Sistema de Financiación Autonómica | Canarias tiene que volver a explicar el REF

Una financiación «especial» para Cataluña y un ‘ya se verá’ para Canarias

El Gobierno central recuerda que mantener el REF fuera del sistema depende del «consenso parlamentario»

Asián exige un Consejo de Política Fiscal urgente

Un instante, este miércoles, de la cuarta conferencia sectorial sobre el Plan de transformación, recuperación y resiliencia, que contó con la asistencia de la consejera Asián.

Un instante, este miércoles, de la cuarta conferencia sectorial sobre el Plan de transformación, recuperación y resiliencia, que contó con la asistencia de la consejera Asián. / Europa Press

El Gobierno de Pedro Sánchez está dispuesto a darle a Cataluña un «tratamiento especial» en el próximo Sistema de Financiación Autonómica (SFA). Lo ha dicho la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, cuando el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) aún no se ha reunido para empezar a abordar la reforma del sistema –la última vez que los responsables de las finanzas autonómicas se sentaron a la mesa del CPFF fue en diciembre, hace ya medio año–. La pública voluntad del Ejecutivo central de dar un trato «singular» a Cataluña, que es uno de los pagos a los que el PSOE se comprometió con los independentistas de Esquerra (ERC) a cambio de su apoyo a la investidura de Sánchez, contrasta, sin embargo, con la cautela con que el Gobierno estatal responde cuando se le pregunta sobre la cuestión canaria. Para las Islas es vital que los fondos que se derivan de su Régimen Económico y Fiscal (REF) queden al margen del debate de la financiación autonómica. Hasta 2017, los dineros del REF se le descontaban al Archipiélago, dicho en términos gruesos, de los recursos ordinarios del SFA, con lo que se daba la paradoja de que un instrumento, el REF, con el que se compensan las desventajas obvias de Canarias frente al resto de regiones europeas –la lejanía del continente, la fragmentación de su territorio, el pequeño tamaño de su mercado interior…– se consideraba de facto una suerte de extra o añadido, casi una dádiva. Se mermaba así el carácter y espíritu compensatorio del fuero regional. Pues bien, frente al anuncio urbi et orbi de un trato «especial» para la rica Cataluña –la renta per cápita en esta autonomía es de 32.550 euros, por los 22.303 de la pobre Canarias–, el Gobierno central recuerda que el «mantenimiento» de la desvinculación de los fondos del REF de los del SFA «precisará del correspondiente consenso parlamentario».

El Ejecutivo de Sánchez prepara así la negociación de la futura financiación autonómica desde distintos puntos de partida: mientras que en el caso de Cataluña asume, de hecho, que esta debe mejorar su estatus en el reparto de los fondos del SFA, y así lo defiende de manera pública sin ni siquiera haber reunido a las comunidades autónomas; en el caso de las Islas y el REF opta por un perfil digamos más institucional y se queda en un ‘ya se verá’.

«Permanente»

En la respuesta por escrito a una pregunta al respecto de la diputada Cristina Valido, de Coalición Canaria (CC), el Gobierno recuerda que fue una disposición final en la ley de los presupuestos generales del Estado de 2017, que a su vez modificó la ley del SFA de 2009, la que hizo posible que los fondos propios del REF no se aminorasen de la cuantía que le corresponde al Archipiélago con cargo al Fondo de Competitividad, que junto con el Fondo de Cooperación es una de las dos grandes herramientas financieras en pos de la convergencia socioeconómica de las autonomías más pobres. Esta desvinculación de los dineros del REF de los recursos del SFA «supuso un incremento de recaudación para Canarias con carácter permanente». No obstante, y «al margen de lo anterior», el Ejecutivo central se apresura en puntualizar el término «permanente».

La defensa pública de un trato singular a Cataluña contrasta con la cautela al aludir al caso canario

El Gobierno precisa a continuación, «de cara al futuro SFA», que tanto la ley del REF como el mismo Estatuto de Autonomía de Canarias «prevén» la desvinculación de los fondos del fuero –esos que proceden del IGIC o del AIEM, por ejemplo– de los ordinarios del sistema, si bien ambas leyes «someten» esa desvinculación a lo que establezca la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas, que es precisamente la razón de que, en realidad, nunca haya existido una separación perpetua o garantizada entre el REF y el SFA. En definitiva, el Gobierno advierte de que mantener el actual statu quo, ese del que el Archipiélago disfruta desde 2017, «precisará del correspondiente consenso parlamentario».

A tenor de todo lo anterior, no extraña que la consejera de Hacienda del Ejecutivo canario, Matilde Asián, pidiese este miércoles la convocatoria inmediata del CPFF. La representante del Gobierno presidido por Fernando Clavijo no solo tendrá que batirse el cobre en Madrid para explicar por enésima vez el sinsentido de que un REF compensatorio y amparado por Bruselas acabe por descompensar a las Islas en el SFA, sino que, además –y como el resto de comunidades–, deberá exigir luz y taquígrafos para que el trato singular a Cataluña no vaya en detrimento de las demás autonomías de régimen común. No en vano, los Ejecutivos regionales de todo color –también los socialistas– temen que haya una doble negociación del SFA: una bilateral con la Generalitat catalana y otra con el común de los mortales, esto es, con las restantes 14 comunidades de régimen común. Y máxime tras escuchar a Pere Aragonés eso de que ERC, de cuyos votos depende la estabilidad del Gobierno central, no quiere ni el «maquillaje» del actual SFA ni que se le pongan «parches», sino un «concierto catalán», lo que en la práctica supondría ponerle los últimos clavos al ataúd de la solidaridad interautonómica.

La desvinculación del fuero regional de los fondos ordinarios no está garantizada por más que así se asegurase

Asián se vio este miércoles con el ministro Carlos Cuerpo en conferencia sectorial para abordar el plan de recuperación, un encuentro en el que finalmente, y pese a que así lo había pedido la mayoría de comunidades, no se entró en materia de financiación autonómica. La consejera explicó que el ministro no le vio cabida a la cuestión del SFA en esa conferencia sectorial, por lo que remitió a los representantes autonómicos al CPFF. No obstante, la mera petición de incluir en el orden del día un punto sobre el SFA ya deja patente el descontento generalizado en las regiones con el trato «especial» a Cataluña.

Cabreo monumental en los Ejecutivos autonómicos

La postura favorable del Gobierno central a un trato «especial» a Cataluña cuando ni siquiera han comenzado las negociaciones de cara al futuro Sistema de Financiación Autonómica (SFA) ha causado un monumental enfado en las restantes comunidades. El presidente de la Generalitat valenciana, Carlos Mazón, aseguró este miércoles que ese tratamiento singular que el Ejecutivo de Pedro Sánchez está dispuesto a darle a Cataluña es «incompatible» con la mejora a la que aspira su región, a la que investigaciones como las de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) sitúan entre las más perjudicadas por el actual SFA, que debió reformarse en 2014 y que, por lo tanto, lleva diez años caducado. La vicepresidenta segunda de Aragón, Mar Vaquero, fue un paso más allá y calificó de «ocurrencias» los planteamientos del Gobierno estatal, que, subrayó, «está atacando los principios de igualdad y de solidaridad». Del otro lado, el presidente de la Generalitat catalana, Pere Aragonés, siguió metiendo presión al Ejecutivo de Sánchez y avisó que no van a conformarse con el «maquillaje» del actual SFA ni con un «parche», sino que quieren una financiación «singular» a la vasca, es decir, un «concierto catalán». | M.Á.M.

Suscríbete para seguir leyendo