Canarias atiende al 40% de los menores migrantes llegados a España

Las comunidades y el Ministerio de Infancia se reúnen hoy en Tenerife para abordar el reparto

Un niño de origen subsahariano desembarca en el muelle de Arguineguín, en Gran Canaria, tras ser rescatado por Salvamento Marítimo a bordo de un cayuco..

Un niño de origen subsahariano desembarca en el muelle de Arguineguín, en Gran Canaria, tras ser rescatado por Salvamento Marítimo a bordo de un cayuco.. / José Carlos Guerra

Dos de cada cinco niños migrantes sin apoyo familiar son atendidos por Canarias. El incremento de la llegada de menores a las Islas a bordo de cayucos en el último cuatrimestre de 2023 terminó de colapsar la red de acogida del Archipiélago, que llevaba años sacando músculo para no dejar a ningún joven en desamparo. El Gobierno canario tutela actualmente a 5.645 niños extranjeros, de los más de 13.000 que hay en todo el territorio nacional. Mañana se celebra en Tenerife la tercera Conferencia Sectorial de Infancia y Adolescencia de la legislatura, en la que se presentará a las comunidades el texto pactado entre Canarias y Estado para modificar el artículo 35 de la ley de extranjería, que hará obligatorio el reparto de los menores migrantes entre todas las autonomías. Una medida que ha levantado recelos en algunas regiones y amenaza con romper los pactos entre PP y Vox.

Además, de los consejeros de Derechos Sociales, en la reunión participarán la ministra de Juventud e Infancia, Sira Rego, el ministro de Política Territorial, Ángel Víctor Torres, y el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo. Castilla y León, Extremadura y Murcia, gobernadas por el Partido Popular en coalición con Vox; Andalucía (PP), Cataluña (ERC), Castilla-La Mancha (PSOE) y Navarra (PSOE-Geroa Bai-Contigo Navarra) han confirmado que intervendrán de forma presencial en el encuentro y el resto se conectará de forma telemática

El segundo punto del orden del día, después de analizar el texto legal, es la aprobación de la derivación voluntaria de los 400 jóvenes que corresponden al cupo de 2024. Estos traslados, basados en la solidaridad interterritorial, solo han sacado a 32 menores de Canarias en los últimos diez meses (16 a Asturias y 16 a Aragón), que correspondían a los 339 del cupo pactado en 2023. Por último, se abordará la puesta en marcha de un grupo de trabajo para la atención de los menores migrantes.

Apertura de centros

La falta de recursos financieros para atender a los menores es la principal excusa que ponen las comunidades autónomas para abrir sus puertas. El Gobierno de España ha asegurado que cuenta con financiación suficiente para cubrir los gastos derivados de la acogida de los niños. Pero, ¿cuál es el mapa de los menores migrantes en España? ¿Las comunidades están realmente colapsadas?

La región que tiene más niños y jóvenes migrantes bajo su tutela es Cataluña, donde hay 2.480 menores, a los que se suman otros 4.272 mayores de edad que siguen bajo la protección del sistema. El 51% de los jóvenes proceden de Marruecos y el 35,6% de países subsaharianos. Fuentes de la Generalitat de Catalunya aseguran que, actualmente, no hay plazas de acogida libres. En los últimos años, han trabajado para abrir nuevos centros y han pasado de unas 800 plazas en 2017, a cerca de 4.000 en 2024.

Madrid también soporta una importante presión, especialmente por las entradas que se producen a través del aeropuerto de Barajas. En lo que va de año, esta región ha atendido a 1.239 menores extranjeros, casi los mismos que a lo largo de todo el año anterior. Las tres diputaciones forales vascas, que son las que tienen la competencia de los menores en situación de vulnerabilidad, podrá sobre la mesa de la sectorial la necesidad de contar con un plan de contingencia que defina los derechos y deberes de cada comunidad autónoma. En País Vasco hay en estos momentos 723 niños y jóvenes sin acompañar (511 en Bizkaia, 180 en Gipuzkoa y 70 en Álava).

La Junta de Andalucía publicó la semana pasada que su sistema de acogida está a un 115% de su capacidad. Esta región ha sufrido históricamente una fuerte presión migratoria y en 2018 vivió una situación similar a la de Canarias con los menores. Actualmente, tutela a 741 chicos. La Generalitat Valenciana tiene acogidos en centros a 481 menores migrantes no acompañados, en un sistema de acogida que cuenta con 317 plazas.

Nueva ruta migratoria

El Govern de les Illes Balears, que tiene bajo su tutela a 213 niños y jóvenes migrantes, considera que a la hora repartir a los menores llegados a Canarias se debe tener en cuenta la existencia de una nueva ruta migratoria entre la costa africana y Baleares por la que transitan pateras durante todo el año. La Región de Murcia tutela a 235 menores migrantes no acompañados, de los que 71 han pasado previamente por Canarias. Los otros 164 llegaron directamente a Murcia, algunos en patera, por carretera y otros en avión.

Galicia es una de las autonomías que se revelan en contra de que el Gobierno central imponga a las comunidades una nueva propuesta de reparto sin escuchar a los Ejecutivos regionales. En lo que va de año, el sistema de protección gallego ha acogido a 200 niños, niñas y adolescentes no acompañados. El Gobierno de Aragón tutela a 134 menores migrantes, que están alojados en dos centros con 104 plazas, lo que implica que la red de acogida está a un 128,85% de su capacidad. Además, cuenta con otras 105 plazas ocupadas dentro de programas de autonomía y transición a la vida adulta, para jóvenes hasta 23 años, a los que desde el Gobierno de Aragón se atiende hasta su emancipación.

Navarra atiende actualmente a 110 menores, que primero envía a un centro de orientación para, después de una valoración inicial, derivarlos a pisos más pequeños en los que puede ofrecerles una atención más personalizada.

Entre las comunidades que menos niños y adolescentes extranjeros tutelan están Asturias, Extremadura y La Rioja. En el Principado hay 89 niños y adolescentes extranjeros, con lo que su sistema de acogida está al 100% de su capacidad. Por esto, la oferta de Asturias al Gobierno central se basa en los cálculos de salidas de los programas de transición a la vida adulta por cumplimiento de objetivos de inserción laboral, que generan un flujo que permite que estas personas que van cumpliendo la mayoría de edad se vayan incorporando y dejando plazas libres en centros de menores. En Extremadura atienden a 74 niños y adolescentes migrantes; y en La Rioja a tan solo once. Aun así, el Gobierno riojano ha advertido que su capacidad actual para acoger menores está al límite.