Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carnaval 2022 | Preparativos

Fiestas garantiza que se celebrará la gala de la reina «con o sin Carnaval de calle»

Cabello admite que las normas que se fijen en Navidad serán determinantes de cara a febrero

13

Alfonso Cabello, concejal de Fiestas de Santa Cruz de Tenerife, se reúne con los patrocinadores de las reinas del Carnaval 2022 Andrés Gutiérrez

«Tenemos plan A, plan B y plan C que activaremos en función de la evolución de la situación sanitaria. En esta fecha les puedo garantizar que en el Carnaval 2022 se celebrarán galas y concursos, y que desde la organización hemos elaborado todos los pliegos administrativos que nos permitan ir a una celebración de máximos; lo único que falta por cerrar son los artistas invitados». Este fue el mensaje en el que puso más énfasis el concejal de Fiestas, Alfonso Cabello, a la hora de transmitir «certidumbres» a los patrocinadores de los trajes de reinas, a los que, en cumplimiento al acuerdo con los diseñadores, convocó en el Hotel Escuela para agradecer su apuesta por la fiesta y pedir un sobreesfuerzo añadido en el regreso a la nueva normalidad.

El concejal se comprometió con los patrocinadores de las reinas a «afrontar al Carnaval al límite de las condiciones que se impongan», para luego desvelar de forma somera sus tres planteamientos. El primero, la celebración de las carnestolendas bajo el formato anterior a la incidencia del covid; el segundo, con concursos y galas y una gran cabalgata y actuaciones de grupos en recintos acotados, y una tercera, más restrictiva, de la que planteó incluso la posibilidad de adaptar el número de espectadores a las condiciones que permita Sanidad según la evolución de la crisis sanitaria.

La organización pide a los patrocinadores de las reinas que mantengan su apuesta por la fiesta

El concejal evitó dar un mensaje pesimista, y reiteró que toda la maquinaria administrativa está en marcha para, en un intento de tranquilizar al auditorio, sentenciar: «volveremos a la gala, con o sin calle», para pedir tiempo hasta la toma de decisiones finales. «Ahora estamos trabajando en qué vamos a hacer el 5 de enero y en esa fecha ya afrontaremos qué se puede hacer el 25 de febrero, que es la fecha marcada como inicio del Carnaval en la calle, con el inicio de la Cabalgata».

Tras la edición virtual, el concejal incidió: «Tenemos que estar todos», para realizar un análisis en el que mezcló la repercusión económica que supone la celebración de las carnestolendas en un año sin virus –35 millones de euros–, así como elemento dinamizador a nivel social y cultural, más un condicionante afectivo y de compromiso con el pueblo de Santa Cruz.

«Somos optimistas y trabajamos en una nueva disposición del escenario dentro del recinto ferial que nos permitirá reunir a un público de hasta cinco mil personas», si bien Alfonso Cabello reconoció que es una edición de incertidumbres, por lo que dejó atrás las 6.000 personas que antes se llegaron a reunir en la elección de la reina adulta. «Les garantizo que se ha creado este escenario a la medida de los concursos y las galas», admitió el concejal de Fiestas buscando la complicidad de los representantes de las firmas comerciales en un intento por agradecer y comprometer que revaliden su apuesta por el Carnaval.

El apartado artístico y técnico del espectáculo, para glosar los atractivos del guion y el decorado que se preparan, lo presentó el director de galas y concursos, Enrique Camacho, que dijo que en la próxima elección de la reina primará el formato de concurso con cuatro veredictos, con el objetivo de lograr fidelizar la audiencia televisiva y evitar momentos valles.

El responsable artístico convirtió el nuevo formato de votación en su bandera para reivindicarlo como atractivo para el telespectador. El jurado se dividirá en dos mesas, una de expertos y otra de personalidades. Los presentadores desvelarán en dos momentos diferentes la votación de ambas mesas en un resultado que se emitirá por las pantallas sin incluir el nombre de las candidatas.

Los diseñadores hacen rectificar a la organización: se desvelará lo que cada jurado votó en la gala

El cómputo de las dos mesas permitirá conocer a las diez finalistas que saldrán al escenario en carrusel para que el público emita su voto telefónico, que tendrá un peso del 15% en el resultado final. Así, se emitirá una cuarta y definitiva puntuación que deparará el nombre de la reina y su corte de honor. «Cumplimos así un viejo anhelo, que la gala sea más el concurso para elegir a la reina del Carnaval y mantener una intensidad desde que comience el desfile y hasta que se proceda a la proclamación», explicó Camacho.

Aprovechando la presencia de los patrocinadores, los diseñadores no fueron de convidados de piedra y se lanzaron a la conquista de la penúltima concesión en una edición en la que han ganado casi todo lo que han pedido a Fiestas. Daniel Pages, habitual en la corte de honor con el patrocinio de McDonalds y EL DÍA, insistió en pedir que, 24 horas después de la gala, la organización entregue a las empresas que han costeado las fantasías la relación nominal de la votación del jurado, argumentado que mantenerla en secreto era algo decimonónico. Ahí el gerente de Fiestas insistió en la confidencialidad de datos para no aceptar la idea. Juan Carlos Armas, otro histórico creador, remachó la reivindicación aludiendo a la profesionalidad del jurado «y si no, que no se expongan a votar», lo que fue definitivo para que el concejal hiciera suya la solicitud, y desvelar que es partidario de una votación al modelo Eurovisión.

El representante de Alcampo pidió que se eviten los conflictos de patrocinadores, como cuando se anuncia la candidata de una empresa y en el decorado está se publicita a la competencia. Cabello tomó ese guante para pedir a los patrocinadores que antepongan su apuesta por el Carnaval al retorno del dinero que invierten en una reina, pues aún se desconoce si la fiesta saldrá a la calle.

Compartir el artículo

stats