Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva marca de NC se queda sin subvención para gastos electorales

El partido recién inscrito debe afrontar en 2023 las campañas locales, autonómicas e insulares de mayo y de las generales de diciembre sin financiación pública

Carmelo Ramírez llega a la sede de NC el pasado mes de julio tras conocerse la sentencia que la declara extinguida. | | J. C. GUERRA

El partido hasta ahora conocido oficialmente como Nueva Canarias (NC), reconvertido desde el 30 de agosto en una nueva marca denominada NC-Bloque Canarista, afronta una complicada etapa en el ámbito legal, administrativo y económico que va a lastrar de forma importante su actividad y capacidad política y organizativa en un momento clave de la vida política canaria y estatal. Las consecuencias de su ‘cancelación’ como partido con la marca de NC y su exclusión del registro de partidos del Ministerio del Interior por no haber actualizado sus estatutos en los términos legales establecidos, están empezando a dibujar un panorama preocupante para la formación nacionalista. Más aún tras la petición realizada por el Tribunal de Cuentas en junio pasado al Ministerio del Interior para que le retenga el pago de las subvenciones oficiales que le correspondían por haber obtenido representación parlamentaria en el Congreso en las últimas elecciones generales.

Además de la pérdida de unos 7.576 euros mensuales por este concepto, que Interior ha dejado de ingresar a NC desde el pasado julio, la formación nacionalista se verá también afectada en lo que respecta a la financiación institucional de las próximas campañas electorales, la de mayo para renovar el Parlamento de Canarias y los plenos de ayuntamientos y cabildos, y la que dará paso a las generales de finales del año 2023. En todas ellas, Nueva Canarias-Bloque Canarista constará como un nuevo partido sin representantes, y por tanto sin derecho al adelanto institucional para financiar los gastos electorales de cada uno de esos procesos.

Eso será así tanto para el caso de las elecciones estatales como para las autonómicas, locales e insulares. Pese a que la marca de origen NC es una de las más presencia en el panorama político canario, y cuenta con cinco diputados en el Parlamento de Canarias, forma parte del Gobierno regional y está presente o gobernando en muchas otras instituciones de las Islas, especialmente en Gran Canaria, su nueva identidad oficial no se beneficiará de la subvención electoral que le correspondería a la matriz en aplicación de las respectivas leyes electorales que marcan las reglas del juego en cada uno de los ámbitos.

«El nuevo partido, al no haber concurrido a las elecciones anteriores no tendrá derecho a solicitar los anticipos de la subvención para gastos electorales, pero, lógicamente sí percibirá las que, en su caso, se deriven de los resultados electorales de los comicios a los que concurra. En todo caso, se estará a lo que determinen el Tribunal de Cuentas y la Junta Electoral Central». Esta es la respuesta que dan desde el Ministerio del Interior respecto a la situación en que queda la nueva marca de NC en relación con las elecciones generales.

La extinta NC recibió por su presencia en el Congreso la subvención por gasto electoral establecida en la ley: 21.168 euros por el escaño logrado en esa cámara legislativa, y 0,81 céntimos por cada voto logrado. Esta subvención es distinta a la recibida para gastos de funcionamiento y de seguridad, que son esos 7.576 euros mensuales que el Tribunal de Cuentas ha ordenado retener.

Otro tanto ocurre en el caso de las elecciones autonómicas, para las que no podrá contar con el adelanto de financiación que ofrece la administración regional en los términos establecidos en la ley electoral canaria recién reformada tras la entrada en vigor del Estatuto de 2018, en cuyo artículo 36 se señala claramente que «la Comunidad Autónoma de Canarias concederá anticipos de las subvenciones a los partidos, coaliciones, federaciones y agrupaciones electorales que, habiendo concurrido a las anteriores elecciones al Parlamento de Canarias, hubieran obtenido uno o más escaños o, no habiendo concurrido, acrediten fehacientemente ante la Junta Electoral de Canarias contar con diputados o diputadas en la última composición del Parlamento disuelto o cuyo mandato expira».

