El fallecimiento de Isabel II el pasado jueves ha supuesto un duro mazazo para británicos y extranjeros que residen en Reino Unido. Dos días antes, la reina recibió por primera vez a la primera ministra Liz Truss en el castillo de Balmoral y no parecía estar mal de salud. Fue durante 70 años la reina de un imperio del que forman parte 150 millones de personas y, también, gobernadora suprema de la Iglesia de Inglaterra con todo lo que eso supone.

Isabel II formó parte del paisaje de los británicos: para muchos ha sido la única reina que han conocido. «Es una parte casi indivisible de la Inglaterra que conocemos» y «aunque no seamos ingleses de nacimiento, sí de acogida, por lo que también sentimos su pérdida», señalan algunos canarios residentes en Reino Unido.

Santiago Díaz Bravo. Escritor

«Isabel II ha sido el principal símbolo que ha tenido el Reino Unido, muy por encima de la bandera»

Santiago Díaz Bravo

Nació en Tenerife, es escritor y trabaja en el departamento de Lengua Española de una organización internacional en Londres. «Isabel II es un personaje que ha traspasado todas las fronteras y le tengo cariño, no en vano Isabel II ha sido protagonista de dos de mis novelas: El hombre que fue viernes y Las Intrusas», señala Díaz Bravo. «Mi mujer y su familia son británicos, así que también estoy viviendo el shock emocional que supone la pérdida de una reina que ha estado presente durante la mayor parte de la vida de casi todo el mundo».

«Ahora se abre una nueva etapa con el reinado de su hijo, Carlos, una figura que no tiene el mismo nivel de aceptación que ha tenido su madre entre los británicos porque Isabel II ha supuesto el principal símbolo que ha tenido Reino Unido durante 70 años, muy por encima de la bandera o cualquier otro símbolo», dice Díaz Bravo para añadir que «es un personaje que ha sido querido y respetado independientemente de la ideología de cada cual, incluso, entre quienes se declaran no muy proclives a la monarquía». «Los símbolos son un elemento de unidad e identidad de un país y el fallecimiento de Isabel II es como si hubiese muerto una parte de Reino Unido, una parte común de todos los británicos».

«Le tenía mucho cariño y por ello ha sido protagonista en mis dos últimas novelas y en cierto modo me consuelo pensando que como tal nunca morirá en el papel», concluye.

Noemí Hernández Perdigón. Periodista

«Nunca se está preparado para despedir a la que se considera madre del Estado; muchos están huérfanos»

Noemí Hernández Perdigón

Noemí Hernández es periodista, nacida en La Orotava (Tenerife) y vive en Londres. «El fallecimiento de Isabel II es un momento histórico de primer orden para este país y todos los estados miembros de la Commonwealth. Es un hecho profundamente relevante y, a nivel periodístico, es interesante ver cómo la BBC lo ha transmitido, con un sentimiento de mucho dolor aunque se hubieran preparado desde hace muchos meses». La tinerfeña destaca también cómo ha visto «la reacción espontánea de miles y miles de personas que han acudido a las inmediaciones del palacio de Buckingham para dar su apoyo a la familia real en un momento de shock en el que se ha sumido el país tras conocerse el fallecimiento. Nunca se está preparado para despedir a la que se supone que es la madre del Estado, así que, de alguna forma ha dejado huérfanos a todos, no solo a los monárquicos, porque aunque no lo seas aquí se respeta mucho a la institución».

«Isabel II ha sido una mujer respetadísima, todo un bastión para el país que le está demostrando innumerables muestras de cariño», señala. «En unos días viviremos también un hecho insólito: el funeral de Estado y la coronación de un nuevo monarca después de más de 70 años». «Ha sido una reina muy humilde, al servicio de su país demostrando también su lado más humano».

Juan Miguel Mora Yanes. Relaciones públicas de marcas de lujo

«El sentimiento de dolor se palpa en el aire de todo el país porque la sentimos como una madre»

Juan Miguel Mora Yanes

Este tinerfeño lleva viviendo 12 años en Reino Unido y señala que «la tristeza de todo el país se palpa en el aire». «La vida sigue, pero hay negocios que han cerrado por respeto; cada poco se oyen salvas de cañones en Hyde Park, por lo que es apabullante todo lo que se está viviendo ahora mismo. El sentimiento de dolor recorre todo el Reino Unido, incluso, entre aquellos que no se declaran especialmente monárquicos», señala para añadir que «Isabel II ha sido tan icónica que es difícil encontrar a alguien que no sienta su fallecimiento». «La reina ha jugado un papel muy importante para todos los que vivimos aquí, británicos de nacimiento o de adopción, la sentimos como una madre», asegura.

«A nivel profesional, se ha dejado sentir el fallecimiento también. Algunas de las marcas para las que trabajamos en mi empresa han decidido suspender eventos y otras nos han pedido consejo, y les hemos asesorado para que suspendan inauguraciones o eventos que tenían en la agenda próximamente». 

«Es un momento doloroso en el que muchos les presentan sus respetos, pero también se abre otro momento interesante como es la coronación de un nuevo rey».

Fabiola Batista Santana. Ingeniera de Telecomunicaciones

«La consternación es generalizada en el país porque la mayoría no ha conocido otro monarca»

Fabiola Batista Santana

Fabiola nació en Gran Canaria y vive en Sheffield desde hace 10 años. Afirma que «la noticia ha llegado con bastante sorpresa a pesar de la avanzada edad de Isabel II, aunque eso no significa que su muerte haya cogido a los británicos sin estar preparados. Los ingleses son muy metódicos y todo lo que va a suceder a partir de ahora, con los diez días de luto en todo el país y todos los pasos que van a seguir con el entierro de Estado y la coronación de su hijo Carlos están perfectamente planeados desde hace tiempo».

«El fallecimiento se está viviendo en todo el país, el sentimiento de tristeza es generalizado, las banderas a media asta y la programación en televisión gira en torno a este momento histórico como es la muerte de un monarca y la coronación de su sucesor».

«La inmensa mayoría de los ingleses han colgado banderas en las ventanas de sus casas, en las tiendas y oficinas, colegios, en sus coches y por supuesto en todos los edificios públicos, que ondean a media asta».

Asegura que «el sentimiento de consternación es casi total, aunque hay de todo también. Ha sido una mujer que ha ocupado el trono desde hace 70 años y la inmensa mayoría de los ingleses no ha conocido otro monarca».

Fabiola destaca que a «muchos nos ha sorprendido verla dos días antes saludando a la primera ministra, Liz Truss, en el palacio de Balmoral, y conocer su fallecimiento luego, sin una enfermedad previa, al menos que se supiera. Ha sido impactante la rapidez con la que se ha ido».

Jonay Sevillano Regalado. Ayte. Dirección de Cine y Televisión

«En Escocia no se percibe de forma tan inequívoca un sentimiento monárquico aunque lo expresen ahora en redes sociales»

Jonay Sevillano Regalado

Jonay lleva algo más de una década viviendo en Reino Unido y la muerte de la reina Isabel II en el castillo de Balmoral (Escocia) ha coincidido con un rodaje en el que trabaja, también en Escocia. Asegura que en esa parte del Reino Unido también «se vivirán días de luto y muchos actos, así como jornadas de rodaje que ahora mismo están en el limbo». No obstante, señala que «en Escocia no se percibe de forma tan inequívoco el sentimiento monárquico, pero muchos de los que han guardado silencio sobre su postura frente a la monarquía durante muchos años, la expresan ahora de forma abierta en las redes sociales, sorprendiendo que la mayoría de esas opiniones son a favor de la reina Isabel II», asegura.