12 de mayo de 2020
12.05.2020
ANIVERSARIO

10 años sin Enrique González, el padre de las murgas

Directores del género rey del Carnaval celebran la aportación de Enrique González y analizan la evolución de esta modalidad

13.05.2020 | 06:23
Escultura de Enrique González, en la plaza del Príncipe desde 2013.

Elena González, la hija del maestro y referente del Carnaval desde las Fiestas de Invierno, e incluso antes de la Guerra Civil, admite que "ha pasado el tiempo pero lo tengo presente como el primer día, como si no se hubiera ido, en cada cosa que hago". En sesenta años dando la murga, Enrique González consiguió que esta modalidad pasara de ser perseguida por los grises en la dictadura a llenar la final junto a generaciones de amantes del género.

Un grupo de chicos se encontraban el 14 de mayo de 2010 en Fátima (Portugal) en las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) cuando se produjo el fallecimiento de Enrique González Bethencourt. A sabiendas de que el triste desenlace correría como la pólvora por las incipientes redes sociales, uno de los familiares de los adolescentes se apresuró a llamarlos por teléfono para darle la noticia que sería acogida casi como quien comunica la muerte de un abuelo: "Falleció Enrique González, el de la Ni Fú-Ni Fá", el mismo al que cada año acudía a la plaza de España en busca de una fotografía con él y unas pegatinas con el diseño de la murga de esa edición.

A las 23:20 horas del jueves 13 de mayo de 2010 fallecía el padre de las murgas de Canarias, el espejo en el que todo murguero quería mirarse. Nacido el 23 de septiembre de 1924 en el número 41 de la toscalera calle de San Miguel, fue el segundo de los tres hijos del matrimonio formado por Francisco González Espinosa, natural de la localidad gaditana de San Fernando, y de la chicharrera Concepción Bethencourt Pestano. Aparejador que colaboró en el equipo de José Enrique Marrero Regalado que diseño la Basílica de Candelaria, entre otros edificios singulares de Tenerife; pintor y amante de marinas, publicista, artesano y carnavalero de pro. En 1935 sacó la murga infantil Los Guanchi y en 1954 Los Bigotudos, génesis de la Ni Fú-Ni Fá, desde 1961. Es fundamental para entender la recuperación del Carnaval bajo el disfraz de las Fiestas de Invierno, el concurso de murgas infantiles –de la mano de la Fufa de Navarrito y Nicolás Mingorance, entre otros– o el Entierro de la Sardina... Autor de un cartel anunciador, premio Opelio Rodríguez Peña e Hijo Predilecto de Santa Cruz. Enrique era alma de Carnaval. Hasta que se despidió hace diez años, y a la edición siguiente –2011– fue el motivo central de la fiesta, y tal día como hoy, desde hace siete años, está inmortalizado en una escultura que custodia su plaza del Príncipe.
Así lo recuerdan en la actualidad los herederos de las murgas, un género que comenzó con él, y que en sesenta años de Ni Fú-Ni Fá ha pasado de la censura a las finales multitudinarias del recinto.

José Otero, director de Triqui-Traques (fundada en 1968). "Cuando falleció don Enrique yo tenía 27 años y estaba, por supuesto, en Triqui-Traques con Lucas Mujica como director". Sobre su legado, "creo que es tan grande que es difícil cuantificarlo no solo para las murgas sino para el Carnaval en general. Centrándonos en las murgas, pienso que si hoy por hoy son lo importantes que son dentro de nuestro carnaval es en gran medida gracias a él, tanto por su contribución a las murgas adultas como a las infantiles; por algo es considerado el padre de las murgas de Canarias". "Creo que la deriva de las murgas es normal tanto musical como artísticamente debido a la evolución de las cosas. Quizás con lo que él no estaría tan orgulloso es de la deriva en la que hemos convertido el mundillo, sobre todo que se llegue al punto de que prime más un premio que el buen ambiente en las murgas".

Maxi y Tomi Carvajal, presidente y directores de Diablos Locos (fundada en 1970). Hace diez años, Maxi Carvajal tenía 42 "mayos". Es testigo de una generación de oro: Enrique González y Tom Carby (este último falleció el 31 de octubre de 1994). Cuando se le cuestiona en qué murga estaba entonces, Maxi responde con su humor socarrón: "Es muy buena pregunta porque más de uno en los últimos diez años no se acuerda ya por la cantidad de murgas por las que ha pasado". Y apostilla: "Siempre he estado en mi murga, Diablos Locos". Destaca el legado del maestro "no solo por ser el padre de todas las murgas sino por aportar su sabiduría. Con ver a la Fufa cantar o desfilar te metía de lleno en el mundo de las murgas, y eso hizo que se ganara el respeto fuera y dentro de la Afilarmónica". Maxi sentencia: "él siempre se sentiría orgulloso de seguir siendo murga tradicional, con caja, bombo y platillo, con redoble al empiezo y terminar de las canciones, con la defensa en sus letras de su Santa Cruz y su Carnaval".

