50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Canarias tiene los mejores números de la pandemia gracias a la gestión de Conrado»

Agustín Manrique de Lara, expresidente de la CCE. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

El jueves comparece Conrado Domínguez por el 'caso mascarillas'. Agustín Manrique de Lara da un paso adelante para elogiar la gestión del director del Servicio Canario de Salud durante la crisis.

En su despedida como presidente de la CCE habló de la colaboración que mantuvieron las empresas canarias con el Gobierno en los primeros meses de la pandemia y del papel de Conrado Domínguez. ¿Por qué esta mención en concreto?

Nombré a Conrado porque para mí esos días fueron especialmente duros y complicados, y es en esos momentos extremos cuando se conoce mejor a las personas. Nosotros colaboramos con él pero él hacia 20.000 cosas más. Solo vi una pequeña muestra de la intensidad con la que trabajaba todos los días a todas horas, poniéndolo todo para conseguir que muchas personas hoy estén vivas. No es momento para reproches, pero sí para pedir a los que bajaron las manos, a los que se cogieron vacaciones, que reflexionen y piensen lo que hubiese supuesto haber podido contar también con ellos.

¿Quiénes bajaron los brazos?

Hubo una buena parte de la Función Pública que bajó los brazos y que los bajó durante muchos meses. ¿Por qué la cajera del supermercado se exponía y el responsable del registro de entrada de documentos no? Toda la parte sanitaria, de los cuerpos y fuerzas de seguridad y bomberos, dieron la cara. Y en el sector privado también hubo gente que bajó los brazos y dejó de pensar. No es el momento de poner la diana en la frente a nadie, es momento de valorar lo que hicieron los que trabajaron.

«Si se hubieran seguido los procedimientos a rajatabla, no habría ni una mascarilla»

decoration

Las comunidades autónomas tuvieron que buscarse la vida para adquirir material. ¿Qué papel tuvieron las empresas canarias en esto?

El sector público en general no estaba preparado para gestionar la adquisición de material sanitario en una situación equiparable a un estado de guerra. La pandemia generó un exceso de demanda a nivel global y los mercados dejaron de funcionar de la manera que nos tenían acostumbrados. En Canarias fuimos capaces de hacer una gestión bastante eficiente gracias a la alta profesionalidad del Servicio Canario de Salud, que fue apoyado por las empresas que de forma anónima aportaron conocimiento de los mercados internacionales, contactos con los proveedores en los países de origen, principalmente China, personal propio en esos países y operadores logísticos locales. Los canarios demostramos a dónde somos capaces de llegar cuando remamos todos en la misma dirección, algo que no hubiese sido posible durante los dos años de la pandemia sin la gestión y coordinación de Conrado Domínguez. Los datos hablan por sí solos. Canarias tiene los mejores resultados de toda España en estos dos años y medio de pandemia.

¿Justifica las decisiones que se tomaron en torno al caso mascarillas?

El caso mascarillas no lo conozco, no conozco el sumario. Nunca voy a justificar ningún delito, pero sí puedo justificar errores que se comenten en ese contexto de pandemia mundial. Si sigues a rajatabla el procedimiento administrativo vigente, no hubieras comprado ni una sola mascarilla. Era necesario, como ocurre en cualquier guerra, cometer errores. Si no cometes errores, no avanzas. Pero una cosa es hablar de errores y otra diferente es hablar de delitos, que yo creo y espero que no hayan ocurrido. Eso no es lo mismo que realizar de forma laxa procedimientos administrativos para conseguir que llegue un respirador a la cabecera de una UCI. No veo la necesidad de revisar ese procedimiento para ver si se ha cumplido a rajatabla. A lo mejor también tenemos que revisar por qué ha habido personas que no han estado en su puesto de trabajo. A veces es peor no hacer, que hacer y cometer algún error.

¿Le parece justo el trato que ha recibido Domínguez?

No me parece justo porque conocí su trabajo en primer persona. Me parece muy injusto que se ponga en la picota al que le tocó trabajar porque tenía esa responsabilidad y la asumió. Y no pongamos en la picota a los que no hicieron nada. A los que no acometieron remodelaciones en espacio públicos turísticos cuando el sector privado estaba remodelando o a los que no tramitaron expedientes porque no los quisieron tramitar.

«Me parece injusto que se ponga en la picota al que le tocó trabajar y asumió sus responsabilidades»

decoration

¿Fue el momento más duro como presidente de la CCE?

Fue lo más duro y lo más bonito. La impotencia es muy dura. Nos daban cifras y previsiones y veíamos que se podía llegar a un colapso hospitalario y que habría que discriminar a pacientes. Son momentos que no se olvidan. Pero me pareció muy bonito que los empresarios que colaboraron permanecieran en el anonimato y así sigan. Solo querían ponerse a las órdenes de la estrategia que definiera el Gobierno de Canarias.

Compartir el artículo

stats