Aunque la Chirimurga de El Timple actúe por contrato, Luis Quintana asegura que "no vemos el Carnaval para vivir de él". E insiste: "Es una locura muy seria para nosotros que nació para recuperar el Carnaval de la calle y estamos constituidos como una asociación que solo nos permite pagarnos los disfraces o los viajes". De los nueve componentes, solo dos han militado en murgas, caso de Félix Aguilera y el propio Luis Quintana, que hace cuatro años dirigió Melindrosos. Reconoce alguna murga ha acudido para pedirle alguna letra, pero han preferido no aceptar la invitación para evitar en el conflicto de que escriben a unas y no". En el polo opuesto, sí han colaborado con la novel Chichimurga que ha comenzado a seguir sus pasos este año. Admite que junto al Carnaval de Día de Triana y el de Vegueta, el Domingo de Carnaval de Santa Cruz es otra de sus citas fijas, pero este año desistieron venir por la "tormenta de arena". Hace ya unos años intentaron participar en la Canción de la Risa y les permitieron actuar como invitados. "Todavía hoy recordamos ese día. Fue impresionante la reacción del público", revive Luis Quintana.