A la vera de Maxi Carvajal, su hijo Tomi, tercera generación trónica. El año del fallecimiento de Enrique González tenía 14 años y estaba en Diablos Locos, como es propio en su ADN. Define al director y fundador de la Fufa como "una persona que dejó huella en el Carnaval y se le recordará siempre". Tomi cree que Enrique González sí estaría orgulloso de la deriva que han tomado las murgas, "debido a la mejoría y evolución de cada una de ellas".

David Díaz (presidente de Ni Pico-Ni Corto, fundada en 1973). Nieto de Abelardo Díaz, uno de los referentes del género, recuerda que tenía 24 años cuando falleció Enrique González, y admite que desde niño soñó con seguir los pasos de don Abelardo, contemporáneo del maestro. Respeto a la evolución de las murgas, duda que el padre del género estuviera conforme con la evolución de las murgas.

Manolo Peña (presidente de la Sociedad Mamel's, fundada en 1980). "¡Qué voy a decir de Enrique! Toño Ramírez y yo pasamos muchísimos años que íbamos todas las tardes a tomarnos un cortado con él. Él quiso en su día que yo fuera director de la Ni Fú-Ni Fá". Con respecto a las murgas de hoy tenía un concepto diferente. "Siempre dijo que respetaba por dónde caminen las murgas, pero advertía que las murgas para él era lo que hacía la Ni Fú-Ni Fá por y para Tenerife".

Xerach Casanova, actual director de Mamelucos, recuerda que cuando falleció el maestro tenía 25 años y estaba en su murga de siempre. "El legado de don Enrique no es sólo murguero. El legado que ha dejado es el Carnaval completo, ya que gracias a personas como él, que en su día lucharon por la fiesta hoy en día disfrutamos del mejor carnaval del mundo". "Si yo fuera don Enrique estaría muy orgulloso de la deriva que han tomado las murgas... Podrían ser más o menos de su estilo, pero lo que está claro es que algo por lo que luchó hoy es el acto más esperado por los canarios en Carnaval".

Primi Rodríguez (director Bambones, fundada en 1982). Con 44 años, hace una década Primi está donde siempre, en El Cardonal, y al frente de su murga. "Enrique dejó el legado de que sigan existiendo las murgas, de que estemos aquí hoy". Respecto a la evolución de este género, cree que "Enrique estaría como el mejor murguero, protestando y no conforme. Porque era crítico e independiente y siempre pondría crítica a todo, como debemos ser. Es nuestro ADN. Pero también tendría una mano para ayudarte en lo que necesitaras porque un verdadero murguero siempre ayuda a sus compañeros . Y él es el más grande".

Hace diez años, en las filas de Bambones estaba Berto Morales, el nieto de Enrique González, que entonces tenía 33 años. "Enrique nos dejó el concepto y la base de lo que era una murga, algo que con el paso de los años a mi parecer se ha ido desvaneciendo, la mezcla de crítica, ironía, letra, diversión. La evolución es buena y positiva pero no tanto la revolución". "Conociéndolo... no creo que le guste mucho el camino que están tomando algunas murgas, si ya le costó adaptarse y escuchar una murga cantando a voces, imagínatelo teniendo que mirar una actuación en una pantalla o viendo efectos especiales, eso sí, lo respetaría totalmente.

Juanka López (director de Trapaseros, fundada en 1991). "Hace diez años estaba en Trapaseros, en la fila, eso sí con 28 veranos a la espalda. Lo mejor de Enrique es su legado: todas las murgas y todos los murgueros de hoy en día saben quién fue y cuánto luchó por las carnestolendas. Pude conocerlo en persona, ya que unos años atrás visitamos su local y la Fufa visitó el nuestro, donde se celebraron unas comidas". Respecto a la evolución, "pienso que estaría orgulloso por el alcance y la importancia que tienen las murgas en el Carnaval, pero siendo un murguero de los de antes, no vería con buenos ojos la profesionalización que hemos alcanzado muchos colectivos, quizá me equivoque".

Melca Barrera y Gara García (directora y cofundadora, y letrista de Tras Con Tras, fundada en 1996). Melca Barrera es más antigua que el logo de Tras Con Tras, porque es fundadora, y ya son 25 años. Su respuesta trasmite admiración: "Don Enrique nos ha dejado su historia, cómo con su grupo de letristas consiguieron plasmar la crítica, la ironía y el doble sentido". Respecto a la evolución de las murgas, asegura: "Don Enrique se adaptaba a todos los tiempos y aunque no esté de acuerdo con algunos detalles de las murgas seguiría apoyándolas y participando en la final –abriendo el certamen–, al fin y al cabo cada una tiene su estilo".

