Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rodríguez reclama a las empresas un esfuerzo para subir los salarios

El vicepresidente canario alaba las medidas acordadas para subir las pensiones y el sueldo de los funcionarios para mitigar el efecto de la inflación

14

Pleno del Parlamento de Canarias, 08/11/2022 Andrés Gutiérrez

«Ahora toca hacer un esfuerzo por parte de las empresas para subir los salarios». El vicepresidente del Gobierno canario y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, mandó ayer un recado al sector privado desde el pleno del Parlamento regional. Un mensaje para que en un contexto de inflación como el actual haga un sacrificio para aumentar las retribuciones de sus empleados, sobre todo en aquellas compañías «que tienen excelentes resultados». A la vista de que no ha cuajado el pacto de rentas que promovió el Ejecutivo central para tratar de contener los beneficios empresariales y los sueldos, Rodríguez insistió en que los negocios deben mejorar los ingresos de sus trabajadores. Puso como ejemplo a las patronales turísticas de las dos provincias, que en un contexto de recuperación de la actividad tras la pandemia, han firmado convenios con incrementos salariales para sus plantillas.

Durante una de sus intervenciones en la sesión de control al Gobierno, Rodríguez consideró que los trabajadores del sector privado son los únicos que todavía no se han beneficiado de un alza generalizada de sus ingresos, ya que el Ejecutivo que comanda Pedro Sánchez ha pactado subir los sueldos de los funcionarios un 1,5% este año, para lo que el Ejecutivo canario ha debido aumentar la partida destinada a tal fin en 70 millones de euros.

Los jubilados tampoco perderán en este ejercicio capacidad adquisitiva, ya que las pensiones subirán de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor (IPC) interanual promedio del mes de noviembre, que se calcula que se sitúe en torno al 8,5%.

Dos medidas tomadas a nivel nacional que según Rodríguez ayudan a paliar el impacto de la inflación en la ciudadanía y sostuvo que ahora es el turno de las empresas privadas. Iniciativas que en Canarias se suman a las que ha tomado el Gobierno regional, que se han plasmado en el proyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad Canaria para 2023 y que detalló en su comparecencia posterior. Entre ellas, el vicepresidente enumeró los ajustes «de orden técnico» que se van a realizar en el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) y también las modificaciones sobre el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). En este apartado, Rodríguez insistió en que a diferencias de lo que han hecho otras comunidades como Andalucía o Madrid –ambas con gobiernos del Partido Popular (PP)– el esfuerzo del ajuste fiscal en Canarias se dirige «a los sectores más dañados, las rentas medias y bajas». Para ello, han incluido en el proyecto de las cuentas canarias para el próximo año tres medidas: una deducción extraordinaria por el incremento de precios de la que podrán beneficiarse las rentas de hasta 30.000 euros; la intensificación de las deducciones autonómicas ya previstas, 13 de las 28 aumentarán un 20% y dos un 40%; y la tercera medida es un aumento de la base imponible para adaptar las rentas al nivel actual de inflación. Iniciativas que aseguró supondrán un «alivio fiscal» de 100 millones de euros para las familias canarias, una media de 105 euros por contribuyente. Aunque Rodríguez señaló que los problemas derivados del aumento de precios no se resolverán «a golpe de boletín oficial».

Los grupos de la oposición consideraron insuficiente el alivio fiscal propuesto por el Ejecutivo de Ángel Víctor Torres y así se lo hicieron saber al vicepresidente Rodríguez en la sesión de ayer. La diputada nacionalista Rosa Dávila criticó que esta rebaja sea de «solo» 100 millones de euros, cuando la recaudación de impuestos se ha incrementado un 30%. Y recalcó que su grupo ha propuesto al Ejecutivo surgido del conocido como pacto de las flores un paquete de medidas fiscales que incluye, entre otras, una rebaja del IGIC al 5%, aumentar las deducciones por los gastos educativos de los hijos o crear una nueva que incluya los gastos de estudios universitarios.

«Ridículo». Así calificó el diputado popular Fernando Enseñat el paquete de medidas fiscales propuesto por el Gobierno canario, quien añadió que la propuesta es una «burla» a las familias canarias, ya que supone solo ocho euros al mes, una cantidad con la que consideró «no se compensa ni siquiera el alza de la cesta de la compra».

Durante su interpelación a Rodríguez, le acusó de no haber sido capaces de resolver ninguno de los problemas de Canarias, ya que el presupuesto «no es solo para contar millones» sino que tiene que ofrecer resultados. El popular aseguró que con la izquierda en el poder «pagamos más impuestos que nunca», un esfuerzo fiscal que calificó como el mayor de los últimos diez años, ya que el Gobierno regional pretende recaudar «500 millones más». Sin embargo, consideró que este aumento de la recaudación no va aparejado a una mejora de los servicios públicos.

Vidina Espino, diputada del grupo Mixto, también criticó el «alivio fiscal» propuesto por el Gobierno de Torres, sobre todo ante el «el récord de recaudación» y se preguntó que tipo de alivio puede suponer esas deducciones «ridículas» para las familias que no van a poder pagar la hipoteca tras el alza de los tipos de interés. Y le aseguró a Rodríguez –con quien tuvo ayer varios intensos rifirrafes en el pleno del Parlamento– que «su lluvia de millones ya no impresiona a nadie», aludiendo al incremento del presupuesto para el próximo año, ya que apuntó que se han dejado sin ejecutar más de 600 millones.

Los representantes de los grupos parlamentarios que sostienen al Gobierno cerraron filas en defensa de las medidas que pretenden aplicar. Iñaki Lavandera, diputado socialista, reivindicó que Canarias es una de las comunidades con más deducciones del IRPF, 28 en total, que además se van a mejorar. Esther González, de Nueva Canarias, defendió que las rebajas fiscales propuestas por el Gobierno se orientan a las rentas medias y bajas, y recordó a la derecha que sus planteamientos «neoliberales» de rebajas fiscales para las rentas altas le han costado el puesto «a la fugaz primera ministra del Reino Unido».

Compartir el artículo

stats