06 de febrero de 2020
06.02.2020

La voz del pueblo

06.02.2020 | 06:45
La voz del pueblo

Tremendo revuelo se ha armado en la calle, y en mi cantina también, con las canciones de algunas murgas en el concurso. Como mi negocio es fiel reflejo de la sociedad, hay división de opiniones, gente a favor y gente en contra

Tremendo revuelo se ha armado en la calle, y en mi cantina también, con las canciones de algunas murgas en el concurso. Como mi negocio es fiel reflejo de la sociedad, hay división de opiniones, gente a favor y gente en contra. Algo parecido a lo del fallo de anoche con las finalistas de mañana: hay quien piensa que están las que deben estar, y quien cree que alguna no debió haber pasado.
Pero quien nos hizo una gracia tremenda fue Lolo "El moña", que vino al acabar el concurso, con un rebote tremendo a cuenta de la denuncia, una vez más, de cierto colectivo social que, al parecer, se ha vuelto a sentir ofendido por una parodia murguera de Los Triquis, en una de sus canciones de concurso. Dice "El Moña" que, como ocurrió hace unos años con La Fufa, vuelven a sacar de madres una simple parodia que debe ser interpretada dentro del contexto de murga, carnaval y trasgresión. La misma trasgresión que mostró aquel Drag Queen de Las Palmas cuando ejecutó una actuación que ofendió a un colectivo de personas católicas y en cuya defensa, no solo no salió quien ahora denuncia a Triquis, sino que además alegaron que aquello era pura libertad de expresión. Y ahora vuelven a la carga; y hay algo en lo que le doy la razón al "Moña": Nos parece bien que el colectivo LGTBI emita un comunicado y exprese lo que estime conveniente, pero lo que parece alucinante es que dicho colectivo, al final del comunicado, le diga a la murga lo que debe o no debe cantar. Algo similar ya se vivió en tiempos de la dictadura franquista cuando las murgas tenían que llevar sus canciones al Ministerio de Información y Turismo, para solicitar el visto bueno de lo que iban a cantar y revivirlo, sería una auténtica involución.
Es verdad que las murgas deben cuidar que, en sus canciones, no se ofenda a nadie, pero también deben seguir saliendo al Carnaval con total libertad de expresión, so pena de dejar de ser, si esto sigue así, la auténtica voz del pueblo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook