Domínguez apela a un pacto de Estado entre Sánchez y Feijóo

«Le debo al partido quién soy en política, pero Canarias está antes que nada», asegura el vicepresidente autonómico

Salvamento acompaña a La Restinga a un cayuco con 145 personas a bordo

Salvamento acompaña a La Restinga a un cayuco con 145 personas a bordo / Gelmert Finol / Efe

«El Partido Popular espera una llamada del Gobierno de España para negociar la reforma legal para el reparto obligatorio de menores migrantes», afirma Manuel Domínguez, vicepresidente del Gobierno de Canarias y líder de los populares en las Islas. A su juicio, el Ejecutivo de Pedro Sánchez «ya habría llamado», si verdaderamente considerara un asunto de Estado la situación de emergencia humanitaria que se vive el Archipiélago, donde hay 5.645 niños y adolescentes migrantes sin el respaldo de un adulto alojados en 80 centros de acogida bajo la tutela del Gobierno autonómico.

«Lo que he pedido a mi partido a nivel nacional es que esperen la llamada del Gobierno central y que haya predisposición a la negociación. Alguien tendrá que explicar el contenido del documento. No se lo voy a explicar yo, porque solo represento a una comunidad autónoma», detalla Domínguez. A su juicio, «no es de recibo» que desde el PSOE «estén empeñados» en hablar con el Partido Popular sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial y «no lo hagan por un asunto como la migración irregular, que se está cobrando la vida de miles de personas». 

Domínguez hace hincapié en que si la modificación del artículo 35 de la ley de extranjería se considerara un asunto de Estado, «como la amnistía», el Gobierno debería haber iniciado «desde hace mucho tiempo» las negociaciones con todas las fuerzas políticas del arco parlamentario para conseguir el máximo apoyo posible en las Cortes Generales. «Lo han dejado pasar porque no les interesa enfrentarse a sus presidentes autonómicos y no quieren hacer daño ni a los catalanes ni a los vascos», sentenció.

Política migratoria

El líder de los populares en las Islas asegura «remar a favor» de la reforma legislativa y señala que ahora toca trabajar para recabar el apoyo de las fuerzas políticas a nivel nacional. «Intentaremos convencer a todo el mundo de que esta medida es esencial y de que es un asunto de Estado. Canarias no puede más. Iríamos de rodillas si hiciera falta para que entiendan que no tenemos más capacidad», alega. Además, Domínguez muestra su apoyo al texto trabajado de forma bilateral entre los gobiernos de España y de Canarias al afirmar que, aunque le debe su carrera política al PP, «Canarias está antes que nada». 

El vicepresidente canario critica la «estrategia sucia» del PSOE y, especialmente, del ministro de Política Territorial, Ángel Víctor Torres, de depositar sobre el PP toda la responsabilidad de la reforma legal. «Se han dirigido al vicepresidente del Gobierno de Canarias, que representa solo a una comunidad autónoma», apuntó Domínguez, quien considera «desleal e irresponsable» la actitud de Torres. «Si no tiene capacidad para ayudar a Canarias, que dimita», sentenció. La mesa de portavoces de las fuerzas políticas del Parlamento regional todavía no se han reunido para analizar el texto, por lo que Domínguez insiste en que el acuerdo no será definitivo hasta que se logre atar el fleco de la financiación para todas las comunidades acogentes, incluida Canarias.

El líder de los populares canarios sostiene que el asunto más preocupante en el país es la migración irregular y lamenta que no se esté atajando con medidas reales. «Exigimos al Gobierno de España que deje de mirar para otro lado, que plantee políticas eficaces de derivación de menores y que, de una vez por todas, se hable de política migratorias», señaló Domínguez, quien recordó que nadie habla de que la migración irregular debe parar, para evitar que mueran personas en la travesía y nazcan bebés a bordo de un cayuco. «No debería de llegar ni una sola patera más», concluyó.