Canarias quiere ampliar el uso de la RIC para engordar el mercado del alquiler

El cambio en el REF posibilitaría que pymes y autónomos pudieran invertir para rehabilitar casas vacías o inacabadas y aumentar la oferta de arrendamientos

El Gobierno de Canarias busca aumentar la oferta de vivienda en alquiler con incentivos fiscales del REF

ACFI TV

La emergencia habitacional en Canarias está llegando a tal extremo que el Gobierno regional busca cualquier resquicio que pueda poner más vivienda de alquiler en el mercado. La última medida que ha propuesto es realizar una modificación del Régimen Económico y Fiscal (REF), para ampliar las opciones de la Reserva de Inversiones en Canarias (RIC) y que pueda destinarse a la rehabilitación de viviendas vacías o inacabadas. ¿El objetivo? Tratar de movilizar unos 2.000 millones de euros que están pendientes de materializarse, con los que si bien no se resolvería el problema, sí se podría engordar la exigua oferta que existe en el Archipiélago y dar así un paso más para atender esta crisis que afecta a la población de las Islas. 

Con este estímulo, el vicepresidente del Gobierno y consejero de Economía, Manuel Domínguez, espera activar la inversión privada en el sector inmobiliario y provocar al menos un cambio de tendencia. Solo en el último año, los precios han subido un 13%, convirtiendo a las Islas en una de las regiones donde la presión por el alza de los arrendamientos es más importante. 

La medida busca moderar los precios a través de la incorporación al mercado de viviendas que ahora mismo están vacías, pero que primero hay que rehabilitar o terminar su construcción. «Este incentivo del REF podría tener un impacto inmediato», indicó, «mejorando la vida de las familias y jóvenes que viven en Canarias y ven limitada su movilidad laboral y su desarrollo personal ante el alto coste de los pisos, que asfixia sus economías domésticas».

En este sentido, se quiere conseguir sacar al mercado una parte de las 211.331 viviendas vacías que el Instituto Nacional de Estadística (INE) calcula que existen en el Archipiélago y que suponen un 18% del total. Inmuebles sin ocupantes de larga duración a los que habría que sumar aquellos que por diferentes motivos –en su mayoría por quedar en abandono tras el estallido de la crisis financiera e inmobiliaria de 2008– están sin terminar. 

La RIC es un mecanismo integrado en el fuero canario que permite a las empresas radicadas en el Archipiélago una reducción fiscal del hasta el 90% del impuesto de sociedades y del 80% en el IRPF si dedican estos beneficios a realizar inversiones como la ampliación o modernización de sus instalaciones o la creación de puestos de trabajo. 

Esta no sería la primera vez que se permitiera usar la Reserva de Inversiones para el alquiler residencial. Así lo recordó ayer el comisionado del REF, José Ramón Barrera, quien explicó que hasta el año 2006 esta posibilidad estuvo activa, pero fue cancelada ante la «falsa creencia de que estaba ejerciendo un efecto negativo sobre los precios». Cuando, en realidad, la subida se estaba dando a nivel generalizado en todo el país, inmerso en plena burbuja inmobiliaria. 

Ahora, para garantizar la buena marcha de esta medida, Barrera recomienda que se establezca la condición de que las viviendas sean puestas en alquiler en un corto periodo de tiempo y que sean utilizadas como residencia habitual del inquilino. Además, según la normativa de la RIC, la inversión en vivienda deberá mantenerse al menos durante cinco años. 

El fuero canario también incluyó hace años la opción de poder aplicar la RIC a la vivienda turística, una de las actividades que ahora muchos consideran como uno de los factores que merma la oferta en el mercado. Sin embargo, en 2018 ante el vertiginoso crecimiento del número de inmuebles que se destinaban a esta actividad, se le puso fin. Pero Barrera destacó que en esa reforma hace cinco años se abrió también la posibilidad de que las empresas pudieran invertir sus beneficios en sectores de alto impacto social, como es ahora la promoción de vivienda en alquiler, dando encaje legal a la nueva medida. 

Sin embargo, para poderla en marcha se debe modificar el Régimen Económico y Fiscal de Canarias. Para ello, primero la Comunidad Autónoma debe elevar al Gobierno central un informe favorable.  Asimismo, el proyecto de reforma será remitido al Parlamento de Canarias para su debate y votación y seguirá su trámite si consigue el respaldo de dos terceras partes de los diputados de la Cámara regional.

Suscríbete para seguir leyendo