El Ayuntamiento capitalino retirará los patinetes de las dos empresas privadas que operan en la ciudad desde el viernes 17 de febrero, coincidiendo con la Cabalgata anunciadora, y hasta el 26 de febrero, cuando culmina el Carnaval en la calle con el Domingo de Piñata. Durante esos días no solo se retirarán estos elementos de movilidad personal sino que, además, también se prohíbe su uso a los particulares en la zona del cuadrilátero, entiendo como tal la zona que tiene prohibido el paso de vehículos donde se celebran los bailes.

Así lo anunció el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, al término de la Junta de Seguridad Local monográfica del Carnaval en la que participaron el subdelegado del Gobierno en la provincia tinerfeña, Javier Plata Vera, así como el comisario jefe de la Policía Nacional en Santa Cruz de Tenerife, de la concejala de Seguridad Ciudadana y sus homólogos de Fiestas y Servicios Públicos.

El regidor recordó que los patinetes no podrán transitar durante los diez días del Carnaval de calle porque así lo prohíbe la normativa de tráfico, ya que no podrán entrar en la zona donde está limitado el acceso a vehículos y tampoco pueden transitar en los espacios peatonales de la ciudad.

Para José Manuel Bermúdez, la autorización del uso de estos elementos de movilidad personal pone de manifiesto que cuando se aprobó su autorización desde la normativa de tráfico estatal no se tuvo en consideración que las personas que hacen uso de estos medios no tienen ni que conocer las señales de tráfico, explicó.

Cuando se le preguntó al alcalde sobre si el ayuntamiento recomienda el uso de estos elementos, Bermúdez recordó que «no se trata de una recomendación, sino de una prohibición, ya que la normativa impide acceder a la zona acotada para el paso de vehículos y también está prohibido el paso por la zona peatonal». Ya una vez finalice el Carnaval en la calle, el Domingo de Piñata, se recuperará la normalidad en el uso de los patinetes, explicó el alcalde chicharrero.