14 de febrero de 2020
14.02.2020
Canción de la Risa

Los Cornucas Atómicos regresan por la puerta grande

Ocho grupos protagonizaron el concurso de la Canción de la Risa que, a sus quince años, ha enseñado a los protagonistas a mimar sus repertorios con farolillos y puestas en escenas espectaculares

15.02.2020 | 00:30
Los Cornucas Atómicos regresan por la puerta grande
Los Cornucas Atómicos recogen el primer premio de interpretación

Los Cornucas Atómicos demostraron a primera hora de la pasada madrugada que el humor no pasa de moda y que ellos tienen la capacidad de adaptarse a él con la misma habilidad que un guante a una mano.

El grupo de letristas de la época de oro de Triqui-Traques se alzó la noche de este viernes con el primer premio de interpretación, el mismo que cosecharon hace seis años en la primera y única vez que participaron Lucas Mujica, Aridane, Miguel, Fran Bermúdez, David García... El segundo de Interpretación recayó en Dibujos Animados.
Mientras que el tercero fue para Los Esc@ndinabos. Y el accesits fuera para Los Legías.

El premio del Público fue para Los Dibujos Animados.

Los grupos participantes decidieron que el premio del Público pase a denominarse Manón Marichal Alayón y en esta primera edición bajo el nombre del mentor del concurso recayó en Dibujos Animados.

En presentación, ganó No Tengo El Chichi Pa Farolillos, seguido de Dibujos Animados y tercero para Los Cornucas Atómicos, y el accesits de Disfraz fue para la Familia Monsters.

Resumen de premios

Premios de Interpretación:

1º Los Cornucas Atómicos
2º Dibujos Animados
3º Los Esc@ndinabos
Acc: Los Legías
Premio del Público (premio Manón Marichal Alayón):
Dibujos Animados

Premios de Presentación:
1º No Tengo El Chichi Pa Farolillos
2º Dibujos Animados
3º Los Cornucas Atómicos
Acc: Familia Monsters

El teatro Guimerá acogió la noche de este viernes la edición niña bonita de la Canción de la Risa, que se convirtió en una antología de lo mejor de los participantes de la historia, pues se dio la circunstancia de que reunió a los ganadores de todos los años con la participación incluso de Los Cornucas Atómicos, el grupo de letristas que bordó la mejor época de Triqui-Traques y el mismísimo Lucas Mujica.

Sólo ver a Manón Marichal sobre las tablas ya es un espectáculo y más si lo hace en su salsa, como anoche, disfrazado del famoso loro al que tantos chistes ha dedicado.

Los Esc@ndinabos



Los primeros en actuar fueron Los Esc@ndinabos, que sorprendieron con un montaje espectacular que convirtió el escenario del teatro Guimerá en un "Y perdona". Fue una demostración de ingenio, humor y magia de la mano de Maxi López, letrista de Desbocados. La formación que lidera Víctor Palmero "El Gallo" colocó hasta siete mostradores para similar un gran supermercado en el que se sucedieron anécdotas. Entre los golpazos de la actuación de Esc@ndinabos, en su segundo año de participación, una genialidad. El supermercado sufre un atraco y las cajeras hasta le cobran la bolsa en la que tenían que llevarse el dinero, o el réquiem que dedica Maxi López a Suchar, nacido en 1880, un día en ese año... Bromeó.

Apoteósicos y divertidos hasta cuándo Maxi López se cayó al resbalar con una de las bolas que regaron sobre el escenario. Los Esc@ndinabos han cogido el concepto de la Canción de la Risa y pusieron en lo más alto el nivel.


Noveleras

Ovación, actuación de Manón Marichal y... Siguieron Noveleras, una murga femenina llegada de San Isidro que desde el año pasado se transformó en grupo de la Canción de la Risa.

Después de arrancar con unas letanías, interpretaron una canción que desarrollaba su fantasía infernal.

Entre los toques de humor... Cuando sacaron un supuesto "satisfayer" y trajo al recuerdo lo que decir la abuela a sus primos, cuando le advertía que tuvieran cuidado no se fueran a quedar ciegos. Lo más grotesco, cuando se colocaron el artilugio entre las piernas.

