La policía autonómica canaria llegará hasta los 500 efectivos y ese será su límite de plantilla al menos en un horizonte a corto y medio plazo. El Consejo de Gobierno aprobó ayer el nuevo catálogo de puestos de trabajo del Cuerpo General de la Policía Canaria con el fin de incrementarlo en 100 plazas más y poder llegar a una plantilla que permita desplegar el cuerpo a todas las islas y, a partir de los 300 efectivos, negociar la cofinanciación del Estado como sucede con otros cuerpos autonómicos.

Julio Pérez cree que con esta plantilla se puede desplegar el cuerpo con bases en todas las islas

Cuando se creo la Policía Canaria el objetivo era alcanzar hasta los 1.700 efectivos pero el fin era otro, es decir, convertirlo en un cuerpo policial similar al catalán o el vasco asumiendo con el tiempo competencias de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. El planteamiento ahora es que sea un cuerpo «especializado» y limitado a las competencias de la Comunidad Autónoma, según explicó ayer el portavoz del Ejecutivo y consejero de Seguridad, Julio Pérez. 

Con esos casi 500 efectivos previstos se podría pensar en la prestación de unos «servicios más efectivos» que los actuales y en concurrir a otras fuentes de financiación, recalcó Pérez. Añadió que la policía autonómica está siendo «muy utilizada» por los órganos de Justicia y por otras administraciones, y que la idea es mejorar su «cualificación» y su presencia, así como su sistema de retribuciones y de jornadas y perfeccionar su organización. El consejero indicó que las previsiones iniciales de llegar o incluso rebasar la cifra de 1.000 efectivos en la Policía Canaria «no es un objetivo que deba descartarse», aunque «tampoco conviene pensar que esto es inmediato».

El titular de Seguridad recordó que cuando llegó el cuatripartito al poder en 2019 la Policía Canaria contaba con 90 efectivos y que ahora son 210. Hay en marcha un proceso selectivo por el que se incorporarán 75 agentes más, además de varios suboficiales y oficiales, lo que supondrá alcanzar los 308. Con el nuevo catálogo se podrán seguir convocando oposiciones para llegar a los 476 efectivos, que son ahora el objetivo para los próximos años con el fin de poder abrir bases en todas las Islas, una demanda que ya han solicitado cabildos y ayuntamientos de las islas no capitalinas.

El catálogo

Una vez aprobado el proyecto de decreto, el catálogo de puestos de trabajo de CGPC queda constituido por un comisario jefe, designado por el procedimiento de libre nombramiento con convocatoria pública, pudiendo ser removido libremente; dos comisarios principales, que accederán a este empleo por concurso de méritos entre los comisarios del CGPC, los mandos equivalentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o los oficiales superiores de las Fuerzas Armadas; un comisario de la Brigada Móvil (Brimo), que será provisto por concurso específico, y tres comisarios de la Unidad de Recursos Operativos (URO), que alcanzarán este cargo por concurso entre los funcionarios que se encuentren en la situación de servicio activo en el empleo de subcomisarios, tengan un mínimo de dos años de antigüedad en dicho empleo, no hayan sido sancionados por la comisión de falta grave o muy grave, salvo que haya sido cancelada la sanción, y cuenten con la titulación exigible.

Además, el catálogo prevé dos subcomisarios de la Brimo y ocho subcomisarios de la URO, los primeros por concurso específico y los segundos por concurso oposición libre, con reserva de hasta el 50% de las plazas para los funcionarios del CGPC que se encuentren en la situación de servicio activo en el empleo de inspector y cumplan las condiciones antes citadas para los comisarios; dos inspectores de la Brimo y diez de la URO, con acceso por concurso específico y de méritos, respectivamente, entre los funcionarios del CGPC que se encuentren en la situación de servicio activo en el empleo de subinspector y reúnan los requisitos ya detallados, y cuatro subinspectores de la Brimo y dieciocho de la URO, elegidos bajo el mismo procedimiento que los inspectores, salvo que saldrán de aquellos que tengan el empleo de oficial.

Precisamente, el catálogo incluye ocho oficiales de la Brimo y cuarenta de la URO, designados mediante concurso específico y concurso-oposición de entre los policías con al menos dos años de antigüedad, que no hubieran sido objeto de sanción firme por la comisión de falta grave o muy grave, salvo que haya sido cancelada; y sesenta policías de la Brimo y 317 de la URO, que accederán por concurso específico y oposición libre, respectivamente.