El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha asegurado este miércoles que este año el archipiélago recuperará las plantillas policiales con las que contaba antes de la última crisis, que ha impedido reponer las plazas de los agentes que se han ido jubilando.

En una rueda de prensa en la que ha informado del impacto que tendrá la revalorización de las pensiones en las islas, Pestana ha subrayado, respecto a la incidencia de la violencia machista en el archipiélago, que no existe más criminalidad en este ámbito, sino más denuncias de este tipo de delitos.

Preguntado por la capacidad que tienen en esta comunidad las plantillas de la Policía Nacional y la Guardia Civil para atender a las víctimas de la violencia machista, el delegado del Gobierno ha dicho que "no hay ningún servicio público en el que podamos decir que tengamos suficiencia".

No obstante, ha resaltado que, además de incrementarse en más de 600 efectivos en los últimos cuatro años las plantillas de Policía Nacional y Guardia Civil, las policías locales de 44 municipios del archipiélago colaboran con ambas en el marco del sistema Viogén, diseñado para hacer un seguimiento integral de los casos de violencia de género.

El delegado del Gobierno en Canarias ha subrayado que esta región registra unas ratios de criminalidad generales inferiores a la media nacional y ha estimado que este año se podrán recuperar en las plazas que ha perdido en los últimos años.

Sobre la persecución policial que tuvo lugar este martes en Las Palmas de Gran Canaria, a raíz de que un vehículo se diera a la fuga tras saltarse una señal de stop, Pestana ha informado de que los ocupantes de ese turismo, que chocó contra una ambulancia y atropelló a una persona, fueron detenidos, lo que evitó que cometieran un robo, ya que portaban pasamontañas y guantes, entre otros objetos "propios de esa actividad".

Pestana ha agradecido la colaboración ciudadana, ya que fue muy importante en este servicio a la hora de orientar a los agentes policiales para que pudieran llegar a las viviendas donde se escondieron los posteriormente detenidos