Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Polisario censura a la ONU por maquillar su último informe sobre el Sáhara

De Mistura reconoce que en un año no ha conseguido desbloquear el proceso | Guterres pide a las partes que vuelvan a negociar «con mentalidad abierta»

Cuatro militares del cuerpo de pacificación de la Minurso patrullan por una carretera del Sáhara Occidental. E. D.

A una semana de que expire el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para la Organización de un Referéndum en el Sáhara Occidental (Minurso), el Consejo de Seguridad de la ONU debate a puerta cerrada sobre la previsible prórroga del cometido liderado por Staffan de Mistura. El enviado especial presentó su informe sobre el estado del conflicto, con un contenido que no contentó al Frente Polisario. Los representantes del pueblo saharaui enviaron una misiva al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la que critican duramente la inacción del organismo internacional, a quien acusan de maquillar la falta de voluntad negociadora de Marruecos.

Tras la reunión del Consejo de Seguridad, De Mistura reconoció que en un año de trabajo no ha conseguido sentar de nuevo a las partes ni hacer avanzar el proceso, según recogió la agencia Efe. El enviado especial señaló que «esta misión es única» en comparación con las anteriores en las que ha participado –fue enviado para Siria entre 2014 y 2018– y lamentó no poder hacer ningún comentario, porque no es el momento de la «diplomacia pública», sino de la discreta.

En su informe, De Mistura admite abiertamente que no ha podido visitar el territorio del Sáhara –pese a realizar dos viajes a la región– por decisión del Gobierno marroquí, que le informó de que «no le sería posible reunirse con representantes de la sociedad civil y de las organizaciones de mujeres» como él había pedido, por lo que «decidió no proceder» con esa visita. Además, señala que «la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos no pudo realizar ninguna visita al Sáhara Occidental por séptimo año consecutivo, a pesar de las múltiples solicitudes».

El informe de De Mistura no ha reflejado la situación provocada por «la intransigencia de Marruecos y la pasividad de la comunidad internacional», según señala el representante del Frente Polisario en España, Abdulah Arabi, quien considera que el enviado especial de la ONU a la región minimiza la repercusión que ha tenido la ruptura del alto el fuego sobre la población saharaui. Los ataques de Marruecos han derivado en enfrentamientos y bombardeos que han dejado 24 civiles muertos, según cifras del Frente Polisario, que no han podido ser confirmadas por otras fuentes. Arabi subraya que el informe es «muy benevolente con Rabat» y «no refleja la tensión reinante en la región».

La carta del Polisario a Guterres, firmada por su secretario general Brahim Gali, lamenta que De Mistura describa «la situación en el terreno como si nada hubiera pasado» y no sea más contundente a la hora de denunciar a Marruecos por «no tener ninguna voluntad política de facilitarle el trabajo». 

Arabi apunta que Rabat ha prohibido en dos ocasiones al diplomático de la ONU que el visite los territorios ocupados, lo que considera señal de que «está escondiendo su continua violación de los derechos humanos», ya que mantiene a los activistas saharauis «bajo un control férreo». El representante en España del Polisario asegura que el Gobierno marroquí no está dispuesto a llegar a una solución pacífica basada en la negociación, porque bloquea la labor de De Mistura «con la complicidad de los países que forman parte del Consejo de Seguridad».

Guterres ha pedido a Marruecos y al Polisario que reanuden el proceso de negociación «con una mentalidad abierta» y que «desistan de poner condiciones previas al proceso político», una alusión a la intransigencia de Marruecos –que se niega a discutir otra cosa que su plan de autonomía– y del Polisario, que exige un referéndum con opción de independencia. El próximo 27 de octubre el Consejo de Seguridad votará una nueva prórroga de un año para la Minurso y no se esperan sorpresas ni vetos.

El representante del Polisario en España subraya que el objetivo de la Minurso es llevar a las partes implicadas en el conflicto a una mesa de negociación para alcanzar una solución. «La salida al enfrentamiento tiene que estar basada en el derecho internacional y en que el pueblo saharaui se pronuncie a través de un referéndum de autodeterminación», apunta Arabi, quien asegura que Marruecos intenta imponer una autonomía «contraria a la legalidad y la naturaleza de descolonización del Sáhara». Por esto, solicita a la ONU y a los países influyentes «entrar en el juego» y evitar el bloqueo que impone Rabat a todos los intentos de acercamiento que se impulsan desde las Naciones Unidas. «La inacción de la comunidad internacional ha empeorado la inestabilidad en el norte de África», concluye Arabi.

Compartir el artículo

stats