09 de febrero de 2020
09.02.2020
Carnaval de Santa Cruz de Tenerife

Martel: "Zeta-Zetas es una murga que canta lo que siente de una forma espectacular"

El letrista de Zeta-Zetas afirma que "a veces piensas en descansar físicamente, pero luego te pica el gusanillo y sigues"

09.02.2020 | 00:01
Santi Martel, autor junto a Javi Lemus del repertorio de Zeta-Zetas.

Los responsables de Zeta-Zetas pasaron casi más nervios antes de cantar que cuando defendieron su repertorio ante el público de la final. La presencia de una estructura metálica para su canción de la valla motivó las quejas de algunos. Su letrista explica cómo se ideó su espectáculo.

¿Se puede decir que Zeta-Zetas es la mejor murga de los últimos cinco años?
Si es por los premios se podría decir que sí, pero hay murgas muy buenas como para decir que Zeta-Zetas es la mejor.

¿Qué ha ganado en la final del viernes: espectáculo o murga?
Ha ganado la mezcla: hay un espectáculo que lo canta la murga. Somos gente no profesional que quita muchas horas de sueño y se sacrifica mucho para estar a la altura de una final, con toda la ilusión del mundo. Zeta-Zetas es una murga que canta lo que siente de una forma espectacular.

¿Este repertorio lo pueden cantar en otro lugar?
Hay cosas que costará, pero si hay que cantarlo se cantará, igual que hicimos con el croma el año pasado; da igual que tenga más o menos cosas.

¿Podrán volver a reunir a tantos artistas como en la final?
Eso es una cosa que podría ser difícil, casi imposible, que se pueda volver a reunir a todos, porque pocas veces se ha podido conseguir reunirlos como hizo Zeta-Zetas la noche del viernes.

¿Ha ganado el repertorio o también la estrategia de estudiar las bases?
(Se ríe). No. Las bases se buscan porque quieres hacer cosas. Tienes la idea y luego miras a ver si se permiten dentro de las bases para poder desarrollarlas y hay que saber si lo que te planteas está dentro de las normas que permite la organización. Y trabajas para conseguirlo y adaptarte a ellas al máximo. El objetivo nuestro ha sido ser fiel al mensaje que queríamos enviar dentro de las bases; y había que luchar para conseguir.

¿Negociaron con Fiestas para garantizar el uso de instrumentos reales?
Este año se revisaron las bases y se redactó y se aclaró mejor y se sometió a votación; yo estuve en esa reunión donde estuvieron todas las murgas. Uno de esos puntos que se aclaró, creo que el artículo 9, a todo el mundo le pareció bien y nadie se puso en contra.

¿Y con el uso del cuarto piso de la grada donde canta la murga en la final?
Estaba dentro de las medidas que permite Fiestas; incluso con la valla, que está hecha con módulos de 1x1, aunque no se vea, como si fuera un mecano. Empiezas a unir, y estás dentro de los metros exigidos en las bases.

¿Para que un repertorio que llegue al público hay que hacer una cabalgata en el escenario?
En el caso de Zeta-Zetas, si es lo que dice la letra, por eso se hace, para transmitir y toca emocionar. Supongo que el resto de murgas lo harán por el mismo motivo. Igual hicimos cuando rendimos homenaje a la mujer, y no había una cabalgata. La emoción llega con lo que quieras transmitir, pero no hace falta una cabalgata.

¿Desde cuando tenían ideado ya el repertorio para 2020?
Estaban hablado todos los temas desde antes de verano; acabando Got Talent ya nos sentamos y decidimos los temas.

¿Haber ganado Got Talent le proporcionó más medios para su puesta en escena?
Eso siempre ayuda. Si no, nos hubiéramos buscado la vida de otra forma.

¿Zeta-Zetas ha sido la mejor murga de este concurso?
Es mi murga, y para cada uno la murga de uno es la mejor. Yo más que ver quién es la mejor prefiero quedarme con las sensaciones. Para mí me quedo con la magia que he sentido con la murga y mi gente en el concurso de este año.

¿Zeta-Zeta acaba este año un ciclo?
(Se ríe). Parece ahora que está de moda si se abren o se cierran ciclos. El tiempo te lo dirá.

¿En algún momento Javi Lemus o usted se ha planteado un descanso?
Tal vez descansar físicamente, sí, porque esto lleva una presión muy grande y un trabajo enorme; no se ve toda la dedicación que hay detrás del repertorio. Pero siempre nos va a picar el gusanillo. Esto nos gusta y no sabes lo que vas a hacer.

¿Cuál es el mayor orgullo cuando cantas el repertorio?
La conexión con la gente y lo que sientes con el público. Yo estaba de espalda en un momento del repertorio y me tuve que virar a cantar al público y se me saltaban las lágrimas por la conexión con toda la gente del recinto.

Parece duro la parte que le dedican a Bambones ...
Son pensamientos que transmites en el momento en el que lo hicimos. Son cosas que queríamos decir.

¿Volvería a repetirlo?
No tienes por qué. Cuando lo escribes lo haces pensando en que debes de contarlo, pero sin acritud ninguna; cada uno envía su mensaje, de la misma forma que otras murgas lo han hecho. Son mensajes y pensamientos y yo, como murguero, me han dicho miles y lo he respetado porque también soy parte de la opinión y tengo que aceptarlo.

¿Qué ha aportado Ríchar Casanova en el apartado musical?
Tiene una exquisitez musical y personal. Es un trabajador brutal y tiene magia. No te cansas de escuchar lo que ha hecho con la murga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook