Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carnaval 2022 | La capital se prepara para retomar los actos

Semana decisiva para desbloquear con el Gobierno canario los actos del Carnaval

Santa Cruz y Las Palmas piden de forma conjunta al Ejecutivo que abra la mano en el ‘decreto covid’

El alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez (izquierda) y el concejal de Fiestas, Alfonso Cabello. María Pisaca

Los carnavales de la capital tinerfeña y Las Palmas de Gran Canaria afrontan una semana decisiva que depende de que el Gobierno autonómico modifique el decreto ley que dictó para evitar contagios por el covid. El nacionalista Alfonso Cabello, en Santa Cruz, y la socialista Inma Medina, en la capital grancanaria, caminan de la mano para lograr que el Ejecutivo canario acceda a celebrar la reunión que solicitaron semanas atrás, una cita que está prevista para los próximos días con el consejero de Sanidad, Blas Trujillo. Ambos interlocutores municipales pondrán sobre la mesa no solo la visión sanitaria sino la relevancia que supone la celebración de las carnestolendas en el ámbito cultural y empresarial, pues alertan de que están en peligro los 70 millones que genera el Carnaval en las dos capitales. Los ediles de Fiestas defienden que el regreso de las carnestolendas suponga el inicio a la nueva normalidad.

Cabello y Medina valoran que el Gobierno canario no se puede despachar el decreto covid sin una referencia concreta al Carnaval y, sin embargo, sí establezca una regulación específica para la celebración de las bodas o la actividad de los gimnasios. «Entramos en diez días determinantes para conocer la viabilidad de los actos», explica Alfonso Cabello, que reconoce los problemas de los grupos para poder retomar los ensayos de los que dependen para poder preparar los concursos de la próxima edición.

Santa Cruz y Las Palmas plantearán al Gobierno equiparar los grupos del Carnaval con formaciones semiprofesionales como bandas de músicas, coros profesionales, compañías de teatro o danza y les autorice a celebrar sus ensayos, con garantías de que se aplicará el protocolo sanitario que establece distanciamiento social, gel hidroalcohólico, toma de temperatura en cada ensayo y relación nominal de los asistentes que supervisará un delegado covid. De admitirse, el Gobierno canario garantizarían los concursos, si bien los ensayos en los locales se celebrarían por cuerdas –con un máximo de componentes– para luego empastar las voces en espacios al aire libre que se determinará en el caso de Santa Cruz, además de recortar los repertorios –por la premura de tiempo– y condicionado a conocer qué grupos se inscriben.

Compartir el artículo

stats