Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El apoyo canario al referéndum del Sáhara se despliega ante la ONU

Una delegación de 32 organizaciones isleñas se traslada a Nueva York para defender el derecho a decidir del pueblo saharaui

La delegación canaria que participa en la comisión de la ONU, en el aeropuerto de Barajas. E. D.

La maraña política y diplomática del conflicto de Sáhara Occidental llega a la IV Comisión de Política Especial y Descolonización de Naciones Unidas, que se celebra esta semana en Nueva York y cuenta con la presencia de una amplia delegación canaria para reclamar el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. En este encuentro se debatirá sobre la situación de territorios como las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Malvinas, la Polinesia Francesa o Gibraltar. Mañana será el turno de Sáhara Occidental y tomarán la palabra los representantes de las 32 organizaciones canarias, amigas del Frente Polisario, que se han trasladado hasta la sede de la ONU para denunciar «la ilegal ocupación del territorio por parte de Marruecos» y defender el derecho a la autodeterminación «injustificadamente aplazado durante décadas».

El viraje de Pedro Sánchez sobre la postura de España frente al enquistado conflicto del Sáhara levantó ampollas tanto entre el pueblo saharaui, que tachó la decisión de «traición», como de la ciudadanía española y, especialmente la canaria, por los estrechos vínculos históricos del Archipiélago con la antigua colonia. El pasado marzo, Sánchez envió una carta a Mohamed VI en la que aseguró que la propuesta de un régimen de autonomía para el Sáhara planteada por Marruecos en 2007 era la vía «más seria, realista y creíble» para cerrar una herida que lleva 47 años abierta. Hasta ahora España apostaba por un posicionamiento respetuoso con la legalidad internacional y con las resoluciones de la ONU, que aboga por la libre determinación del pueblo saharaui. Pese al rechazo que el Congreso de los Diputados y parte de la sociedad civil mostraron hacia esta postura, el 8 de junio Sánchez ratificó su decisión en el Parlamento nacional.

Las asociaciones canarias denuncian «la ilegal ocupación del territorio por parte de Marruecos»

decoration

En este escenario, nació la iniciativa Canarias por el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, que ha organizado manifestaciones, desplegado pancartas y recogido firmas para exigir que se organice un referéndum en el Sáhara que permita a la población decidir sobre su futuro. El próximo paso de esta plataforma será una intervención ante las Naciones Unidas por parte de Inés Miranda, presidenta de la Asociación Internacional de Juristas por el Sáhara Occidental y consejera de Política Territorial y Paisaje del Cabildo de Gran Canaria; Luis Campos, como portavoz del grupo parlamentario Nueva Canarias; Flora Marrero, secretaria de Igualdad, Mujer y LGTBI+ de Coalición Canaria en Tenerife; y María José Belda, consejera y portavoz de Sí Podemos Canarias en el Cabildo de Tenerife.

Campos abordará el conflicto desde la óptica de «los incumplimientos de los derechos humanos por parte de Marruecos», la situación de los miles de refugiados en los campamentos más antiguos del mundo, como es el de Tinduf, así como el «deplorable tratamiento a los presos políticos sometidos a torturas». Asimismo, Marrero mostrará el «apoyo explícito y sin fisuras» de CC a las reivindicaciones del pueblo saharaui para poner fin a «la ocupación ilegal de los territorios del Sahara Occidental y recuperar todos sus derechos como nación». María José Belda destacará «la traición al pueblo saharaui, que es inadmisible», tras casi 50 años en los que «se ha optado por evadir la responsabilidad administrativa que tiene España sobre el Sáhara Occidental, ex colonia española que nunca llegó a recorrer el proceso de descolonización mandatado por Naciones Unidas».

Tras la firma de los acuerdos de paz y el alto al fuego de 1991 en el Sáhara Occidental comenzó la batalla de la ONU para mediar en un conflicto que implica a Marruecos, Argelia, España, al Frente Polisario y a la población saharaui que lleva décadas viviendo «a la deriva». Fue entonces cuando arrancó la Misión de Paz en el Sáhara Occidental (Minurso), por la que han pasado ya seis enviados especiales que han chocado de frente con las posiciones maximalistas de los afectados y la imposibilidad de mantener un diálogo libre y fluido con las partes.

Naciones Unidas lleva más de tres décadas tratando de mediar en el conflicto

decoration

Veto marroquí

Mañana se cumple un año desde que el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, nombró a Staffan De Mistura como enviado especial para el Sáhara Occidental, y en todo este tiempo aún no ha puesto un pie en el territorio saharaui. A lo largo de su mandato, De Mistura ha visitado dos veces los campamentos de refugiados de Tinduf, en el sur de Argelia, donde se ha reunido con portavoces del Frente Polisario, pero no ha conseguido el aval de Rabat para visitar El Aaiún, Dajla o cualquier otra parte del territorio controlado por Marruecos. En julio, la ONU anunció que el enviado especial viajaría ese mes al territorio saharaui, con una escala previa en Rabat. De Mistura pasó tres días en un hotel de la capital marroquí y mantuvo un encuentro con el ministro de Exteriores, Naser Burita. Finalmente, canceló su viaje a El Aaiún sin dar explicaciones.

Tras conocerse el cambio de planes, el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric, aseguró que De Mistura cuenta con «libertad de movimiento para ir donde considere necesario». Sin embargo, todos los anteriores enviados especiales para el Sáhara Occidental han asumido que su hoja de ruta pasa primero por Rabat y «negocian» con los responsables marroquíes, a quienes verán en su viaje al Sáhara. Siendo el habitual punto de fricción el hecho de que esos contactos del enviado incluyan a asociaciones independentistas o solo a los saharauis «seleccionados» por Marruecos.

Compartir el artículo

stats