La canción remonta el vuelvo y va del infierno al cielo cuando concluyen cantando al Día de San Valentín. "Aquí lo que importa no es el Carnaval sino el día de San Valentín". Y se despidieron con unas coplas ingenuas que encontraron el aplauso del publico. Su puesta en escena, un disfraz de diablas entre unas llamas colocadas al borde del escenario. Y lo mejor, las voces.

Antes de que llegaran Los Dibujos Animados, ganadores de 2019 con Cristo Casas al frente, Manón Marichal fue más divertido que las propias Noveleras tendiendo complicidad al público. Primero, interactuando con la traductora de signos, luego bromeando incluso con quiénes se reían. Con el encanto que lo caracteriza, hasta le preguntó a alguien "¿quién sigue?" Y Margarita gritó: los Dibujos Animados.

Dibujos Animados

Los chicos de Cristo Casas pusieron un espectáculo sobre el escenario, con un forillo en forma de unos ojos gigantes que simulaban la mirada del diablo. Como si cantaran en el infierno, Cristo Casas estableció empatía con el público a quien le invitó a tocar las palmas de arriba a abajo si le querían ver la entrepierna.

Continuaron con un dicho popular cuando se ataban los huevos al diablo para que aparecieran las cosas, siguiendo vacilando con unas coplas sobre Pedro Sánchez y Bermúdez. Derrocharon humor en las coplas picaronas, cuando se preguntaban como su prima con un conejo tenía una casa de cuatro plantas.

En las coplas picaronas "para vacilar en los carnavales" también hicieron un sitio al "satisfayer", con una estrofa preciosa dedicada a sus mujeres... Les habían obligado a cantarle porque si no, no les dejaban salir ni un día en carnavales. Geniales.

Concluyeron con la posesión para jugar con tu alma y tú cuerpo echando mano a una bebida para convertirse en Manny Manuel: no recuerdo mis canciones sino el pasacalle de los Bambones. Y cantaron el pasacalle de Diablos. El batería,sorprendido, les advirtió que era la canción de Bambones, a lo que el grupo respondió: ¿y nosotros qué somos? ¿Unicornios?, Preguntaron vestidos de Diablos. Para finalizar alimentaron el espectáculo: "si ti quieres verme el rabo así...", mientras salía un miembro de un tupper sex que ellos colocaron en el escenario. Otra formación que hace grande la Canción de la Risa. 

De nuevo, el "show de Manón" que elevó al grado de espectáculo su diálogo con una gomera que disfrutó como nunca.


Los Legías

Tomaron el testigo sobre el escenario Los Legías que también sacaron su propio forillo que transformaba las tablas del Guimerá en Sociedad Bar Los Legías, en una gran noche en la que no faltó Raphael. Haciendo un solo David Willot y con grandes en las filas como Felipe Ravina, cantaron que iban al bar a echarse un lingotazo en el escenario con barra, grifo de cerveza y hasta dos mesas. Dijeron "acuario" y salió Raphael a cantar.

Simulando el mareo propio de la bebida, cantaron al ritmo de "Marejada, marejada"... se fueron al bar a echarse unos lingotazos para relajarse... Que acabó en un escándalo... Y salió Raphael y cumplió con lo que ya es un precepto en Los Legías que puntúa solo con este solista y acabó con un guiño de Raphael al público.

Familia Monsters

En quinto puesto, una muy comercial Familia Monsters, un grupo de mayores que iban en bicicleta con una proyección a modo de forillo y ellos subidos en vehículo de dos ruedas, donde incluso uno iba sin prenda interior y otro no evitaba sus gases. Hasta incorporaron un chiste de pacientes de un médico ante la atenta mirada entre bambalinas de Javi el Abogado de Guachi. A continuación, otro chiste, de sardinas y queso... En otro momento cuentan del esfuerzo para unos mayores cubrir un tramo de 300 metros. En uno de los intentos de humor  un mayor indicó que "la bici se la dejaron los Reyes y no la pudo externar porque le tocó el Niño". O sea, el nieto. Y acabaron con un "en bici voy, en bici vengo, por el camino yo me entretengo" con el público entregado. En la fila, grandes como Ali, de Guachi, o José El Grano.