Junto a Melca, Gara García, letrista revelación que recibió la mención del premio Criticón por su letra interactiva. Hace diez años no estaba en grupos de Carnaval, pero curiosamente hacía sus crónicas en su blog. Con 24 años, Gara acababa así el perfil que le dedicó: "Que suene bien fuerte el Cubanito, que yo hoy he llorado por ti, aún sin haberte conocido".

Laura Sierra (directora de Ni Muchas-Ni Pocas, fundada en 2000). Tenía 29 años cuando falleció Enrique González, de quien destaca su legado, por la importancia y calidad para toda la familia del Carnaval. Laura recuerda que en 2007 salió de directora, para volver a fila y retomar la dirección desde el año 2012 hasta la actualidad.

Josechu Álvarez (director de La Traviata, fundada en 2004). Nieto de Abelardo Díaz –otro de los grandes del Carnaval tinerfeño–, tenía 31 años cuando murió Enrique González. Aunque no lo conoció personalmente, de su legado destaca "la confección de la trompeta con materiales plásticos". Junto a su condición de reconocido artesano, lo admira por publicar las letras de su murga en unas octavillas, "en lo que pudo haber sido el comienzo del "libreto". Pero sobre todo destaca en la figura de Enrique "el amor incondicional al Carnaval y a su Fufa".

Carlos Estévanez (exdirector de Trabas y Ni Pico). "Hace diez años estaba en los Trabas; tenía 34 años. ¿El legado que dejó? Fue la persona capaz de aglutinar los diferentes sentimientos que habían empezado a arraigarse en la isla desde 1917 con la influencia gaditana, en una identidad propia, la nuestra, con nuestra idiosincrasia y darle así otra dimensión que la hizo calar y arraigar con tanta fuerza entre nosotros, desde entonces hasta nuestros días".

Juani Padilla (director de Desbocados, fundada en 2006). "El primer legado de una institución como es la Ni Fú-Ni Fá, referente por aguantar tantos años dando la murga y seguir con la misma identidad: la crítica, la ironía, el doble sentido; meterse con el canarión, la elegancia al desfilar... Es el padre de las murgas". Juani Padilla lamenta no haberlo conocido personalmente pero su lema "por y para el Carnaval de Tenerife" lo dice todo: "Vivió varias épocas de evolución en las murgas y ahí estaba, representándonos a todos abriendo la final, la Cabalgata, el Coso, con orgullo... En cada Carnaval superó cientos de adversidades luchando por su fiesta; seguro que estaría orgulloso de su Carnaval".

Tania Fernández (directora de MasQLocas, fundada en 2014). Cuando murió Enrique ella tenía 26 años. Respecto a su legado cree que "ha dejado como legado la libertad de que podamos hacer, escuchar y ver murgas. Ha dejado a Elena, su hija, amante y trabajadora por el Carnaval. Y a muchos más que en él se reflejaron para seguir su legado creando carnaval. Ha dejado su recuerdo y con él su estatua en la plaza del Príncipe...". Cuando se le pregunta por el devenir del género estrella del Carnaval, Tania asegura que "no creo que esté orgulloso de ver cómo está hoy en día el mundo murguero. Ni a lo que hemos derivamos nuestro concurso".

Fito Sosa, (director musical de Arremangados, fundada en 2018). "Hace 10 años militaba en las filas de la murga trónica Diablos Locos. Tenía 37 años recién cumplidos". Fito destaca como seña de identidad del género que creó Enrique González "la pintada de payaso, con colores rojos, blancos y negros... El bombo, la caja y los platillos marcando el paso en los desfiles de cabalgatas y cosos de Canarias. Hizo que la murga fuera la voz del pueblo, desde una óptica crítica a veces y en plenas Fiestas de Invierno. Sacó el Carnaval a la calle, más allá del local. El propio Enrique González es historia del Carnaval".

Yone Expósito (director de Trabachones. Segunda época 2020). A este director y letrista le viene también de casta: nieto e hijo del fundador y director de Lenguas y Lengüines, recuerda cuando iba por el local de Ni Fú-Ni Fá con su familia. Mira las fotografías de Los Lengüines y "parece escuchar las conversaciones sobre telas e instrumentos". En 2010, el año de la muerte de Enrique, el actual director de Trabachones ya daba la murga en Trastocadas, de la ciudad del Puerto de la Cruz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Programa del Carnaval

Programa del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2020

Consulte aquí la fecha y hora de todos los eventos de la fiesta del año 2020, que dará comienzo el 24 de enero con la Gala Inaugural y que lleva por temática 'Los coquetos años 50'



Programa del Carnaval

Programa del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2020

Consulte aquí la fecha y hora de todos los eventos del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2020