de Carnaval, cuando se celebra el Coso, y el Miércoles de Ceniza, para volver a los mejores registros en el segundo Carnaval de Día, que tendrá lugar el sábado 25 y domingo 26.

El vicepresidente de la patronal hotelera destaca la alta demanda y la previsión con la que han tenido lugar las reservas, lo que ha sido la tónica habitual desde Navidad, destacando también la importancia que ha jugado el turismo de cruceros. «La Navidad era un período que considerábamos valle en el pasado y que ha aumentado de forma muy importante la ocupación gracias a esta actividad, precisamente de la mano de unos visitantes que dejan mucho dinero y protagonizan la alta ocupación en Santa Cruz».

Gabriel Wolgeschaffen ratificó así los datos adelantados por el concejal de Fiestas y consejero delegado de la Sociedad de Desarrollo, Alfonso Cabello, que aseguró en la Junta de Seguridad Local a la alta ocupación hotelera que está prevista para el Carnaval, precisamente en el regreso de la pandemia y cuando la fiesta recupera su calendario tradicional.