12 de febrero de 2020
12.02.2020
Cantina ilegal

Eterna juventud

12.02.2020 | 01:31
Pedro Mengíbar

Lo bueno de los paréntesis entre concursos y galas es que me permiten estar tranquilo en mi cantina y atender, como se merecen, a muchos de los amigos y conocidos que vienen por aquí. Disfruto compartiendo con ellos unas garbanzas de las de mi madre y un buen vaso de vino de Ravelo del que tengo en mi negocio.

Fue lo que sucedió anoche con Don Fulgencio, carnavalero hasta la médula que, después de muchos años en Rondallas, ahora toca la guitarra en un grupo de los mal llamados "de la tercera edad". Digo mal llamados porque basta ver su amor por el Carnaval para darnos cuenta que lo de "mayor edad", o incluso lo de "tercera juventud" que usan algunos para no ofenderlos, está mal empleado. Nos contamos anécdotas curiosas de la Gala de elección de la Reina de los Mayores, como se denomina el espectáculo de esta noche, y disfrutamos de la conversa hasta las tantas. Fulgencio me contó detalles entrañables que se viven en el back stage en la gala y yo le conté vivencias mías en torno a ella, siendo gerente de Fiestas. La mía fue la época más dura de la crisis, cuando esa gala estuvo a punto de no celebrarse. Recuerdo que, tras la retirada de la totalidad de ayuntamientos de la isla que presentaban candidata, tuvimos que sacarnos del bolsillo una tercera aspirante porque, al cierre del plazo de inscripción, solo había dos candidatas. Hubo que poner una tercera, para poder nombrar una reina y dos damas. Recordamos con cariño aquel carnaval tan duro, a nivel presupuestario, en el que no podíamos contratar ni siquiera a un Pepe Benavente que apareció minutos antes de la Gala diciendo que mientras él tuviera fuerza, no pensaba dejar a "sus niños" sin sus canciones. Aún me emociono recordándolo.

Habría que vivir una de esas galas para entender lo que digo. Quien la viva, y vea la ilusión, las ganas de divertirse y el amor por la fiesta que desprenden, tanto público como participantes, estaría de acuerdo conmigo en cambiarle el nombre y llamarla "gala de la eterna juventud".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook