La entrevista con el director de Diablos se realiza el viernes, en la víspera de la presentación de su fantasía pirata. Así afronta Tomy Carnaval su tercer año al frente de la murga de su abuelo y su padre.


¿Cómo afronta el nuevo Carnaval ¿Dando la murga?

Aquí estamos dando la murga, preparando los últimos detallitos de la presentación del disfraz (se celebró el sábado en el Guimerá).

¿Da tiempo para que entre Shakira en el repertorio?

No, no pudo venir al final (se ríe), le surgió un contratiempo.

¿Cuántos años ya en Diablos?

Esta edición celebro mi tercera edición como director y en Diablos, 27 años tanto de murguero como de nacido (se ríe).

Amor por la murga... ¿más que ayer pero menos que mañana?

La murga es una forma de vida, algo que tienes que nacer con ello y me encanta. Me apasiona porque además es algo que me llevan inculcando desde chiquitito.

¿Cuando los ensayos comienzan en septiembre va más relajado y el nervio viene los días antes del concurso?

Este año ha sido al revés. Comenzamos con el nervio cuando nos preguntamos qué íbamos a cantar porque había muy poco tiempo para coger información para las letras, ya que la edición anterior se celebró en junio y arrancamos en septiembre, y se unieron los dos carnavales. Comenzamos con ese nervio de qué ideas íbamos a sacar y ahora ya está todo montado y queda dar el último repaso, ver que la murga está funcionando genial y ahora que llegue el concurso y que guste.

¿Tomy Carvajal se parece más a Maxi o a Víctor Asensio?

Tomy como director es Tomy. Mi padre tiene su manera y yo la mía; a mi me gusta más la seriedad, que salga todo perfecto, cuadrado; me encanta que salgan las cosas bien, como todo tiene que salir y que no quede nada al despiste o al boleo. Y punto.

¿Pero Diablos no es siempre una locura?

Si, obviamente, Diablos es locura, pero que salga con todo ensayado y preparado. Diablos es una locura ordenada.

¿Qué le ha venido a dar a Diablos el tándem formado por Tomy y Acaymo Correa?

Sinceramente, esa vuelta de tuerca que hace falta en un grupo que lleva más de cincuenta años saliendo el Carnaval; ese refresco, juventud, ambición, porque prácticamente lo tenía todo y solo le faltaba eso tal vez, el no acomodarse y seguir luchando, que cada año cuesta más.

¿Los tres temas preparados se podrían cantar en la final?

Este año tenemos un tema más para final; que lo podríamos cantar en fase pero no sería lo mismo. Es un tema para final sí o sí, pero las tres canciones tienen nuestro sello, que es la crítica, el humor y la ironía; criticar haciendo reír. Si es difícil hacer reír, imagínate criticar y a la vez hacer reír. Una cosa de locos...

Sí, de Diablos Locos...

Sí, de Diablos Locos, (se ríe). Los tres temas están muy completos y se ciñen a nuestro estilo.

¿La proximidad de unas elecciones marca el repertorio?

Tampoco te creas. Nosotros no nombramos prácticamente nada respecto a las elección, sino cosas cotidianas que creemos que son de interés de todos.

El formato de dos canciones en fase y final, ¿es de su agrado? ¿Ha venido para quedarse?

El formato de dos canciones en fase y uno en final está bien para este año por el poco tiempo que hay entre un Carnaval y otros; a lo mejor con cuatro canciones ya nos hubiéramos visto más agobiado. Para mí está genial así, para años venideros, con un tiempo normal entre una edición y otra, prefiero los cuatro temas de toda la vida.

Dos temas en fase y uno en final... ¿es el formato ideal para que gane Diablos Locos?

No, no tiene nada que ver. Con este formato tiene más posibilidades cualquier murga porque con un solo tema no hay murga grande ni murga chica, sino que van todos a una y cada uno va a jugárselo para echar su mejor tema en esa final y cualquiera puede ganar.

¿Diablos Locos inicia una nueva etapa del éxito con ‘El Enterrador’?

(Se ríe). La verdad que ‘El Enterrador’ (tema cantado en la final de junio) es una de esas canciones que se quedarán marcadas para toda la vida porque fue un año súper especial, increíble en conjunto, tanto en fase como en final. Esperamos seguir en ese camino y que la murga siga gustando como en junio los próximos años.

¿Teme a que algunas murgas utilice vacíos legales de las bases para sorprender?

No, cada uno tiene que saber lo que tiene que hacer para sorprender y lo que no hay que hacer. Si hay unas bases está claro que están para cumplirlas y cada uno tiene que sea consecuente con lo que hace.

¿Innovar, una palabra o un reto?

Innovar es como la vida, siempre hay que buscar la mejoría y avanzar dentro de tu estilo, si no lo haces no evolucionas. Si ves que las murgas no van por tu estilo hay que mejorar y buscar otras formas; hay que evolucionar para seguir.

¿Bambones es una murga amiga de Diablos Locos fuera y dentro del escenario?

Sinceramente, ahora sí. Años atrás te hubiera dicho tal vez... Bambones es un tranque, (se ríe); pero ahora mismo te vas haciendo mayor y ves que eso no vale de nada; cada una va a competir en su concurso. Ellos van a ganar, yo también pero fuera del escenario tengo muchísimos amigos en Bambones que nos felicitamos cada Navidad, por cumpleaños... Tengo una relación exquisita con muchos componentes.

¿Diablos Locos va también por premios de Presentación?

La idea es ir también a por los premios de Presentación, luego ya el jurado es quien debe decidir. Desde 2013 llevamos ganado segundos premios de Presentación, menos una edición que fuimos tercero; hemos cogido premio de disfraz todos los años y ese es el camino para seguir manteniendo el nivel.

¿Cambiaría el formato de murgas infantiles, que este año solo cantarán una canción en concurso?

Sí, cambiaría eso; las murgas infantiles ensayando un solo tema desde septiembre, cuando llega la canción en noviembre ya se sabe la canción hasta la abuela. Es una cosa exagerada y, ya que tienen poca actuaciones, aunque sea que preparen dos temas para el día de su concurso.

¿Afecta la disposición del escenario, que se colocó en junio?

En junio colocaron el escenario en la misma disposición que se repite ahora; gustó y no salió mal. A nosotros no nos afecta mucho; que es más cómodo para el público tenerlo de la otra forma, porque lo ve de frente... seguramente. Que ahora lo tienes que ver de lado, también es verdad, pero a la murga no nos afecta prácticamente en nada.

¿Arrastraría la puntuación de fase a final, como dice el concejal que le gusta a título personal?

Esto es como el fútbol: ¿te cuenta la puntuación de semifinal y final? No. ¿Entonces cómo va a contar en las murgas? La fase es una cosa y la final, otra.

Ahora que habla de fútbol, en el torneo de Navidad que organiza Diablos los murgueros golearon a los políticos.

Los murgueros jugamos al fútbol mucho mejor que los políticos, no hay color.

¿También gestionarían mejor el Carnaval?

Uno piensa un montón de cosas pero hay que verse dentro de esa organización, que seguro que es un caos terrible...

Vamos, que no le envidia el puesto de concejal de Fiestas a Alfonso Cabello.

No, yo sinceramente se lo regalo el puesto y que siga en el puesto lo que el quiera y esos marrones que los aguante él que yo con la murga ya tengo (se ríe).