El expresidente del Congreso y exministro de Defensa José Bono ha afirmado este jueves que la solución propuesta por Marruecos para que el Sahara Occidental pase a ser una región autónoma de su territorio es "inteligente, creíble y eficaz", como lo valora Naciones Unidas, y se debe negociar.

Bono ha remarcado que la propuesta ha sido valorada también por Estados Unidos y Alemania, y es apoyada por el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, antes de inaugurar la Primera Conferencia Internacional por la Paz y la Seguridad, organizada en Las Palmas de Gran Canaria por el Movimiento Saharaui por la Paz- un foro rechazado por las organizaciones afines al Frente Polisario-.

El también expresidente de la comunidad autónoma de Castilla La Mancha ha defendido la necesidad de que se produzca un acercamiento entre las partes, ya que el Frente Polisario "se ha asentado en la idea de proclamar un estado independiente".

La posición "más inteligente, más creíble y más eficaz, es la de la autonomía", como dice Naciones Unidas, y la oferta merece ser estudiada, no por estar a favor de Marruecos sino porque es "inteligente" y la población saharaui necesita soluciones, "son muchos años de malestar".

Ha destacado que ha sido ministro de Defensa, presidente de una comunidad autónoma y del Congreso de los Diputados, pero que "nunca" tuvo "tanto poder de decidir y fondos que cuando fue presidente de Castilla-La Mancha".

Bono ha afirmado que se ha leído la "hoja de ruta" que ofrece Marruecos y le parece "seria" y por ello debe negociarse, ha insistido.

Ha comentado que hay muchas personas que tienen una opinión contraria a todo lo que pueda ofrecer Marruecos "porque parten del prejuicio" de que el país sigue "en la época de Hassan II y eso no es cierto" y "se puede comprobar".

Mohamed VI hizo "un cambio importante y aquella época de plomo se acabó (...), el propio rey impulsó la investigación de los crímenes cometidos por la monarquía de su padre", ha subrayado.

En cuanto a la posición de Unidas Podemos, que sostiene que la conferencia tiene como objeto "blanquear" la posición del presidente del Ejecutivo de Sánchez, Bono ha manifestado que responde a un "partido radical", que expone esos planteamientos porque ahora le "son electoralmente más favorables; siguen creyendo que atacar a Marruecos y pensar que la situación de ese país es la misma que cuando reinaba Hassan II les viene bien".

En ese sentido, Bono ha dicho que es un partido "antiguo y rancio" y con "muchas capillas", y como ejemplo ha citado que si se escucha a Pablo Iglesias, se oye a los "más rancio y antiguo de aquel comunismo incluso precarrillista", pero "los tenemos de socios y hay que morderse la lengua un poco".

"A mí no me gusta lo que defienden en estos planteamientos y les diría que si han de hacer críticas en la política internacional tienen campos muy abonados y que conocen bien para ser críticos", ha remarcado Bono.

Discrepancia

El presidente del Movimiento impulsor de la conferencia, el disidente del Frente Polisario Hach Ahamed Bericalla, ha señalado a los periodistas que el objetivo de esta primera reunión por la paz es llamar la atención de la comunidad internacional para lograr una solución urgente tras más de 50 años de conflicto con consecuencias "nefastas" para la población saharaui, sobre todo la que vive en los campamentos de refugiados.

Así mismo, ha explicado que se persigue abrir un debate entre los saharauis para que se consiga una "salida honorable" y que responda a un acuerdo entre el Sahara y Marruecos, como propone Naciones Unidas, y hacer un llamamiento al alto el fuego en la zona y que los representantes de la ONU lo hagan respetar.

Cuando las guerras no se ganan se debe hallar una solución pacífica entre las administraciones para salir del "círculo vicioso", ha considerado el disidente del Polisario.

Ahamed ha insistido también en que desde el Frente Polisario se confunde a la población saharaui sobre las resoluciones de la ONU, pues el referéndum que defienden ya no figura en sus propuestas desde 2005, lo que recomienda es un acuerdo mutuamente aceptado entre las partes, que una vez logrado, sí se debe someter a consulta del pueblo saharui.

El presidente del Movimiento por la Paz sostiene que muchos saharauis discrepan de la línea que mantiene el Frente Polisario, tras permanecer 50 años en la misma situación y "viviendo de la caridad y de las subvenciones".

El foro será clausurado mañana, viernes, por el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, y en él también está previsto que participe el eurodiputado socialista Juan Fernando López Aguilar.