Nulidad de sentencia

Las cantidades totales que se aprobaron para las elecciones de mayo de 2019 fueron de 20.805,96 euros por cada escaño obtenido por los partidos o coaliciones, y de 0,77 euros por voto conseguido por cada candidatura, cantidades que se han incrementado hasta las 21.924 en la nueva ley electoral aprobada en mayo. Esta parte de la subvención sería de la que ya sí se beneficiaría la nueva marca de NC en función de los resultados obtenidos, pero no así de la otra vía de financiación para cubrir gastos electorales, la contemplada como adelanto, precisamente por no tener representación parlamentaria. Sería el mismo caso por tanto que en las elecciones generales.

También se verá afectada la nueva marca de NC en relación a la utilización de espacios electorales gratuitos en los medios de comunicación públicos, donde perderían los tiempos a que tendría derecho el partido ahora extinguido por no tener representación parlamentaria. Su candidato a la presidencia de Canarias, o los cabezas de lista en ayuntamientos y cabildos, quedarían relegados a los espacios compartidos por el resto de candidaturas sin presencia en el Parlamento de Canarias o resto de instituciones.

Desde la dirección de NC, se insiste en que no hay motivo para que Interior le retenga ahora de forma cautelar los casi 23.000 euros de subvención trimestral que recibe por sus resultados en las elecciones generales de 2019, en las que logró un escaño en el Congreso por Las Palmas que comparte con Coalición Canaria, su socio electoral en aquella cita. El secretario de Organización Carmelo Ramírez, reconoció hoy a Efe que no han presentado las cuentas de los ejercicios de 2018 a 2020 a tiempo, pero que ya se han puesto al día en esa obligación.

Ramírez aseguró que NC pedirá al Ministerio del Interior que vuelva a inscribirla en el Registro de Partidos con su identidad de siempre, porque «nunca ha dejado de existir», y solicitará la nulidad de la sentencia que dio por extinguida a la formación en un proceso del que no fue parte. «Estamos en el Gobierno de Canarias, en el Cabildo de Gran Canaria, en numerosos ayuntamientos, teníamos hasta hace unas semanas un diputado en el Congreso, contamos con grupo político en el Parlamento de Canarias... Pero por si aún hubiera dudas, vamos a enviar al Ministerio del Interior 20.000 folios de documentos que demuestran que existimos», afirma el dirigente nacionalista.

El responsable de Organización del partido ha explicado que acaban de recibir el expediente de ese procedimiento y han comprobado que les notificaron cuatro veces la situación: tres a la sede que abandonaron hace un par de años en la calle Venegas de Las Palmas de Gran Canaria y una cuarta en un domicilio donde su presidente, Román Rodríguez, vivió hace una década, pero que ya no es su casa.

Pero NC no da la batalla por perdida: quiere recuperar su identidad «de siempre» y, por eso, pedirá a la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional que declare nula la sentencia.

Ayudas institucionales

Congreso

Por escaño: La extinta NC recibió en 2019 en el Congreso por gasto electoral 21.168 euros por el escaño logrado en esa cámara legislativa, y 0,81 céntimos por cada voto logrado. Esta subvención es distinta a la recibida para gastos de funcionamiento y de seguridad, de 7.576 euros mensuales que el Tribunal de Cuentas ha pedido bloquear.

Parlamento regional

Sobres y propaganda: Las cantidades aprobadas en la ley de Elecciones al Parlamento de Canarias son de 21.924 por cada escaño obtenido y de 0,82 euros por voto en cada candidatura. La nueva marca de NC sí ingresaría esta parte de la subvención en función de los resultados, pero no los adelantos para gastos por envío de sobres y papeletas o de propaganda que oscilan entre los 0,10 y los 0,20 euros por elector según el porcentaje de voto obtenido.

Compartir el artículo

stats