Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uno de cada cien turistas del mundo aterriza en Canarias

El doctor en Geografía, Juan Israel García, considera que seguir creciendo puede ser "contraproducente" y aboga por reconfigurar el modelo turístico

Turistas hacen cola en el aeropuerto para facturar. Andrés Gutiérrez

Canarias acapara el 1% del turismo mundial aunque el Archipiélago apenas representa el 0,01% del territorio del planeta. Las Islas han sido capaces de atraer en los últimos años a una gran cantidad de personas que aterrizan aquí para pasar sus vacaciones. Una actividad turística que ha supuesto para la región un despegue económico sin precedentes décadas atrás pero que también ha tenido efectos colaterales, como el intenso crecimiento de la población surgido al calor de este desarrollo. Un reto demográfico cuyo análisis volvió a retomarse ayer en la comisión parlamentaria que aborda el equilibrio poblacional en Canarias. 

En ella, el doctor en Geografía y profesor ayudante doctor en el Área de Geografía Humana de la Universidad de La Laguna (ULL), Juan Israel García, aportó cifras de lo que la actividad turística representa para el Archipiélago. Unas 600.000 plazas alojativas y 300.000 turistas diarios –una cantidad de personas que es superior a toda la población de las Islas Verdes– convierten a Canarias en las islas con un mayor número de turistas por cada 100 habitantes del mundo. Ante esto, el experto consideró que seguir creciendo puede ser «contraproducente» y aboga por mantener los niveles actuales y cambiar el modelo turístico. 

A pesar de la gran cantidad de turistas que recibe cada año el territorio, el profesor explicó que el reparto no se hace de forma homogénea en toda Canarias y que, de hecho, el 97% de la presión la soportan cuatro islas: las dos capitalinas más Lanzarote y Fuerteventura. Y dentro de ellas, a su vez, se concentran en 16 municipios. «El 1,8% de la superficie regional aglutina el 97% de los turistas», concretó, por lo que puntualizó que el consumo de eléctrico o de agua o los residuos que generan estos visitantes se focaliza a su vez en estos lugares específicos. 

El director del Istac asegura que un alza de población del 15% en quince años «no es demasiado»

decoration

García quiso también abordar en su comparecencia cómo han funcionado las moratorias turísticas que se han aplicado en el pasado para contener el avance de la actividad turística. La ordenación urbanística ha sido una de las medidas que han puesto sobre la mesa algunas formaciones políticas para tratar de contener el crecimiento de la población en los próximos años. 

Sin entrar a valorar si sería o no una medida efectiva para este objetivo concreto, García determinó que a pesar de su aplicación «sí ha existido crecimiento» de la actividad turística durante su vigencia, ya que a pesar de que «la moratoria actuó» respecto al número de plazas hoteleras, el crecimiento se produjo «por otras vías». Apuntó que existen «un menor número de hoteles pero ahora son de mayor tamaño», con lo cual consumen un mayor número de recursos. El doctor en Geografía detalló que el crecimiento se ha experimentado sobre todo en la oferta complementaria, entre la que puso como ejemplo los campos de golf, que a su vez se rodean de suelo con uso residencial «que acaba teniendo uso turístico». 

Respecto al alquiler vacacional y como puede afectar esta actividad a la disponibilidad de vivienda y a su precio, García sostuvo que en este tema «no todo es blanco o negro». Recalcó que en algunos sitios, como son las zonas rurales, puede ser positivo porque fija población y genera rentas, mientras que en zonas urbanas sí que compite de manera directa con el alquiler tradicional. «¿A la hora de regularlo dónde nos posicionamos?», se preguntó, antes de añadir que «es difícil ponerle puertas al campo», ya que si el mercado lo hace rentable es complicado que «la gente no aproveche la oportunidad».  

El aumento de los habitantes y los cambios sociológicos recrudecerán la falta de vivienda

decoration

También abordó el problema de la escasez de vivienda el director del Instituto Canario de Estadística (Istac), Gonzalo Rodríguez, que compareció ayer en la comisión del «reto demográfico y el equilibrio poblacional en Canarias». «La necesidad de vivienda se va a multiplicar» no solo por el incremento de la población –que el Instituto Nacional de Estadística (INE) cifra en 350.000 personas en quince años– sino porque «la sociedad ha cambiado». «Los jóvenes cada vez se quieren comprar una casa antes y las parejas quieren tener cada uno una por separado», explicó. Rodríguez apuntó también a que el porcentaje de separaciones es cada vez mayor lo que aumenta la demanda, además de que el envejecimiento de la población «hace que al prolongar la edad las viviendas se ocupen durante más tiempo». Una situación que se conjuga con que el aporte de vivienda pública en Canarias «es ridículo».

Respecto a las previsiones de crecimiento de población, Rodríguez detalló que el INE estima un alza del 15,5% en el número de habitantes del Archipiélago de aquí a 2037. Un crecimiento que aseguró «no es mucho», ya que insistió en que el territorio necesita más población para hacer frente a aspectos como el pago de las pensiones. 

Algo para lo que habrá que recurrir a población inmigrante. El director del Istac recalcó que ahora mismo la población foránea representan en el Archipiélago el 15% del total. En su mayoría procedentes del Reino Unido, Italia y Venezuela. Aunque el porcentaje es mucho mayor en Lanzarote o Fuerteventura donde está por encima del 30% en el primer caso y del 47% en la isla majorera. 

Una "bomba" demográfica al lado de casa


«La mayor bomba demográfica de los próximos años está en al África subsahariana», advirtió ayer Gonzalo Rodríguez, director del Istac, al explicar en comisión parlamentaria cómo puede afectar a Canarias el crecimiento mundial de la población. «Hay que tener en cuenta que somos frontera de la superpoblación que se va a dar en este ámbito», recalcó, ya que se espera que los habitantes de este territorio se dupliquen en 30 años. Un crecimiento que podría generar importantes flujos migratorios hacia Canarias. Flujos que no han sido tenidos en cuenta para las proyecciones de entrada de personas extranjeras en el Archipiélago realizadas por el INE, que prevé que lleguen unos 18.000 inmigrantes en el año 2036. Luis Campos (NC) llamó ayer la atención sobre este hecho al apuntar que el saldo migratorio previsto es «contradictorio» si se tiene en cuenta el importante crecimiento poblacional que va a experimentar el continente africano. También Manuel Marrero (Sí Podemos) aseguró que Canarias es el lugar más próximo al que pueden moverse, lo que hará que se incremente y «mucho» las llegadas al Archipiélago a través del mar. Por su parte, José Miguel Barragán (CC) expresó que las Islas son para la mayoría de estas personas «un lugar de paso» y que la inmigración en la que se debe poner en foco es la que viene «en avión». | D.G.

Compartir el artículo

stats