La Comunorte, organización del Norte de la Isla que integra tanto a los concejales de los cinco municipios que participan en el Certamen de Murgas de la comarca como a portavoces de los propios colectivos de la zona, acordó la noche del viernes el nuevo formato tras la incidencia del covid que permitirá garantizar la continuidad del concurso de la crítica y el pasacalle.

Para facilitar a todas las murgas su participación, políticos y representantes de grupos críticos han acordado bajar el mínimo de componentes, que establece en quince el mínimo en vez de los veinte habituales, y se mantiene el máximo de sesenta. Se trata de una medida provisional, para evitar que ningún grupo se quede por el camino en el primer año tras la pandemia.

Si llamará la atención el contraste de grupos críticos que tengan 15 componentes más propio de una ‘chirimurga’- con las grandes que agoten las sesenta plazas de máximo autorizadas, el cambio más significativo se refiere al nuevo formato, en una obra de ‘ingeniería de calendarios y necesidades’ desarrollada por David Cabrera, concejal de Fiestas de Los Realejos y presidente de la Comunorte en calidad de municipio anfitrión, después de que no se celebrara la pasada edición.

Después de dos semanas de reuniones, la organización del certamen ha decidido que todos los grupos que deseen participar en el próximo concurso de Murgas del Norte solo tengan que preparar un único tema, frente a los cuatro de ediciones anteriores al covid. Claro que en esta ocasión el arranque se produce en noviembre, dos meses después del calendario habitual en una edición convencional.

Otra de las grandes novedades: el concurso se celebrará en una cita única. De otra forma, se suprimen las tres fases eliminatorias que llegó a tener el certamen, más la anhelada final, y las murgas participantes se ‘jugarán’ sus opciones de lograr un cartón en una sola convocatoria, que tendrá lugar el sábado 19 de febrero. El concurso del Norte pasa de cuatro días a uno también de forma excepcional para facilitar la vuelta a la nueva normalidad.

El presidente de la Comunorte confía en que salgan diez grupos críticos que actuarían en un día

El presidente de la Comunorte explicó que el certamen tendrá lugar en las instalaciones municipales de La Gañanía, en Los Realejos, lo que facilita todavía más la aplicación de las medidas sanitarias y el control de acceso. Este concurso único para los amantes de la crítica adulta tendrá lugar el sábado 19 y, al día siguiente, los niños serán los protagonistas de su festival-exhibición, en el que se continuarán entregando los premios para agradecer la participación y fidelidad a la fiesta y esfuerzo por hacer y cuidar la cantera.

Más allá de la gran novedad del concurso de murgas del Norte, la organización también ha hecho suya la propuesta de las murgas de incrementar los premios. Así, junto a los galardones que se concedan en Presentación e Interpretación, también se valorará de forma independiente la mejor parodia.

David Cabrera confirma que todos los ayuntamientos con murgas participantes en el Norte se han comprometido a facilitar espacios multifuncionales para garantizar los ensayos tanto seguros como el grupo al completo. También se adoptará el protocolo de seguridad para los preparativos en grupos burbuja con el objetivo de cumplir con los requisitos sanitarios. 

La próxima semana se procederá a abrir el plazo de inscripción, una vez acordado el nuevo formato para 2022. David Cabrera prevé que se puedan inscribir unas diez murgas críticas y cuatro infantiles; «ojalá sean más», afirma con el entusiasmo de tener todo a punto para que Los Realejos acoja una cita histórica y con máxima seguridad.