La perla, "como decía Ramón El Peca, viva la vida". Siempre recuerdo para el presidente de Guachi. Una zandunga y el Guimerá agradeció el esfuerzo por hacer reír al público.

Cabía el más difícil todavía en el show de Manón con la complicidad de la espectadora gomera y el licor de captus de Chipude.

Los Cornucas Atómicos

Llegaron Los Cornucas Atómicos. Magistrales. Sólo levantar el telón aparecen como si fueran a navegar en Youtube. Tras la presentación se van El Halcón que ahora es una churrasquería. El tema se viene arriba en un duelo entre vegano y chuletones, haciendo reír cuando ironizan cuando sobre cómo se hacían la canción del "megano". Siguen con un guiño a Bolorino: si tú quieres que sea tu alcance cómeme la boquita, para continuar con un pulso entre la rumba y la conga. Un espectáculo ver a Lucas, Ruymán, Quique, Migue, Fran... Un grupo para buscar y volver a disfrutar.

El grupo entra en diálogo con Aithamy el percusionista que le ha dado coba y acaba sentándose en la batería. Se vienen arriba cuando hacen un paseo por los juegos antiguos frente a las nuevas tendencias informáticas.

Muy alto el listón lo vuelven a subir cuando cantan a ritmo de Sevilla sacan y sacan un muñeco al más puro estilo de Carlitos Dior. El homenaje a los artistas canarios a ritmo de pasodoble gaditano fue acabar por todo lo alto la canción. Para dar gracias por darnos vida. Simplemente espectaculares. Robaron corazón. Magistrales. ¿Cuándo se les puede volver a ver?

Otro momento del show de Manón antes de tomar el relevo del huracán Cornucas Atómicos las Gediondas.

Las Gediondas

Las Gediondas de Gloria Camacho y José "El Flaco", que pusieron en escena la representación de un duelo, con ellas, las únicas mujeres del concurso la Canción de la Risa, en el papel de viudas.

Mantener el nivel de Los Cornucas se hacía misión imposible, e incluso El Flaco sacó su musicalidad al ritmo de El Venao. Salieron buscando la complicidad cuando entonan que a su marido lo van a incinerar y lo van a serruchar. Meten el golpe cuando dicen que tuvo un gatillazo, y se escucha la percusión ... Son rumores. Siguieron en busca de humor picante con el último polvo de la vida, cuando tiran las cenizas que acabó sin pena ni gloria.

De nuevo show de Manón.

No tengo El Chichi pa Farolillos

No tengo El Chichi pa Farolillos subieron al escenario del Guimerá con el paso de San Cucurucho. En plena procesión se encuentran a la competencia: otra procesión de San Cuchuflato. Hablaron de las termitas y recriminaron que se pagan 300 euros por sacar el trono.

"Hoy compartiremos el cepillo", cien para la vieja, cien para Andresito... Para ti un cirio para todo el año.
Y llegó el milagro. ¿Hay algún tullido? ¿Algún leproso? ¿Algún bobito?... Aparece una viuda que dice que la dejó por ¿,Una lagarta?, No por una berenjena. ¡San Cuchuflato, haz que venga a casa!, le pidió. En este momento se cambian las tornas con San Cuchuflato en el trono y abajo San Cuchurucho con el escenario convertido en la calle de La Noria en plena Semana Santa. Los dos santos acabaron en el trono. Pero hacía un milagro para estar al nivel de los Cornucas Atómicos. Así que ellos pidieron el milagro con la cofradía convertida en streapers para irse de procesión con su canción. Más ambicioso en la puesta en escena que en el contenido de la letra.

Pusieron el broche de oro, fuera de concurso, Zeta-Zetas, dirigidos por Adán Lemus, que interpretaron su tema de "Monumentos" dedicado a la mujer antes de cantar su despedida que coreó el Guimerá antes de desvelarse los ganadores del concurso con (más) humor del Carnaval.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook