Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una decena de partidos fragmenta la izquierda en Canarias hacia el 28-M

Las fracturas internas de Podemos provocan el surgimiento de Más Canarias, Reunir y Proyecto Drago v Todos quieren confluencia pero hay desconfianza

Alberto Rodríguez, Carmen Valido y Meri Pita en el Congreso en 2015. Eran otros tiempos en Podemos Canarias, los tres ya se han ido de la formación morada. Eduardo Candel Reviejo

Hasta una decena de partidos, agrupaciones y plataformas de izquierdas pululan ya por el espacio político de Canarias con la perspectiva de concurrir a las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2023, número que puede aumentar a medida que se acerquen los comicios. La división secular de la izquierda en las Islas vuelve a reproducirse ya que a las formaciones que vienen de anteriores convocatorias electorales se suman ahora partidos y movimientos que surgen principalmente de las fracturas internas de Podemos y que buscan un hueco propio en un escenario ya de por sí revuelto, como es el caso de Reunir, Proyecto Drago y Más Canarias.

¿Habrá confluencia entre tanto revoltijo de siglas y nuevos proyectos? A priori esa es la intención de los impulsores de estas plataformas, aunque habrá que ver cómo se concreta en los próximos meses. Podemos tiene la voluntad de aunar al máximo número posible de formaciones y plataformas con cierta celeridad, de hecho en noviembre se reanudan los contactos con otras fuerzas para intentar llegar a un acuerdo a ser posible antes de finalizar el año o a principios de 2023, para no llegar a la recta final de la campaña electoral con peleas intestinas.

El cambio climático, las políticas sociales y el territorio son los ejes sobre los que se mueve la mayoría

decoration

La coordinadora general de Podemos Canarias, Laura Fuentes, considera imprescindible no alargar una posible confluencia en el tiempo para centrarse en las propuestas que se van a lanzar a la ciudadanía. Evitar una imagen de división y sopa de siglas es un objetivo de la formación morada, pero también Fuentes marca sus líneas rojas, que son aquellas formaciones que se nutren de «tránsfugas» como es el caso de Reunir, formación que se presentó en sociedad este mes. El hecho de que la diputada Meri Pita, que abandonó Podemos y mantiene su escaño en el grupo Mixto del Congreso, orbite alrededor de este proyecto es razón suficiente para que los morados rechacen cualquier diálogo con Reunir.

Ahora mismo Podemos está centrado en sus primarias y en la redacción del programa electoral pero Fuentes asegura que el surgimiento de otras formaciones que también se identifican con la izquierda, reivindicando más avances sociales y la lucha contra la emergencia climática, no supone un debilitamiento de sus postulados debido el bagaje obtenido después de estos cuatro años en tareas de gobierno. «La izquierda debe tener altura de miras y no estar con peleas, nos estamos jugando que vuelva Coalición Canaria y el PP a gobernar en Canarias o que Ana Oramas termine dirigiendo las políticas sociales o el presupuesto de esta tierra», advierte la dirigente de Podemos.

Las organizaciones oscilan entre el soberanismo, el ecologismo y la identidad canaria

decoration

Pero Reunir niega que sea una escisión de Podemos y considera a esta formación un «bluff» que cuando ha llegado al Gobierno «se ha olvidado de los activistas y de los movimientos sociales». Así lo mantiene la portavoz de la formación, Emma Colao, que no quiere «estridencias» ni «aspavientos» en los contactos que se puedan mantener entre las distintas formaciones de izquierda para intentar alcanzar puntos en común. «Podemos se arroga ser el único propietario del espacio de la izquierda como antes hizo Izquierda Unida, es un discurso peligroso que favorece a la derecha, hay distintas alternativas y nosotros tenemos voluntad pero sin encontronazos», advierte Colao.

Proyecto Drago

Algunos de los postulados de Reunir son similares a los de la nueva plataforma liderada por el exdiputado de Podemos Alberto Rodríguez, denominada Proyecto Drago: obediencia canaria, defensa del territorio frente a la masificación turística, avances en políticas sociales o recuperar el poder adquisitivo perdido por los trabajadores. Rodríguez se lanza a la arena política después de dar un portazo a Podemos, pero la formación morada insiste en hablar con su exsecretario de Organización para alcanzar algún tipo de confluencia, si bien no ha gustado mucho entre los dirigentes de Podemos en Canarias que en la presentación de Proyecto Drago estuviese un asesor de Yolanda Díaz, cuyo proyecto Sumar causa inquietud e incertidumbre en Podemos y en el resto de las formaciones de izquierda hasta que la vicepresidenta del Gobierno concrete hasta dónde pretende llegar con esta plataforma.

Por Más Canarias, formación procedente de Más País de Íñigo Errejón, su coordinador Javier Navarro recuerda que cuenta con un acuerdo de colaboración que les vincula a Verdes-Equo y no ve como negativo que haya diferentes propuestas para lograr avances sociales sin retroceder en los derechos conseguidos hasta ahora. Para Navarro el diálogo que se establezca debe ser «inteligente» para no desembocar en una competición electoral, sino ofrecer propuestas y soluciones al «hartazgo» de la población.

Junto a estas formaciones también Izquierda Unida, Sí se puede, Nueva Canarias, Los Verdes, Ahora Canarias o el PCPC se mueven en el mismo espacio ideológico entre el canarismo y el ecologismo hasta el independentismo y la soberanía de las Islas. Diferentes formaciones que buscan calar entre la población descontenta con las políticas públicas e incidiendo en la emergencia climática y en las políticas sociales como ejes vectores de la mayoría de ellas.

Compartir el artículo

stats